MEDIDAS PARA DISMINUIR EL RIESGO DE TRANSMISIÓN DE INFECCIONES

MEDIDAS PARA DISMINUIR EL RIESGO DE TRANSMISIÓN DE INFECCIONES

Aunque es imposible erradicar en un 100% las enfermedades infecciosas, sí hay medidas encaminadas a disminuir el riesgo de su aparición. Estas medidas se jerarquizan atendiendo a su eficacia.

Grado I. Eficacia probada

• Esterilización.
• Lavado de manos.
• Empleo de guantes.
• Drenaje urinario cerrado.
• Cuidados y vigilancia en los catéteres intravenosos.
• No tocar las heridas con las manos.
• Administración de antibióticos previa cirugía sucia o contaminada.
• Vigilancia en los equipos de respiración asistida y oxigenoterapia.
• Vacunación frente a hepatitis B.
• Protocolos de actuación frente a accidentes con material corto-punzante.

Grado II. Eficacia lógica sugerida por la experiencia

• Técnicas de aislamientos.
• Educación sanitaria.
• Establecimiento de un sistema de vigilancia.

Grado III. Eficacia dudosa

• Desinfección de suelo y paredes.
• Rayos ultravioleta.
• Fumigaciones.
• Corrientes de aire laminar.
• Administración de antibióticos previa a cirugía limpia.
• Muestreos bacteriológicos ambientales.

Manual de Auxiliar de Geriatría

Lavado de manos

Es la medida más importante para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas en el medio hospitalario.
El lavado de manos es uno de los métodos más antiguos, sencillo, eficaz y económico en la disminución de infecciones nosocomiales. Quizás sea por eso, por ser algo tan simple y barato, no le damos la importancia que realmente tiene.

Hay estudios que reflejan el escaso cumplimiento de la técnica correcta de lavado de manos entre el personal sanitario. Por ello, los servicios de Medicina Preventiva deben, con sus planes de actuación, fomentar la práctica del lavado de manos, así como seguir investigando otras herramientas útiles en la prevención de la infección nosocomial.

La flora bacteriana de las manos se divide en flora residente (constituida por los gérmenes habituales de la piel) y flora transitoria (constituida por gérmenes que no son comunes en la piel y que llegan a ella al tocar objetos contaminados). Esta última tiene gran importancia en la transmisión de enfermedades.

Así, los objetivos que perseguimos al llevar a cabo el lavado de manos son:

→ Eliminar la mayor cantidad de gérmenes transitorios y residentes.
→ Prevenir la aparición de infecciones nosocomiales.

Lavado de manos de rutina o higiénico

Con este lavado eliminamos la suciedad y flora transitoria de las manos.

 

Material necesario:

• Jabón líquido ordinario con dosificador.
• Toalla de papel desechable.

Técnica:

• Retirar reloj, anillo y pulsera si se tuviera.
• Humedecer las manos con agua templada.
• Aplicar jabón líquido sobre ellas.
• Frotar las manos (palmas, dorso, muñecas y espacios interdigitales) al menos durante 30 segundos.
• Aclarar abundantemente.
• Secar con toalla de papel.
• Cerrar el grifo con la toalla de papel usada en el secado.

 

Indicaciones:

• Al entrar y salir del hospital.
• Cada vez que se usa el retrete.
• Antes y después de las comidas.
• Siempre que se haya tocado cualquier superficie u objeto contaminado.
• Después de quitarse los guantes.
• En todos los casos exigidos por las normas de aislamiento del hospital.

 

Lavado especial o antiséptico

Este lavado elimina la suciedad, la flora transitoria y parte de la residente.

Material necesario:

• Jabón líquido con antiséptico (clorhexidina al 4%, povidona yodada al 7.5%) en dispensador con dosificador.
• Toalla de papel desechable.

Técnica:

• La misma que para el lavado higiénico. Cambia el tipo de jabón.

Indicaciones:

• Antes de la colocación de sondas, catéteres y procedimientos invasivos.
• Antes y después del contacto con pacientes infectados o portadores de gérmenes importantes en transmisión de infecciones.
• Antes del contacto con pacientes con deterioro de su inmunidad (inmuno-comprometidos).

Lavado quirúrgico

Elimina la flora transitoria y, al máximo, la residente.

Material necesario:

• Jabón líquido con antiséptico en envase dosificador.
• Cepillo de uñas estéril impregnado en solución antiséptica.
• Toalla estéril.
• En los quirófanos existen lavabos un poco más altos que los habituales con un sistema para accionar el grifo sin tocarlo con las manos (palanca de codo, pedal, célula fotoeléctrica,…).

Técnica:

• Abrir el grifo con el sistema de codo o pedal.
• Aplicar jabón antiséptico.
• Lavar manos, antebrazos y codos durante, al menos, dos minutos.
• Aclarar con las manos en alto de manera que el agua fluya de los dedos a los codos.
• Cepillarse las uñas durante, al menos, 30 segundos en cada mano; luego, aclarar.
• Aplicar de nuevo jabón antiséptico y lavar durante otros 2 minutos manos y antebrazos.
• Aclarar de igual forma que anteriormente.
• Secar sin frotar con un paño o toalla estéril comenzando por los dedos y bajando a los codos.

Indicaciones:

• Antes de una intervención quirúrgica.
• Antes de cualquier maniobra invasiva que requiera un alto grado de asepsia (ausencia de gérmenes).

Vea nuestro Curso de Auxiliar de Geriatría.

Luis Bonilla

Deja un comentario

Abrir chat
Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by