Juegos con la percepcion: las ilusiones opticas

Sin valoraciones

JUEGOS CON LA PERCEPCIÓN: LAS ILUSIONES

ÓPTICAS 

Uno de los fenómenos más llamativos en el terreno de la percepción visual es el de las ilusiones ópticas. Aunque pueda parecer lo contrario, estos efectos no tienen su origen en interpretaciones que puedan hacerse de las formas, no están sometidos a un acto de voluntad o de aprendizaje por parte del sujeto, sino que actúan directamente sobre los mecanismos visuales, impresionándolos con una señal errónea, que entra en conflicto y contradicción con la realidad objetiva. Lo peculiar de las ilusiones, pues, es que son percepciones distorsionadas, transmisiones erróneas de información al cerebro, que un conocimiento posterior del hecho no consigue modificar.
Se conocen más de doscientas ilusiones diferentes, pero todas ellas tienen dos componentes comunes:
La distorsión es efecto de medios comparativos próximos.
Existe un elemento “inductivo o estimulante” y otro “de prueba o afectado”. Una de las claves de las ilusiones ópticas es la llamada “Ley de referencias”, también conocida como “Ley de contraste” o “Ley de contrarios”. Esta ley se podría formular, de manera sencilla, diciendo que, cuando percibimos, los valores absolutos apenas son considerados y nos guiamos por valores relativos. Es decir, los esquemas de tamaño, proporción, lleno vacío, ladeado o bajo-alto se establecen siempre en relación al conjunto y tomando “referencias” que consideramos estables y correctas.
Esto mismo ocurre con la luz y el color: la luz y la sombra son entidades contrarias y complementarias; los colores fríos y calientes forman otro dúo imprescindible en cualquier diseño; el concepto negativo-positivo resulta básico…
En Psicología no hay unanimidad sobre cuál o cuáles de estas leyes son más determinantes en la percepción: ¿lo simple, lo regular, lo simétrico, lo semejante, lo próximo? Sólo parece haber cierto consenso en que la Ley de figura –fondo está presente en la mayor parte de las configuraciones perceptuales, habida cuenta de que, desde el momento, que se percibe una agrupación se supone como figura o forma cerrada sobre un fondo amorfo e indefinido. Sirve esta ley a nuestro propósito para investigar la profundidad o “espacio perspectivo”. Porque teniendo el hombre una tendencia innata a “configurar”, a establecer “un orden” en lo que se nos presenta como un caos, forzosamente colocamos las formas y figuras sobre un fondo, con lo que obtenemos con meras figuras planas la primera noción de término o espacio tridimensional.
Junto a la percepción, la efectividad de los mensajes comerciales depende de la posibilidad de que éstos sean retenidos o no por el receptor. Es decir, de que éstos sean almacenados en su memoria. De hecho, memoria y percepción están estrechamente vinculadas: la información que se guarda en la memoria nos llega a través de los sentidos.

Escaparatismo y Visual Merchandising

ILUSIONES ÓPTICAS Y PARADOJAS. ¿VER PARA CREER?

Lo siguiente demuestra que no siempre podemos confiar de nuestras percepciones visuales. Los
componentes de un objeto pueden distorsionar la percepción del objeto. Nuestra mente es el árbitro final de la verdad. La mayoría de las ilusiones ópticas son el resultado de 1) elementos incongruentes en extremos opuestos de las líneas paralelas en un diseño, 2) influencia de los patrones del fondo sobre los elementos globales de un diseño, 3) el ajuste de nuestra percepción en los márgenes de áreas con alto contraste, 4) imágenes residuales en la retina que resultan de los movimientos oculares o de imágenes cinéticas, o 5) la incapacidad para interpretar la estructura espacial de un objeto con el contexto proporcionado por la imagen.

Las ilusiones ópticas se han estudiado durante milenios. La arquitectura griega clásica incorporó una ligera convexidad llamada éntasis en las columnas del Partenón para compensar por la ilusión de concavidad creada por líneas paralelas. Muchas de las ilusiones ilustradas en esta página han sido popularizadas por psicólogos y artistas como Hering, Ehrenstein, Meyer, Zöllner, Müller-Lyer, Poggendorf y Escher.

Las líneas diagonales son paralelas
Las ilusiones ópticas son imágenes que provocan en el espectador sensaciones visuales en las que se altera la realidad de lo que se percibe, induciendo a nuestra mente a extraer conclusiones sobre lo que ve contradictorias con la realidad de lo que se observa. Existe una gran cantidad de imágenes de este tipo y pueden agruparse según el tipo de efecto que provocan.

Tamaño
Dentro de este grupo se incluyen aquellas imágenes en las que elementos del mismo tamaño parecen que no lo son.
Las diagonales A y B son iguales, los círculos centrales también.

Forma
En éstas, se perciben las formas distorsionadas o distintas de cómo son en realidad.
Aunque no lo parezca, las líneas de la cuadrícula son rectas y las circunferencias rojas no están deformadas.

Color
La cuadrícula se deforma debido a la forma de las casillas y al contraste de color, los dos rectángulos grises son idénticos.

Movimiento
Las imágenes parecen moverse aunque se trata de imágenes fijas.

Figuras imposibles
Muy relacionado con las ilusiones ópticas encontramos otro tipo de imágenes que ponen a prueba nuestra capacidad visual. Se trata de imágenes aparentemente correctas que presentan volúmenes y espacios que son imposibles de encontrar en el mundo real.

Imágenes dobles
Imágenes en las que pueden observarse indistintamente dos escenas diferentes.
Un bebé aparece en el paisaje. Puede ser una rana o un caballo, basta con girar la imagen.

Vea nuestro Máster de Imagen y Moda

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER