Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Sin valoraciones

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Bienes Raíces en el Metaverso

El metaverso es ahora el lugar donde se encuentran las propiedades de lujo, desde islas privadas hasta man­siones de famosos. Y el hecho de que todo sea completamente virtual no ha hecho mucho por ahuyentar a los posibles inversores.

Por supuesto, la idea de los terrenos virtuales no es del todo nueva. Muchos de nosotros recordamos haber jugado a Los Sims y Second Life, o incluso a FarmVille de Facebook, pero el auge del metaverso ha hecho que los terrenos digitales adquieran un significado completamente diferente (y muy lucrativo). Marcas como Nike o Gucci están adquiriendo inmuebles en mundos virtuales y abriendo tiendas minoristas para los meta clientes, mientras que otras se aferran a las parcelas virtuales como la próxima mina de oro tecno­lógica. Y lo cierto es que los precios de los inmuebles en algunos de los metaversos más populares se han disparado entre un 400% y un 500% en los últimos meses, lo que refleja lo frenética que se ha vuelto la carrera por los terrenos virtuales.

Los inversores están pagando millones por un trozo del sueño del metaverso, quizás esperando demostrar que es algo más que una simple charla de La La Land.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Algunos podrían pensar que la idea de invertir dinero real en terrenos inexistentes es un tanto ilusa o simplemente ridícula (después de todo, los inmuebles del metaverso han sido denominados con frecuencia bienes surrealistas o irreales), pero el metaverso está más de moda que nunca. Se han vendido parcelas y propiedades por hasta 4,3 millones de dólares y la sensación actual de los inversores ha sido descrita por un ejecutivo como “como comprar en la Quinta Avenida en el siglo XIX”. de La La Land.

Entonces, ¿cómo se ha convertido el metaverso en una mina de oro? Para las marcas, sobre todo las de moda, el atractivo es evidente: además de ahorrarse los costes de producción, la compra de terrenos virtuales y la apertura de tiendas metaversas elimina la necesidad de inventario y personal, al tiempo que facilita el acceso de los consumidores a los productos las 24 horas del día.

El gigante italiano de la moda Gucci ha demostrado que la salsa secreta del metaverso tiene algo que ofrecer tras recibir más de 19 millones de visitantes en su experiencia en línea “Gucci Garden”, aloja­da en Roblox el año pasado y en la que los amantes de la moda podían “probarse” y comprar prendas digitales de edición limitada.

Gran parte de las ventajas se deben al boom de los NFT que ha transformado gran parte de los mer­cados económicos en 2021, dando lugar a obras de arte digitales multimillonarias, memes, GIFs, ropa digital y, por supuesto, inmuebles virtuales.

Los vendedores que buscan aumentar sus posibilidades suelen recurrir a los mercados de NFT dedi­cados, como OpenSea o Rarible, pero muchos ven en las infraestructuras metaversas una plataforma mejor.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Decentraland se está preparando para acoger su primera Semana de la Moda y se están construyendo propiedades virtuales como torres, carpas y pasarelas para preparar el deslumbrante evento. Esta inicia­tiva se suma a los exitosos eventos musicales celebrados en el metaverso, entre los que destacan los conciertos de Ariana Grande y Travis Scott en Fortnite.

Dejando de lado la moda y el entretenimiento, los terrenos del metaverso también se han convertido en una gran apuesta para otro tipo de corporaciones que buscan establecer sedes digitales, abrir oficinas virtuales y explorar oportunidades innovadoras para hacer negocios. Recientemente, PwC, una de las cuatro grandes consultoras del mundo, anunció que también había empezado a adquirir propiedades virtuales, en línea con un creciente apetito de inversión corporativa metaversa que se inició con el cam­bio de marca de Facebook el año pasado.

“Desde el anuncio de Meta, el valor de las parcelas virtuales se disparó. El precio medio de los terrenos virtuales en The Sandbox, uno de los actores esenciales del metaverso, se disparó casi un 500% des­de finales de octubre. En noviembre, los terrenos virtuales en The Sandbox se negociaron por 14.800 dólares de media, un crecimiento significativo desde los 2.500 dólares de media de octubre”, señaló la firma de análisis DappRadar en su informe anual 2021 sobre la industria de las criptomonedas.

TIERRA VIRTUAL, COMO GANAR DINERO

El dinero hace girar el metaverso. Y se gana mucho dinero con los inmuebles virtuales, ya que las parcelas de algunos metaversos se revalorizan hasta un 500%, como ya se ha dicho. Para algunos, los activos digitales se han convertido en una inversión como las acciones o los bonos, y para otros, en una forma de tener otro flujo de ingresos pasivos. Ya sea comprando, alquilando o simplemente gestio­nando inmuebles en el metaverso, he aquí algunas de las principales tendencias que hemos visto hasta ahora:

Reventa de inmuebles: Comprar parcelas de terreno virtual o propiedades digitales y revenderlas a un precio mayor, embolsándose la diferencia.

La intermediación inmobiliaria: Con tanto negocio inmobiliario por hacer, la necesidad de empresas inmobiliarias virtuales es cada vez mayor. Los usuarios pueden ganar generosas comisiones poniendo en contacto a compradores con vendedores, o simplemente asesorando como agente inmobiliario.

Alquiler: Al igual que en la vida real, la gente compra terrenos, construye casas y otros tipos de in­fraestructuras y las alquila. Convertirse en propietario virtual es una tendencia emergente que se está imponiendo poco a poco en los mundos virtuales.

Publicidad: Las propiedades o terrenos más atractivos son cada vez más codiciados para la publicidad, sobre todo si son muy visibles para otros usuarios (generalmente situados en zonas de mucho tráfico).

Gestión inmobiliaria: Otra gran forma de monetizar la experiencia en los mundos virtuales es la gestión de las propiedades de otros usuarios, incluyendo la supervisión del mejor uso de los lugares virtuales como salas de conciertos y terrenos.

Diseño de inmuebles: Conceptualizar y hacer realidad terrenos y edificios del metaverso puede ser un negocio muy lucrativo. Ya sea una propiedad privada, un centro comercial o un estadio, la necesidad de diseñadores especializados en 3D pronto se convertirá en uno de los trabajos más demandados en los mundos virtuales.

Alojamiento de experiencias: Algunos metaversos como Sandbox permiten a los usuarios desarrollar y alojar experiencias como minijuegos, actividades educativas, museos, galerías, etc. Éstas pueden desarrollarse fácilmente con el software propio de la plataforma (conocido como Game Maker) y ser añadidas al metaverso por el creador.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

¿DÓNDE COMPRAR TIERRAS EN EL METAVERSO?

No todos podemos permitirnos vivir en la gran ciudad, y para muchos de los que lo hacen, la crisis del alquiler o la hipoteca ha sido un verdadero despertar (gracias, pandemia de Covid-19).

Pero el metaverso cambia la narrativa. En el metaverso podrás hacerte con un pedazo de bienes raíces de metaverso por unos pocos cientos de dólares (dependiendo de la plataforma), desde simples parce­las de tierra hasta islas privadas virtuales, y tal vez incluso tengas la suerte de terminar con una cele­bridad de la vida real como tu meta vecino. Una vez más, la ubicación es clave, entre otros factores en juego.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Al igual que en el mundo real, los inmuebles digitales vienen en lotes o parcelas dentro de una plataforma. Normalmente, hay un límite en el número de parcelas disponibles y cada una se negocia como un NFT (token no fungible). Decentraland, por ejemplo, está dividido en 90.601 parcelas individuales de terreno virtual de igual tamaño, mientras que el Sandbox está formado por 166464 parcelas, que la plataforma llama LANDS.

OpenSea es un gran punto de partida para los interesados en comprar terrenos virtuales, ya que muestra la clasificación actual de los mundos virtuales y sus NFT en función de una serie de mé­tricas. En la actualidad, los inmuebles virtuales más atractivos pueden encontrarse en:

Sandbox Land

Axie Infinity Land

Descentraland

Roblox

Upland

Parcela de Somnium Space

Criptovoxels

Como sin duda notarás, los terrenos en algunos de estos metaversos se han vuelto realmente caros, sin duda gracias a inquilinos de alto perfil como el rapero estadounidense Snoop Dogg o la socialité Paris Hilton, y a asociaciones con grandes marcas como Adidas y Nike. El precio de las parcelas más baratas del metaverso en Sandbox y Decentraland ronda actualmente los 11.000 dólares, lo que hace que sea una inversión que merezca la pena pensarse al menos dos veces para el ciudadano medio.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

Decentraland es una plataforma de realidad virtual donde puedes comprar terrenos. Puedes desarro­llar la trama construyéndola como quieras y luego ganando dinero.

Fundada en 2017, Decentraland es una de las primeras empresas en participar en el desarrollo de la realidad virtual descentralizada basada en Ethereum. Cada parcela tiene 16 metros cuadrados y solo 90601 está disponible.

¿Cómo funciona Decentraland? MANA, el token nativo que impulsa el ecosistema, tiene 2200 mi­llones de reservas. Actualmente, 1.800 millones de tokens están en circulación.

Los jugadores, desarrolladores y empresas que buscan aprovechar la oportunidad de Metaverso para recibir entretenimiento utilizarán esta plataforma. Tener un gran público objetivo genera una gran demanda de monedas. Hace que Decentraland sea una compra atractiva.

En la mayoría de los metaversos (si no en todos), todas las compras se realizan con una moneda digital nativa, así que es mejor que te familiarices con ella. Decentraland utiliza su propia criptomo- neda llamada MANA, mientras que Sandbox confía en $SAND, pero generalmente podrás utilizar Ether (ETH) para completar las transacciones en metaversos como Axie Infinity.

Si quieres comprar un terreno virtual, hay unos cuantos pasos que son en su mayoría estándar en todos los metaversos:

  1. -Crear una cartera: Crea una cuenta en la plataforma de tu elección y luego abre una cartera digital que estará conectada a tu cuenta y donde se guardarán todas tus criptomonedas de forma segura. Hay muchos servicios de cartera disponibles, pero la mayoría de los metaversos se asocian con Metamask o Trustwallet.
  2. -Comprar criptodivisas: Como ya se ha mencionado, necesitarás suficiente moneda de tu meta- verso para poder completar las transacciones. Puedes comprar fácilmente monedas como $SAND y $ETH en bolsas como Binance, Coinbase o KuCoin.
  3. -Selecciona una parcela o propiedad inmobiliaria: Después de navegar por los terrenos dispo­nibles, podrás comprobar detalles importantes como el precio y los datos del propietario actual. Un metaverso como Decentraland tendrá un mercado muy intuitivo y podrás explorarlo como un mapa, haciendo zoom en los distritos y entendiendo qué parcelas tienen más potencial.
  4. -Confirma tu compra: Una vez completada tu transacción inmobiliaria, deberías poder confir­marla en tu cartera.

¿Bienes raíces virtuales? Una nueva oportunidad de mercado

Aunque a muchos les parezca que la explosión de la realidad virtual no será sino hasta dentro de al­gunas décadas, lo cierto es que las grandes empresas y marcas están observando este espacio como el próximo nicho de negocios en el cual la inversión será más que rentable. Recientemente se cele­bró la primera edición del Metaverse Fashion Week en el que marcas de moda exclusivas mostraron sus diseños en una pasarela virtual, los cuales pueden ser adquiridos en forma de NFT (propiedad o bien virtual con certificado digital de autenticidad).

El mercado inmobiliario no se ha quedado atrás en esta revolución tecnológica. Las ventas de bie­nes raíces virtuales se han concentrado en cuatro grandes plataformas: The Sandbox, Decentraland, Cryptovoxels y Somnium. La primera de ellas domina el mercado con el 62% de la “tierra” dispo­nible y las tres cuartas partes de todas las ventas en 2022. Desde que Facebook anunció que cam­biaría su nombre a Meta y centraría su desarrollo y expansión en la realidad virtual, el interés en las propiedades inmobiliarias del metaverso se disparó. Una parcela en la plataforma The Sandbox valía en promedio USD $2.620 a mediados de octubre pasado y, tras el anuncio, ese precio aumentó a USD $11.042 un mes después.

Aunque parezca irreal que grandes compañías y personas particulares inviertan importantes sumas de dinero en una propiedad que no es tangible, lo cierto es que las ventas de bienes raíces en el metaverso superaron los $500 millones de dólares en 2021 y se prevé que se dupliquen este año.

El Centro de Finanzas, Tecnología y Emprendimiento (CFTE) analizó los precios inmobiliarios en el metaverso observando que “The Sandbox es el mundo virtual más grande en términos de volú­menes de transacciones, con 65.000 transacciones en terrenos virtuales por un total de USD $350 millones de dólares en 2021”.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

MERCADO INMOBILIARIO REAL VS VIRTUAL

Al ser un mercado tan incipiente no podemos señalar aún cuáles serán las diferencias con la comer­cialización de bienes raíces en el mundo físico ni qué parámetros o principios deberán contemplar aquellos que decidan adquirir terrenos en el metaverso o incursionar como corredores de propieda­des o firmas inmobiliarias. No obstante, podemos mencionar algunos aspectos según la operación de este mercado al momento:

Certificados de propiedad

La principal diferencia entre el mercado inmobiliario en el metaverso y en la vida real es que obviamente no puedes disfrutar del espacio o terreno adquirido. ¿Cómo demuestro entonces que soy propietario de una parcela? El metaverso funciona a través de la tecnología block- chain, la misma que utiliza el mercado de las criptomonedas en la cual se registran perma­nentemente las transacciones en una base de datos descentralizada y pública. Al comprar un terreno se realiza una especie de contrato inteligente que establece la propiedad de un objeto digital. Esta propiedad, por tanto, no puede ser reclamada por nadie más en esta cadena de bloques o transacciones.

Escasez de suelo

A diferencia del entorno físico que nos rodea, la tierra virtual se crea fácilmente con código, por lo que no hay límite para la cantidad de plataformas que incursionen en el metaverso para crear propiedades virtuales. No obstante, el crecimiento de estas plata­formas estará supeditado a la cantidad de personas que tengan las habilidades necesarias para trabajar con esta tecnología. Los expertos aseguran que hay dos elementos princi­pales que le otorgan valor a las propiedades inmobiliarias del metaverso: la escasez y la ubicación, dos fundamentos de los bienes raíces físicos. Como no se puede introducir escasez artificialmente, el mercado depende entonces del segundo aspecto: la ubicación.

Ubicación ¿cuán importante es?

Algunos aseguran que la ubicación de las parcelas en el metaverso no es imprescindible ya que tienes la capacidad de “teletransportarte” a cualquier lugar, por lo que el valor de la tierra estará más determinado por el uso de la misma. Sin embargo, distintos inver­sionistas opinan que, al igual que en el mundo físico, la ubicación en el metaverso lo es todo cuando se habla de bienes raíces. ¿Por qué? La proximidad a sitios importantes o propiedades que posean las principales marcas, empresas o celebridades determinarán en gran medida el valor de la propiedad. El espacio virtual sirve para crear experiencias sociales y de entretenimiento, por lo que no te convendría poseer un lote o parcela que esté al margen de dichas experiencias.

Tomemos como ejemplo el “Snoopverse” del rapero Snoop Dogg. Esta “propiedad virtual” que incluye 22 terrenos abiertos al público, 67 terrenos premium y 3 fincas, se lanzará próximamente en la plataforma The Sandbox en la cual el músico ha prometido una réplica digital de su mansión en California y un lugar donde se ofrecerán conciertos virtuales, exhibiciones de arte y de automóviles, fiestas y espacios comerciales. La pre­venta del pase para dicho lanzamiento alcanza aproximadamente los USD $2.000. Paris Hilton también posee una isla virtual apodada “Paris World” en la plataforma Roblox, la cual cuenta con réplicas digitales de su casa y armario en donde los usuarios pueden comprar sus atuendos en forma de NFT.

El valor de las propiedades en el metaverso reside más que nada en la posibilidad de crear experiencias sociales o estar próximas a ellas. Según Andrew Kiguel, director ejecutivo de Tokens, la verdadera oportunidad del metaverso es comercial: alquilar espacios y organizar eventos para empresas que buscan promocionarse en una audiencia digital más joven. Anunció que está generando acuerdos con marcas de ropa a las que les alquilará un espacio en su propiedad para desarrollar vitrinas o experiencias. Así mismo, ha estado en conversaciones con firmas de contabilidad, bancos de inversión, podcasts y fondos mutuos para asegurar su presencia en el metaverso. Crear vallas publicitarias en tu terreno o alquilarlo para eventos virtuales es la gran oportunidad que promete la inver­sión en bienes raíces en el metaverso. Para ello, la ubicación importa si quieres estar en el centro de los lugares más atractivos para los usuarios.

Tema 13 Los bienes raices en el Metaverso

UN ESCENARIO DE INCERTIDUMBRE Y ¿DESIGUALDADES?

Existen más interrogantes que certezas en este nuevo mundo digital que se avecina. Tanto para los que pretenden adquirir terrenos como inversión, como para aquellos que se dedican a las áreas de la planificación urbana, gestión inmobiliaria, arquitectura y otras profesiones afines, es un escenario de incertidumbre. Entre las inquietudes que surgen respecto al funcionamiento de este mercado y que determinará su desarrollo futuro podemos mencionar:

Acceso a criptomonedas: uno de los principales obstáculos para incursionar en el mercado de bienes raíces digital es que debes contar con una cartera de criptomonedas, específicamente Ethereum que es la moneda con la cual se comercializa en estas plataformas. Esto, evidentemente, circunscribe el mer­cado a un nicho muy específico que tiene los recursos necesarios.

Las estafas están a la vuelta de la esquina: las estafas y los hackers son bastante frecuentes en el mundo digital, especialmente cuando se comerciali­za con criptomonedas. Algunos inversionistas aconsejan contar con entrena­miento básico para aumentar la seguridad de la billetera virtual y no incurrir en transacciones falsas que buscan sólo impactar el precio de los bienes.

Mercado de especulación: el precio de la tierra está supeditado al precio de las criptomonedas que ya de por sí es un mercado especulativo. Al caer abruptamen­te el valor de la moneda que utilices, también caerá el precio de la propiedad. Republic Realm pagó un récord de USD $4,3 millones de dólares por un terreno en la plataforma The Sandbox en la cual está desarrollando 100 islas, llamadas Fantasy Islands, con sus propias casas y un mercado de botes y motos de agua. Noventa de las islas se vendieron el primer día por USD $15.000 cada una y al­gunas ahora están en reventa por más de USD $100.000. Para los inversionistas la gran pregunta es cómo se determina el valor de una propiedad cuya escasez es artificial y cuyo futuro es una pizarra en blanco. Es como si compraras un terre­no en cualquier parte del mundo y esperaras que se convirtiera en Nueva York o Hong Kong en un futuro próximo.

Sin entes reguladores: al igual que las criptomonedas, el gran debate que existe en torno al metaverso es quién regulará las transacciones que se realicen en él, especialmente cuando las principales plataformas para comercializar bienes raí­ces están en manos de grandes empresas tecnológicas que tampoco cuentan con normativas que las obligue a realizar una gestión transparente. Owen Vaughan, director de investigación de la empresa de cadenas de bloques nChain, señaló que es fundamental tener garantías de que estas plataformas no cambiarán las reglas del juego ni afectarán el valor de la propiedad de las personas.

¿Sin regulación pero supeditadas a los impuestos?: aunque no existe actual­mente un sistema que regule este mercado, no se puede descartar tan rápido la idea de que algunos países busquen alternativas para incidir en la comerciali­zación de los bienes virtuales. Second Life, una de las primeras comunidades virtuales y pioneras en el metaverso (2003), anunció que comenzará a cobrar impuestos locales sobre las ventas y transacciones que realicen los usuarios que residan en Estados Unidos.

Aunque el metaverso sea un concepto hoy desconocido para la mayoría, es importante observar cómo se desarrollará esta transición hacia la digitalización de nuestras actividades y quiénes son aquellos que impulsan (y controlan) este proceso. Una primera mirada demuestra que la incursión en el metaverso decantará en un escenario de desigualdades. Al igual que en los primeros años de la irrupción del internet donde un gran porcentaje de población no tuvo acceso y quedó rezagada de los avances tecnológicos y económicos, el metaverso parece que se irá consolidando en torno a una élite que cuenta con los recursos para formar parte de esta experiencia.

Desde el punto de vista urbano, a pesar de toda la novedad del metaverso y de las inquietudes so­bre su desarrollo, parece que todavía se aplica una lección del mundo físico: la ubicación importa.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER