Micropigmentación correctiva de cejas

Sin valoraciones

Micropigmentación correctiva de cejas

La corrección de un color no deseado en cejas se realiza aplicando los colores neutralizadores necesarios en cada caso, sobre el color que deseamos corregir obteniendo como resultado una tonalidad aceptable tanto por el cliente como por el profesional.

NEUTRALIZACIÓN DE COLORES NO DESEADOS

Nutricion enteral y parenteral

Cursos de Sketchup

Columna 1: Primero debemos analizar el problema y las diferentes causas que lo han podido provocar.
Si nosotros no realizamos la micropigmentación (maquillaje ermanente) anterior y el cliente no nos facilita la ficha técnica del color que le aplicó otra profesional tenemos que adivinar que color fue aplicado. Para ello debemos realizar algunas preguntas y analizar el color observable debajo de la luz fría y a través de una lupa. Si la micropigmentación anterior fue aplicada por nosotros además
analizaremos la ficha técnica del color que aplicamos con anterioridad. Tras esta observación preseleccionaremos 2 o 3 pigmentos que consideremos pueden ser adecuados.

Columna 2: En segundo lugar, para conseguir realizar el fenómeno de la neutralización, tenemos que estudiar los colores que componen tanto el color problema, como el posible color antídoto. La neutralización será exitosa si conseguimos aplicar en nuestra corrección un pigmento que se mezcle dentro de la piel con el pigmento anterior, mezclándose dentro de la piel dos bigenerados opuestos o un trigenerado con su generador opuesto. De los pigmentos pre-seleccionados en el paso anterior escogeremos aquellos cuya información (que nos tiene que dar la casa comercial que utilizamos) nos indique que tienen como ingredientes colores opuestos al color o colores a neutralizar, es decir aquellos que no han formado parte del color que se aplicó con anterioridad.

Columna 3: En tercer y último lugar, tenemos que decidir qué intensidad es necesaria en el tratamiento de corrección de color que deseamos aplicar y buscar para ello la composición química más adecuada entre los pigmentos que hemos pre-seleccionado en el primer paso. Los pigmentos indican su composición a través de los números INCI que aparecen en los ingredientes que se listan en la etiqueta. Cada INCI corresponde a una fórmula química concreta. Cada composición química nos indica el color que nos proporciona, y además su carácter inorgánico u orgánico y por lo tanto sus propiedades para ser más o menos opaco y por lo tanto su poder cubriente.

Micropigmentación correctiva de cejas

CORRECCIÓN DE CEJAS NEGRO-AZULADAS

Columna 1: Este caso suele corresponder a un cliente al que hace muchos años le aplicaron una micropigmentación demasiado profunda y oscura, y por lo tanto el color ha envejecido hacia un tono negro azulado. Escogeremos un pigmento ocre anaranjado, que aplicaremos en varios tratamientos, dejando transcurrir 30 días entre cada sesión.

Columna 2: Aplicando la teoría de la neutralización, lo que deseamos es neutralizar el color generador negro que permanece en capas profundas de la piel. Para ello utilizaremos un pigmento ocre anaranjado cuya composición indique que sus ingredientes generadores son mayoritariamente el amarillo y en segundo lugar el rojo.

Columna 3: En este caso, necesitamos aplicar un pigmento con una composición química que nos de un resultado opaco, es decir que cubra el color que queremos corregir. Por lo tanto tendremos que escoger pigmentos con ingredientes solamente inorgánicos, con alto porcentaje de óxido de hierro amarillo y secundariamente óxido de hierro rojo.

Micropigmentación correctiva de cejas

 

CORRECCIÓN CEJAS GRISÁCEAS

Columna 1: Este es un caso habitual, en el que en la sesión de revisión de los 30 días nos damos cuenta que nuestro tratamiento ha quedado ligeramente grisáceo o ceniza. No reaplicaremos el color utilizado la primera vez.
Buscaremos entre nuestra gama de pigmentos un pigmento marrón cobrizo, que tras su aplicación nos neutralizará el gris.

Columna 2: Aplicando la teoría de la neutralización, lo que deseamos es neutralizar el color bigenerado gris, y para ello utilizaremos un pigmento marrón, pero cuya composición nos indique que sus ingredientes generadores son amarillos y rojos, a partes iguales, con muy la mínima composición posible de blanco y el negro.

Columna 3: En este caso, buscamos un pigmento con una composición química que tenga la misma fuerza que el color aplicado en la sesión anterior. Por lo tanto tendremos que escoger pigmentos con ingredientes mayoritariamente inorgánicos, con porcentajes mayoritarios en óxido de hierro amarillo y rojo a partes iguales.

Micropigmentación correctiva de cejas

CORRECCIÓN CEJAS VIOLÁCEAS

Columna 1: Este caso suele corresponder a un cliente al que hace muchos años le aplicaron una micropigmentación demasiado profunda con marrones caoba o granates y por lo tanto el color ha envejecido hacia un tono violáceo. Escogeremos un pigmento color mostaza, que aplicaremos en varios tratamientos, dejando transcurrir 30 días entre cada sesión.

Columna 2: Aplicando la teoría de la neutralización, lo que deseamos es neutralizar el color bigenerado lila, y para ello utilizaremos un pigmento color mostaza, cuya composición nos indique que su ingrediente generador es fundamentalmente amarillo.

Columna 3: En este caso, necesitamos aplicar un pigmento con una composición química que nos de un resultado opaco, es decir que cubra el color que queremos corregir. Por lo tanto tendremos que escoger pigmentos con ingredientes solamente inorgánicos, con un porcentaje mayoritario de óxido de hierro amarillo.

Micropigmentación correctiva de cejas

 

CORRECCIÓN DE CEJAS ROJIZAS

Columna 1: Este caso suele corresponder a un cliente al que hace muchos años le aplicaron una micropigmentación demasiado profunda con marrón cobrizo y por lo tanto el color ha envejecido hacia un tono rojizo.
Escogeremos un pigmento marrón, con tonalidades caqui y ceniza, que tras la primera aplicación ya nos dará un resultado óptimo.

Columna 2: Aplicando la teoría de la neutralización, lo que deseamos es neutralizar los restos del color generador rojo que permanece en capas profundas de la piel, y para ello utilizaremos un pigmento trigenerado, cuya composición nos indique que sus ingredientes generadores son el amarillo, el blanco y el negro apartes iguales.

Columna 3: Aplicaremos un pigmento con una composición química que nos de un resultado opaco, es decir que cubra el color que queremos corregir. Por lo tanto tendremos que escoger pigmentos con ingredientes solamente inorgánicos, con porcentajes similares de óxido de hierro amarillo, óxido de hierro negro y dióxido de titanio.

Micropigmentación correctiva de cejas

 

CORRECCIÓN DE CEJAS ROSÁCEAS

Columna 1: Este es un caso habitual, en el que en la sesión de revisión de los 30 días nos damos cuenta que nuestro tratamiento ha quedado ligeramente rosáceo. No reaplicaremos el color utilizado la primera vez. Buscaremos entre nuestra gama de pigmentos un pigmento marrón verdoso, que tras su aplicación nos neutralizará el rosa.

Columna 2: Aplicando la teoría de la neutralización, lo que deseamos es neutralizar el color bigenerado rosa, y para ello necesitamos un pigmento marrón, cuya composición nos indique que sus ingredientes generadores son mayoritariamente amarillo y blanco, con algo de negro y evitando el rojo totalmente.

Columna 3: En este caso, buscamos un pigmento con una composición química que tenga la misma fuerza que el color aplicado en la sesión anterior. Escogeremos un pigmento cuyos ingredientes sean inorgánicos, con porcentajes mayoritarios de óxido de hierro amarillo y dióxido de titanio a partes iguales, y con un ligero toque de óxido de hierro negro.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER