JUSTIFICACIÓN

Sin valoraciones

JUSTIFICACIÓN

EN LA ACTUALIDAD VIVIMOS en una época donde los avances tecnológicos se encuentran a la orden del día y, además, van en aumento. El avance tecnológico también golpea directamente el campo de la educación, y cada día, en nuestro país, se dan situaciones que llevan a repensar los procesos de enseñanza-aprendizaje. El personal profesional en pedagogías y docencia se ve enfrentado continuamente a proponer nuevas alternativas para impartir educación, ya que las formas de educar también han cambiado y las personas que reciben educación se encuentran a su vez enfrentadas a otro tipo de exigencias metodológicas.

Sin embargo, son muchos los esfuerzos en común que se proponen para lograr que en última instancia sea el propio estudiante quien logre altos niveles de autonomía y aprenda a aprender por cuenta propia. Se observa que, en particular, bajo metodologías de educación presencial los niveles de autonomía de los estudiantes no alcanzan niveles considerables para que esto se presente. Asimismo, en comparación, en modalidades de tipo no presencial, es decir, a distancia o virtual, se observan niveles más altos de autonomía.

A pesar de todos sus esfuerzos por lograr altos niveles de autonomía, los profesionales que se encargan de administrar los procesos de enseñanza- aprendizaje no logran responder de manera eficaz a dicho propósito. Lo anterior se debe a muchas variables que interfieren en este proceso, ya que no es únicamente labor de los docentes lograr que los estudiantes adquieran niveles elevados de autonomía, pues esto debe ser iniciativa de los estudiantes mismos. Sin embargo, los bajos niveles de autonomía que se observan se encuentran más en modalidades de educación presencial, contrario a lo que sucede en modalidades de educación a distancia o virtual.

Todo el personal que labore en el campo educativo (directivos, maestros, psicólogos, estudiantes) debe prepararse y dotarse de nuevos conocimientos en pedagogía. Ya no es un sueño que todos tengamos acceso a la educación; ahora es una realidad, y es una realidad que se encuentra apoyada y soportada por modalidades de educación a distancia. De esta manera se podrá contribuir eficientemente a las nuevas formas de ver la pedagogía y a las modalidades de transmisión de conocimientos. Se requiere que el estudiante no sea un agente pasivo en su proceso educativo, sino que sea un agente más activo y participativo que se ayude a aprender a aprender.

Entender las ventajas que conlleva el aumento de los niveles de autonomía en los procesos de enseñanza-aprendizaje resulta fundamental para determinar en qué clase o modalidad de educación tendremos que enfatizar; asimismo, para poder revisar qué tipo de educación están recibiendo nuestros estudiantes en pedagogías tradicionales. De esta manera podremos aportar a formarlos mejor para un futuro basado en el gusto por aprender y el deseo de adquirir más y más conocimientos.

También, se hace importante conocer los aspectos de la autonomía en los procesos de aprendizaje relacionados con la educación virtual, ya que la formación académica de las personas no solamente le compete a las instituciones educativas, sino también a los actores que allí interactúan, entre ellos, los estudiantes mismos. En efecto, las instituciones educativas son el contexto particular donde tiene lugar la formación académica de las personas, no obstante… no son el único contexto de aprendizaje.

Muchos estudiantes tienen grandes fortalezas, cualidades y habilidades para formarse académicamente de manera autónoma, pero las condiciones institucionales no necesariamente favorecen tales procesos. Son instituciones arraigadas a metodologías tradicionales en las que el profesor se desempeña solamente como transmisor de información y los estudiantes como simples receptores de información. Esto puede estar afectando los procesos de aprendizaje en muchos estudiantes, y por ellos se hace necesario el análisis investigativo de la manera como las modalidades de educación virtual y a distancia pueden aportar a la autonomía intelectual. Se piensa que la única y mejor educación es la presencial, pero ¿será que esta aporta a la autonomía intelectual?

AI hablar de procesos de enseñanza-aprendizaje se habla de dos actores que se involucran directamente en tales procesos, estos son los estudiantes y los docentes. Son estos últimos quienes cotidianamente deben resolver una gran variedad de problemas relacionados con la pedagogía y el aprendizaje de sus estudiantes. Entre estos problemas se encuentra la pregunta sobre cuál será la mejor manera para que mis estudiantes se apropien de su proceso de aprendizaje y sean cada vez más autónomos.

Como guía fundamental, dentro de nuestra labor pedagógica deberíamos preguntarnos si en verdad nuestros estudiantes están aprendiendo o no, y de qué manera lo están haciendo. Muchos docentes se centran únicamente en dictar una clase, pero no se preocupan por el proceso que desarrollan sus estudiantes; al parecer únicamente les interesa que el estudiante pase todos los exámenes y sea promovido al siguiente nivel. Si esto ocurre, el maestro se siente satisfecho y contento con lo que ha hecho, pero ¿será que a este tipo de docente les interesa si sus alumnos se están formando para aprender de manera cada vez más autónoma o si más bien se están formando como máquinas que reproducen contenidos curriculares?

A partir de esta perspectiva parece importante indagar sobre el tema de la educación virtual y su aporte para la adquisición de niveles más altos de aprendizaje autónomo, ya que en el ámbito educativo, es decir, en las instituciones educativas, es donde se lleva a cabo la formación integral de las personas, y esto incluye sus procesos de aprendizaje autónomo. Al parecer, las modalidades de educación a distancia son las que mejor favorecen el desarrollo del aprendizaje autónomo.

