Factores intrinsecos o internos

Factores intrinsecos o internos

FACTORES INTRÍNSECOS O INTERNOS

Edad: La aparición de úlceras por presión aumenta de forma muy importante en personas de edad avanzada. Se considera que el 70 ó 90% de las úlceras aparecen en pacientes mayores de 75 años. Esto es debido a la pérdida de elasticidad, turgencia y mala circulación.
Inmovilidad: La inmovilidad impuesta por enfermedad hace que el paciente mantenga una presión prolongada en los mismos puntos de apoyo durante largos espacios de tiempo. Además, la inmovilidad no favorece el riego sanguíneo.
Incontinencia: La piel en contacto con la orina y heces se humedece y, es más vulnerable a la aparición de UPP.
Estado nutricional: Influye tanto en la persona delgada como en la obesa. En el primer caso, disminuyen el tejido muscular subcutáneo y el adiposo. Los estados de desnutrición no permiten mantener ni regenerar los tejidos, más aún cuando ya existe una lesión ulcerosa que precisa de proteína para regenerarse. En la obesidad, se produce un aumento de la presión.
Enfermedades: Ciertas enfermedades pueden interferir en el proceso de curación de las UPP, como por ejemplo la diabetes mellitas, la insuficiencia renal…
Deshidratación
Déficit sensorial.
Causas vasculares: destacar los estados de shock, la arterioesclerosis, edemas, ausencia de reflejos vasomotores, y las alteraciones en la microcirculación.
Causas nerviosas: Incluyen la parálisis, que hace que la persona se mantenga siempre en la misma postura.
En las personas sanas, la presión sobre la piel produce una sensación desagradable que hace que se cambie de posición, aunque se esté dormido. Sin embargo, la pérdida de sensibilidad cutánea impide al enfermo sentir dolor, y, por tanto, la necesidad de cambiar de posición.

ESTADIAJE OCLASIFICACIÓN
El proceso de desarrollo de las UPP se divide en cuatro grandes estadios:
Estadio I: Son aquellas situaciones en las que la piel aparece rosada o enrojecida, sintiéndose escozor en la zona. El enrojecimiento no desaparece al retirar la presión que se ejerce sobre la zona. Afecta a la dermis y epidermis.
Estadio II: En este estadio aparece disminución del grosor del tejido cutáneo, la piel se encuentra agrietada o aparecen vesículas. Se encuentra afectada la epidermis y la dermis, y comienza a afectarse la hipodermis.
Estadio III: Pérdida de continuidad en la piel, pérdida total del grosor de la piel con la aparición o no de necrosis del tejido subcutáneo. Aparece exudado y si hay necrosis puede aparecer una costra de color negro denominada escara.
Estadio IV: La piel presenta una úlcera necrótica extensa con afectación del tejido muscular, hueso y, a veces, vasos y nervios. Aparece exudado abundante.
Algunos autores hablan de un estadio V, donde hay una afectación importante del hueso produciendo procesos como ostomielitis, osteítis, etc.

Manual Atencion Sociosanitaria

ZONAS DE APARICIÓN DE LA SUPP
Pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, allí donde exista un apoyo prolongado, es decir, todo aquél que sobre pase las 3 horas y donde los tegumentos estén cerca de una superficie ósea y según la posición del usuario. Las localizaciones más frecuentes van a ser zonas de apoyo que coinciden con prominencias o máximo relieve óseo:
Decúbito supino: occipucio, omóplatos, codos, sacro región glútea, espina dorsal y talón. El sacro soporta la presión máxima.
Decúbito lateral: oreja, hombros, acromion, costillas, trocánter mayor, cóndilo y maléolo y borde externo del pie.
Decúbito prono: mejilla, oreja, acromión, senos (mujer) y órganos genitales en hombres, espinas ilíacas, costillas, codos, rodilla y dedos del pie.
En sedestación: omóplatos, isquion, coxis, trocánter, talones, metatarsianos.
Enposición de Fowler: talón, sacro, tuberosidades quiática y codos.
El 75% de las úlceras por presión se localizan en el sacro (aprox 40%), talones (20%) y tuberosidad isquiática (15%)

Las úlceras iatrogénicas hacen referencia a las úlceras por presión que salen en otras partes del cuerpo, como:
La boca, debido al uso inadecuado y continuo de los tubos endotraqueales.
La nariz, debido a las sondas nasogástricas o a las mascarillas de oxígeno.
Meato urinario, debido a las sondas vesicales.
Muñecas y pies, debido a los medios de sujeción mecánica, etc.

MÉTODOS PARA VALORAR EL RIESGO DE APARICIÓN DE UPP
Al ingresar al paciente en un centro sanitario, se debe realizar una valoración del riesgo de desarrollar una úlcera por presión. Existen una serie de escalas o índices de valoración. Por ejemplo: la escala de Norton.

Cada uno de los 5 parámetros se puntúa de 1 a 4, de modo que la puntuación máxima sería de 20 y la mínima de 5.
Puntuación de 5 a 9: riesgo muy alto
Puntuación de 10 a 12: riesgo alto
Puntuación de 13 a 14: riesgo medio
Puntuación mayor de 14: riesgo mínimo/no riesgo

Otra escala muy utilizada para valorar los riesgos de padecer úlceras por presión es la escala de Braden.

PREVENCIÓN DE LAS UPP
El tratamiento debe comenzar por la prevención de la aparición de las úlceras. Pero cuando ya existan, se abordarán con tratamiento médico y/o quirúrgico.

Vea nuestro Curso de Atención Socio-Sanitaria a Domicilio

Luis Bonilla

Comentarios cerrados.
Abrir chat
Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by