Eliminacion de excretas

Eliminacion de excretas

ELIMINACIÓN DE EXCRETAS.

Se deben cumplir unas medidas higiénico- sanitarias básicas:
La eliminación de las excretas se realizará de manera adecuada: los residuos de cuñas y botellas a través del WC de la misma manera que se haría si el usuario fuera autónomo, asegurando la correcta limpieza y desinfección del material utilizado. Los pañales, absorbentes, serán depositados en bolsas de basura correctamente cerradas y eliminadas por los medios domésticos habituales. Lo mismo ocurre con las bolsas de orina de sondajes vesicales.
Se deben extremar las medidas de precaución: Siempre se utilizarán guantes, lavado frecuente de manos con jabón, y en especial cada vez que entren en contacto con el usuario. El riesgo de transmisión de infecciones es elevado, fundamentalmente a través de las heces, por lo que habrá que extremar la
precaución para su eliminación.
Tanto durante la ayuda para la colocación de los dispositivos como en su retirada se debe ser muy cuidadoso para, por un lado no hacer daño al usuario y por otro no derramar el contenido del mismo.
En cuanto al lavado de ropa de cama y ropa del usuario, conviene evitar sacudir la ropa antes de lavarla, utilizar el detergente habitual, lavarse las manos después de hacerlo.
Se mantendrá tapada la zona genital dentro de lo posible y si comparte habitación se colocará un biombo para preservar la intimidad del paciente.
Todos los utensilios son de uso individual y cuando ya no sean necesarios deben ser desinfectados.
En usuarios con sondaje vesical, asegurar la limpieza tanto de la sonda como del meato urinario, que junto con la zona perineal debe limpiarse diariamente con agua y jabón. La zona de la piel más cercana a la sonda debe desinfectarse con soluciones antisépticas (retrayendo el prepucio en el caso de los hombres para asegurar la higiene del glande, y separando los labios del órgano de la mujer). La sonda debe desinfectarse diariamente con torundas impregnadas en una solución antiséptica limpiadora.
En el caso de eliminación de otro tipo de fluidos y desechos de origen corporal, tales como vómitos, sangre, seguiremos las mismas pautas indicadas, vigilando tanto la higiene del usuario como la del profesional.

Manual Atencion Sociosanitaria

MANTENIMIENTO DE LA HIGIENE Y PRESENCIA FÍSICA PERSONALES.

El mantenimiento de la higiene y de la presencia física de las personas dependientes debe ser cuidada con esmero, tanto por lo que afecta a su salud física, como por el bienestar físico y psíquico que proporciona.
En cuanto a las condiciones de salud adecuadas que proporciona una higiene correcta, decir que evita la aparición de infecciones y otro tipo de lesiones y problemas de salud (lesiones de piel por contacto continuado con desechos orgánicos…). Dado que la inmensa mayoría de las personas dependientes son usuarias de pañal y sedentarias, se debe incrementar la higiene de la zona para evitar la maceración y tendencia a la ulceración. La piel se puede definir como el órgano vital que funciona como barrera protectora entre las vísceras, órganos y músculos que constituyen al ser humano y el medio externo.
Por otro lado, el usuario que se siente limpio y que tiene un aspecto personal cuidado, mejora su estado físico y psíquico. Es por ello igualmente importante atender al vestido y acicalado de la persona, en cuanto que mejorará la atención que reciba. Deberán proporcionársele ropas limpias, cómodas y de su gusto, cambiándole tantas veces como sea necesario, cuidando del aseo del cabello, uñas, afeitado en hombres y uso de adornos (si es factible y no supone riesgos) en las mujeres, de tal forma que el usuario pueda sentirse arreglado y con buen aspecto físico.
El hecho de que el servicio se preste en el domicilio o que el usuario permanezca en él todo el día, no es óbice para dejar de prestar atención a estos aspectos.

RESPETO POR LA INTIMIDAD DE LA PERSONA DEPENDIENTE Y SUS FAMILIARES.
Siempre se debe tener en cuenta, incluso cuando el grado de deterioro es muy significativo que el respeto a la intimidad de la persona dependiente y de sus familiares es un derecho fundamental de cualquier persona.
La intimidad del usuario durante el aseo requiere especial atención. Se respetará al
máximo su legítimo pudor a mostrar su desnudez o las partes más íntimas de su cuerpo.
A si mismo, durante el aseo se mantendrá cubierta toda aquella zona que no se esté limpiando. La limpieza tras la eliminación se realizará asegurando al máximo la intimidad para asegurar el mantenimiento de la dignidad del mismo.
Mientras tenga la cuña o la botella puesta se le dejará en soledad y cubierto para que no sienta presión o falta de decoro.
El profesional de atención domiciliaria en el ejercicio de su labor invade la “esfera personal” o zona íntima de los usuarios, por lo que a la hora de realizar las técnicas y cuidados es preciso ser muy cuidadoso y respetuoso, informando en cada momento de qué se va a hacer, cómo, durante cuánto tiempo y para qué.
Es también necesario guardar el secreto profesional de todo cuanto incumbe al usuario y a su entorno, a todos los cuidados relacionados con su asistencia, y en particular el tema que nos ocupa relacionado con las funciones de eliminación y los problemas existentes al respecto en el enfermo.

Vea nuestro Curso de Atención Socio-Sanitaria a Domicilio

Luis Bonilla

Comentarios cerrados.
Abrir chat
Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by