Las modalidades de educación a distancia logran llevar a sus estudiantes a niveles más elevados de aprendizaje autónomo. Por esta razón se hace necesaria una mayor indagación sobre estos procesos mediante estudios investigativos que contribuyan a cambiar la realidad colombiana en cuanto a la autonomía de nuestros estudiantes en sus procesos de aprendizaje. Esto se podría considerar como un indicador más de satisfacción del docente en cuanto a sus labores. Asimismo, se debe cambiar el rótulo de docente o profesor (quien enseña a otros) por el de tutor (quien colabora para el aprendizaje de otros).

De la misma manera, es necesario tener en cuenta que este tipo de formación que favorece el desarrollo del aprendizaje autónomo debe estar a cargo de personal capacitado para estas modalidades pedagógicas, lo cual da espacio a una formación más integral para los estudiantes, es decir, a que también se formen como personas capaces de aprender a aprender y no como simples receptores de conocimientos académicos de las diferentes disciplinas pero descontextualizados de sus propias realidades.

Por esta razón, a partir de estudios sobre el tema de la educación virtual y su fuerte relación con el desarrollo del aprendizaje autónomo, se podrían plantear acercamientos a nuevas realidades educativas, con el objetivo de lograr y facilitar que los docentes-tutores adquieran un desarrollo de habilidades en el manejo y dominio de pedagogías que ayuden a aumentar los niveles de aprendizaje autónomo. No obstante, esto se logra en la medida en que los propios maestros crean en lo que están haciendo y encuentren mayor motivación en su labor, para que por ende motiven a sus estudiantes a que aprendan a aprender, para que crean en un futuro que puede estar muy presente y en que las modalidades para impartir educación van cambiando.

Toda investigación debe dar un aporte significativo a lo social en términos de desarrollo y proyección. Desde este ángulo, la pertinencia social es fundamental, ya que la pregunta y el cuestionamiento por las prácticas pedagógicas y su influencia en el desarrollo del aprendizaje autónomo constituye un punto clave para la contribución de la formación adecuada e integral de los estudiantes presentes y futuros, pertenecientes a una cultura en medio de procesos acelerados de globalización, donde las exigencias del mismo medio los llevarán a tener mayores y más sólidas competencias en el desarrollo de su propio aprendizaje de manera autónoma.

Tal pertinencia social podría considerarse como el componente más valioso de esta investigación, puesto que se encuentra, además, directamente relacionada con los siguientes aspectos, considerados de gran importancia:

  • Se debe ubicar al personal involucrado en contextos pedagógicos en una sociedad que se dirija a aumentar fuertemente los niveles de autonomía en el aprendizaje. En particular, se hace referencia al hecho de considerar posibles alternativas pedagógicas —apoyadas en modalidades a distancia y virtual— que motiven al estudiante para que él mismo se interese por aprender a aprender. Asimismo, estas alternativas deben buscar que el estudiante seaun agente cada vez más activo y no se quede en el esquema tradicional de agente pasivo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Nos encontramos en un país donde la cobertura de la educación no alcanza niveles significativos; sin embargo, las modalidades de educación a distancia o virtual logran ampliar tal cobertura. Asimismo, se observa una tendencia a ampliar la brecha entre pobres y ricos, y tan solo una minoría será la que pueda acceder a una educación superior de manera presencial.
  • En efecto, existe una gran diferencia entre el sector público y el privado en relación a la educación y a los fondos económicos destinados para cada uno. En el sector público, el sustento económico para la educación se encuentra en manos del sistema de gobierno; sin embargo, por diversos tipos de experiencias tal objetivo económico no se cumple como debería. Vale la pena aclarar que con esto no se pretende plantear que la educación a distancia sea exclusiva para los pobres y la presencial para los ricos.

Por esta razón, el impacto de la presente investigación estará dirigido a que se sienten unas bases teóricas y experienciales para implementar nuevas alternativas y modalidades de educación, y para poner en evidencia cómo las modalidades a distancia y virtuales son un valioso aporte en cuanto al aumento de niveles de autonomía en los estudiantes. Son estas nuevas modalidades o alternativas las que pueden ir de la mano con fenómenos actuales como la globalización, los avances científicos y tecnológicos, y los cambios culturales que acompañan a tales procesos.

Esta investigación no solo responde a la necesidad de aumentar los niveles de autonomía para el aprendizaje, sino que también es necesaria porque en las instituciones de educación superior colombianas se deben encontrar espacios educativos que formen mejor a sus estudiantes y con una mayor cobertura educativa, como los que brinda la educación superior a distancia y virtual. De igual manera, recalco nuevamente que para que esto se lleve a cabo también se debe contar con personal entrenado en educación virtual y con gran capacidad para implementar las pedagogías necesarias y competentes, de manera que los niveles de autonomía en el aprendizaje, de parte de los propios estudiantes, aumenten.

Así pues, es necesario tener también las bases teóricas suficientes y una visión más profunda de los inconvenientes que se pueden presentar en procesos de enseñanza-aprendizaje, como el bajo nivel de autonomía de parte de muchos estudiantes en modalidades de educación presencial. Por eso, el proposito de la presente investigación es describir la manera como la modalidad virtual favorece el desarrollo del aprendizaje autónomo.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER