Elementos Basicos Asociados al Marketing

Elementos Basicos Asociados al Marketing

Elementos Básicos Asociados al Marketing.

 

La gestión del marketing como consecuencia del desarrollo de los sistemas económicos capitalistas extiende su influencia al entorno social y político de sus escenarios de acción. Las actividades de marketing implican una serie de elementos fundamentales que pueden agruparse de la siguiente forma: Necesidades, Deseos y Demanda; Productos y Servicios; Valor, Coste y Satisfacción; Intercambio, Transacciones y Relaciones y Calidad y Mercados.

El marketing se origina por las necesidades de las personas. Una necesidad está relacionada con la carencia de un bien percibido por alguien, es un estado fisiológico o psicológico que es común a todos los seres humanos con independencia de los factores étnicos y culturales. Comprende necesidades básicas de alimentación, vestido, seguridad, como también necesidades sociales de pertenencia, afecto, diversión, descanso, reconocimiento, crecimiento, avance, logro, prestigio, status, afiliación, etc.
La carencia de algo se transforma en necesidad dependiendo de la resistencia de cada individuo y de sus experiencias respecto a la satisfacción de la misma. Las necesidades existen en el individuo sin que haya ningún bien destinado a satisfacerla. Pueden ser modificadas por la cultura, creándolas o eliminándolas. Las necesidades tienen una raíz biológica y están condicionadas por el medio social, así, lo que se considera necesario en un país, puede no tener ninguna importancia en otro.
Estas necesidades existenciales para poder ser vividas y realizadas exigen una serie diversificada de satisfactores que se pueden sintetizar como se ilustra en la tabla 2., en donde la clasificación propuesta enuncia también una taxonomía de necesidades según categorías axiológicas en las que distingue un conjunto de nueve necesidades: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad.
Según Max Neef, los bienes económicos podrían definirse como “objetos y artefactos que permiten afectar la eficiencia de un satisfactor”, alterando así el nivel de actualización de una determinada necesidad, bien sea, hacia su realización plena de sentido, como hacia la alienación, manipulación, deterioro y pérdida de sentido de la vida.

Las necesidades sociales son reconocidas por Maslow como de orden superior. Es quizás la teoría más clásica y conocida popularmente. Este autor identificó cinco niveles distintos de necesidades dispuestas en una estructura piramidal, en las que las necesidades básicas se encuentran debajo, y las superiores o racionales arriba. (Fisiológicas, seguridad, sociales, estima, autorrealización).Para Maslow, estas categorías de relaciones se sitúan de forma jerárquica de tal modo que una de las necesidades sólo se activa después que el nivel inferior está satisfecho. Únicamente cuando la persona logra satisfacer las necesidades inferiores, entran gradualmente las necesidades superiores, y con esto la motivación para poder satisfacerlas.

Concluyendo, las necesidades humanas son parte convencional de la condición humana y ante la necesidad insatisfecha se buscará su satisfacción o se intentará reducir la intensidad de la misma. Los individuos de las sociedades capitalistas buscan en los mercados los bienes y servicios que las satisfagan apropiadamente. La identificación de estas necesidades es un proceso que lleva tiempo y esfuerzo para las empresas oferentes de los productos y servicios, lo que normalmente se lleva a cabo mediante investigaciones de marketing relativas a los gustos y preferencias de los clientes, así como sobre sus intenciones de compra, tanto en relación a los propios productos como a los ofrecidos por la competencia. La comprensión rigurosa de las necesidades humanas suministra información esencial para la toma de decisiones y el diseño de las estrategias de marketing.

 

La Demanda.

Consecuente a la existencia de un deseo para lo cual deberá existir una voluntad de satisfacer la necesidad y como conclusión de este proceso se genera la demanda real de los bienes, productos o servicios, condicionada por una capacidad de adquisición determinada, lo que exige de las empresas, medir o establecer no sólo cuantas personas desean sus productos sino, lo que es aún más importante, cuántas pueden adquirirlo. Es decir, cuando los deseos se asocian a determinado poder adquisitivo se convierten en demanda, así entonces, y en el marketing actual, los consumidores interpretan los productos que le son ofrecidos como
“beneficios” y eligen aquellos productos que les aportan más de estos beneficios a cambio del precio que pagan.
Una definición que se puede concluir de los anteriores elementos está referida a la demanda como la cantidad de bienes y/o servicios que los compradores o consumidores están dispuestos a adquirir para satisfacer sus necesidades o deseos, quienes, además, tienen la capacidad de pago para realizar la transacción a un precio determinado y en un lugar establecido.

 

Vea nuestro máster en Marketing Digital

Luis Bonilla

    Comentarios cerrados.
    Hola, en qué podemos ayudarte?
    Powered by