Neuroeconomía: nueva frontera

Neuroeconomía: nueva frontera

Si bien la economía del comportamiento y la psicología han tratado de explicar el funcionamiento económico y las decisiones financieras, incorporando aspectos psicológicos tanto cognitivos como sociales, recientemente se ha dado un paso más en el intento de demostrar las correlaciones de circuitos neuronales y toma de decisiones económicas y financieras a través de la neuroeconomía.

En efecto, la neuroeconomía se encarga de estudiar las respuestas cerebrales que acontecen mientras tomamos decisiones de carácter económico, con la finalidad de entender la conducta de los individuos y poder plantear modelos, susceptibles de ser usados por los economistas, que ayuden a predecir el comportamiento económico de las personas. En este proceso se estudia, entre otras cosas, la incertidumbre que generan la información económica, los intercambios sociales y los riesgos en las personas que van a hacer una inversión. Con esta información los economistas pueden intentar cuantificar la contribución de la emoción en la toma de decisiones.

Señalábamos al inicio de este libro que el mundo cambia y con él, la ciencia, no siempre a la misma velocidad ni de la misma manera. Pero lo que era ya no es, porque algo, o todo, ha cambiado o está cambiando. Por eso no nos sorprende la aparición de un contexto en el que neurociencia, psicología y economía están llamadas a incardinarse en un proyecto común destinado a ofrecer nuevos planteamientos para comprender la toma de decisiones económicas y financieras, validando nuestro axioma inicial de «tres disciplinas dispuestas a colaborar».

Nos gustaría terminar comparando la neuroeconomía con un caleidoscopio, donde cada espejo, cada disciplina, nos va a mostrar lo que ve cuando acercamos el ojo a uno de sus extremos y miramos la figura geométrica que compone.

Vea nuestro curso de Neuroeconomia

Marianna

    Deja un comentario

    Hola, en qué podemos ayudarte?
    Powered by