Maniquies

Sin valoraciones

MANIQUÍES

Clasificación

De fantasía: Con este nombre nos referimos a los maniquíes con diseños creativos en sus pelucas, maquillajes, formas y colores. Dentro de este grupo están también los maniquíes de fantasía estilizada, con formas más abstractas, sin curvas, sin peluca y con rasgos más difuminados o inexistentes.
En definitiva, la variedad es tan grande que es difícil no encontrar el maniquí, busto o silueta que se adapte a la imagen comercial del negocio. La variedad no se limita a las formas sino también a los materiales. Por poner un ejemplo, podemos encontrarlos forrados totalmente de cuero o de shantung.
Otra forma de utilizar los maniquíes para tiendas en las que el producto de venta no llega a tener mucha magnitud o no se necesita este tipo de expositores de este tamaño, es usar piezas que hay en el mercado de extremidades de estas figuras, siendo el caso por ejemplo de una joyería, donde simplemente se usan bustos sin cabeza, o las manos llegando hasta medio brazo, e incluso el tronco de la figura sin las extremidades.
Es mucho más complicado integrar partes de un maniquí, que al completo, ya que normalmente estas partes suelen romper bastante el dinamismo, y tienden al individualismo con respecto a los demás elementos, ya que muestran un producto en concreto. Puede pasar sobre todo con las figuras que son el tronco sin extremidades. No es común de todas estas piezas ver representaciones solo de los pies, pero en el mercado hay unos simuladores, que nos sirven para que el calzado no se deforme a la hora de exponerse durante horas en un escaparate.
Los maniquíes pueden estar hechos de diferentes materiales, dependiendo de este subirá su calidad y precio. Los dos materiales más usados son plástico y fibra de vidrio, pero de ellos el más económico y por lo tanto suele ser el de plástico, aunque al tratarse de un material que tiene bastante duración, en negocios de franquicias o escala media, adquieren maniquíes de fibra de vidrio para mantenerlos mucho más tiempo que los de plástico.
El maniquí no es el único soporte para presentar las prendas de confección, ya que existen otros elementos que realizan la misma función sin suponer una réplica del cuerpo humano. La silueta, por ejemplo, consiste en un contorno del cuerpo, por lo que puede sustituir al maniquí si el espacio es muy limitado, o bien como solución más económica, o también para acompañar a otros maniquíes del escaparate.
En principio el busto seria la figura compuesta por el tronco, la cabeza y los hombros, mientras que el torso, consistiría sólo en el tronco, sin cabeza ni extremidades. En la realidad podemos encontrar figuras más o menos complejas a las que se llama torso o busto indistintamente. Al igual que el maniquí, los bustos o torsos pueden estar fabricados con diversos materiales y pueden ser articulados. Algunos de ellos traen su propio soporte mientras que otros deben ser colocados sobre módulos.
Transparente, personalizado, sobre su propio soporte o colocado sobre una forma geométrica, existen muchísimas versiones en las tiendas especializadas.

Escaparatismo y Visual Merchandising

Cuando se quiera mostrar prendas como calcetines, medias, guantes, etc., lo mejor es resaltar los artículos en soportes específicos para ellos, como los que consisten sólo en articulaciones.
Aunque en principio los bustos están indicados para mostrar camisas, los hay especialmente dedicados a la exposición de corbatas y en joyería se utilizan mucho unos bustos específicos para collares.

Tela o tejido
Los tejidos pueden utilizarse en escaparatismo como revestimiento o bien como elemento decorativo o de ambientación.
Cada tipo de tejido posee características distintas que son determinantes en su rendimiento y correcta aplicación.
Algunos tejidos utilizados en la decoración de escaparates, entre otros muchos, podrían ser por ejemplo, el lino, los tejidos autoadhesivos, el tejido de fibra de vidrio, lona, etc.
Las fibras de las que se componen los tejidos pueden ser naturales o sintéticas. Las fibras naturales (algodón, lana, lino o seda) suelen ser más caras que las sintéticas (acrílico, nylon o poliéster).
El algodón ciento por ciento o la mezcla entre algodón y lino, funcionan mejor para tapicerías y fundas. La seda, por ejemplo, va mejor para cortinados. Conviene informarse sobre la composición de la tela, si tiene mezcla y en qué proporción y cuáles son sus cuidados. Para un escaparate se preferirán las telas lavables, por comodidad. Revestimiento de paredes o fondos con telas crea ambientes cálidos y acogedores. La tela constituye un fondo inmejorable para exponer muebles antiguos, cuadros, relojes y otros accesorios de estilo clásico. Se puede revestir con cualquier tipo de tejido: seda, algodón, terciopelo, etc. El inconveniente es que la mayoría de los tejidos no soportan bien la humedad.

Un tejido muy resistente es el lino. Resiste la humedad algo más que las demás telas y se mancha menos. Además es posible encontrarlo con diferentes terminaciones. Se pueden adherir los tejidos con colas específicas o bien mediante clavado.

Vea nuestro Máster de Imagen y Moda

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER