Paredes

Sin valoraciones

PAREDES

Las paredes constituyen los laterales del escaparate y adquieren una importancia fundamental porque delimitan horizontalmente el campo visual del espectador. En caso de que el escaparate no sea de caja cerrada, es decir, que sólo posea una de las paredes o ninguna, deberemos crear cierres visuales artificiales por medio de paneles, telas, carteles, etc.
Las paredes constituyen un elemento que, aunque no se debe notar individualmente, a efectos de conjunto tiene mucho peso.
A la hora de llevar a cabo el montaje podemos disponer de multitud de herramientas como la iluminación, los materiales, los colores, etc., para elaborar paredes acordes a él.
El punto de referencia de los artículos constituye el marco en el que éstos se muestran. En realidad, dependiendo del tipo de fondo podemos clasificar tres tipos de escaparates: los cerrados, los semiabiertos y los abiertos.
Los cerrados apenas presentan problemas a efectos de montaje, pero los abiertos pueden arruinar cualquier composición. Por ello, y al igual que sucedía con las paredes, recurriremos a su cierre excepto en el caso en el que el escaparte sea una mera prolongación visual del establecimiento. Para cerrar este tipo de escaparates son muy útiles los siguientes paneles:
Los tabiques decorativos: son de fibra de madera revestidos por un elemento decorativo que puede imitar madera, PVC, tela y yute. Se fijan clavándolos o pegándolos sobre la pared con cola de contacto o empotrándolos sobre estructuras de plástico o metal. Se usan sobre paredes sin enlucir o para formar tabiques con un fin decorativo.
Los paneles de contrachapado: tienen gran resistencia a la rotura. El acabado puede tener distintos tonos naturales de madera y se presenta en grandes planchas, con lo que se evita el rechazo visual que crean las juntas. Son de gran ligereza, y al mismo tiempo de gran solidez.

Los paneles de aglomerado: están formados por residuos de madera prensados y encolados, y endurecidos con resinas. Son económicos, pero menos resistentes y más sensibles a la humedad que los de contrachapado. Además, se caracterizan por ser menos sólidos y más difíciles de manejar. Los que tienen partículas hidrófugas resisten más en suelos y techos.

Fijaciones
Estos ayudan al escaparatista a fijar elementos, ya sean temporales, para pruebas como finales:
Alfileres, hechos de latón usándose de sujeción, y los de más dureza de acero para zonas más difíciles.
Chinchetas, son menos efectivas, pero pueden ser útiles en superficies de poca profundidad.
Escarpias, para elementos que van suspendidos y necesitan un buen agarre, usando también el taladro.
Nylon, sirve para mantener las cosas, sustituyendo al hilo de seda, para sujetar objetos en equilibrio. Y como ayuda en cuanto a dar forma de expresión a los elementos de decoración.

Escaparatismo y Visual Merchandising

MÓDULOS, CARTELES, SEÑALIZACIONES ENTRE OTRAS

Los módulos
Son elementos normalmente de forma cúbica, aunque puede haber de muchas clases.
Sirven para colocar el producto a exponer, dándole un sitio especifico, son su correspondiente importancia y situación dentro de la composición.
A la hora de introducir cualquier mobiliario o estantería dentro del escaparate, debemos seleccionarlo de manera que este no robe protagonismo a los elementos expuestos, y que a su vez sirva de soporte para nuestra idea o composición.

Carteles y señalización
La cartelería al igual que el escaparate, es la cara del negocio, por ello debe ser muy cuidada y estudiada. Contribuyen a la fácil localización del comercio además de establecer una imagen determinada identificativa de éste.
La cartelería cumple las funciones de atraer, de decoración, informativa y venta. Dentro de la venta, información y atracción entran las promociones, rebajas y la temporada, y en la decoración entra todo.
Tanto promociones, rebajas, temporadas altas y bajas. Acentuando esta última opción estar en la línea estética del comercio.
Siempre hay que cuidar lo que se incluye en la cartelería, tanto texto, imagen, color y diseño. Debe tener características formales que le permitan adaptarse en su justa medida a la dinámica del negocio, controlando: tamaño, forma, lo citado anteriormente, y posición, ya que ésta debe facilitar su lectura para el observador, y no dificultarla. No se puede colocar ni demasiado bajo, ni demasiado alto.
El cartel, poster o pegatina publicitaria debe entrar en el área de visión directa del observador, normalmente a la altura de los ojos. Antes de colocar un cartel en el escaparate hay que tener una serie de factores que van a influir en su confección:
o Distancia a la que van a ser visualizados.
o Fondos y colores adecuados con la imagen comercial.
o Tipología de letra.
o Contraste de palabras.                                                                                                                                o Forma y simbología.
o Texto y semántica.
Los estudios indican que los carteles tienen gran influencia en la decisión de compra tanto en el exterior, a través del escaparate, como en el interior del establecimiento.
Si el cartel no resalta un artículo en especial será colocado en la zona superior izquierda o superior derecha del escaparate, pero si el cartel es un elemento indispensable para impulsar la compra de un producto en concreto, será ubicado junto a éste en una posición más destacada.
o Tipo de cartelería
o Interior y exterior
o Móviles y fijos
o Indicadores
o Ambientadores
o De venta y precio

Vea nuestro Máster de Imagen y Moda

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER