Desarrollo de los huesos

Sin valoraciones

Los huesos se desarrollan a partir de membranas o tejidos membranosos, tomando el nombre de huesos membranosos que normalmente son los huesos planos o bien pueden derivar de cartílagos o tejidos cartilaginosos constituyendo los huesos largos, cortos e irregulares.

 

  • DESARROLLO A PARTIR DE LAS MEMBRANAS: El tejido fibroso se caracteriza por formar mallas, en este tejido se efectúa la invasión de células del hueso (Osteocitos) y se inicia la deposición de sustancias orgánicas e inorgánicas de los huesos. Hasta darle una textura dura compuesta por sales inorgánicas y minerales.
  • DESARROLLO A PARTIR DE CARTÍLAGO: Los huesos largos al principio no son de tejido óseo sino de tejido cartilaginoso (cartílago hialino). El cartílago está formado por células llamadas condroblastos. Algunos condroblastos sufren una transformación a osteoblastos y forman Osteocitos, estas células son la unidad fundamental del hueso.

 

Funciones de los huesos

Entre las funciones de los huesos deben considerarse las de dar protección y rigidez, conformar el cuerpo, actuar como palancas, almacenar minerales y proporcionar un sitio para la formación de elementos sanguíneos.

La protección es una de las funciones vitales.  El sistema nervioso central, por ejemplo, está protegido por los huesos del cráneo y de la columna vertebral; el corazón y los pulmones por la caja torácica, y las partes internas del aparato urogenital están protegidas por la pelvis.

Los animales sin esqueleto apenas conservan una forma fija o definitivamente no la tienen. El esqueleto sirve de soporte a la estructura externa y da a la mayoría de los animales el aspecto con que los conocemos.

En los vertebrados, la marcha, la defensa, el ataque, la presión y otras actividades dependen fundamentalmente de la acción de los músculos insertados en las palancas, las cuales, casi sin excepción, están formadas por los huesos y son parte integral del esqueleto.

En conjunto, el esqueleto sirve como área dinámica de depósito para las sustancias minerales, especialmente calcio y fósforo, las cuales son depositadas y retiradas conforme se les necesita en el proceso homocinético en marcha.

La formación de elementos hemáticos no es, estrictamente una función de los huesos, sino de la médula ósea, la cual, sin embargo, se halla alojada a lo largo de la diáfisis de los huesos largos y dentro de la sustancia esponjosa de todos los huesos del individuo joven.

 

Estructura de los huesos

DE LOS HUESOS LARGOS: En secciones longitudinales o transversales se observa de la parte superficial a la profunda lo siguiente. El periostio; sustancia compacta; sustancia esponjosa; endostio y médula ósea.

 

El periostio: Es la membrana que reviste la superficie externa de los huesos a excepción de la cubierta cartilaginosa.  Está formada por una capa de tejido conectivo especializado, con gran potencia osteogénica. Las áreas epifisiarias de los huesos largos, que están cubiertas con cartílago articular, carecen de periostio.

Está compuesto por una capa fibrosa protectora externa y una capa osteogénica celular interna. Durante el crecimiento activo, la capa osteogénica está bien desarrollada, pero después queda muy reducida. La capa fibrosavaría considerablemente de grosor y por lo general es gruesa en los lugares más expuestos. La adherencia del periostio al hueso difiere también mucho en las distintas regiones, por lo general es muy tenue y fácilmente desplegable en los lugares cubiertos con abundante tejido muscular poco o nada adherido.  El grado de vascularización está en relación con la actividad del periostio.

Fig. Estructura de hueso largo

Sustancia compacta: Difiere mucho en cuanto a grosor en distintas situaciones, de acuerdo con el esfuerzo y trabajos a que este sujeto un hueso. En los huesos largos, la porción más gruesa corresponde al punto medio de la diáfisis y la más delgada corresponde a las extremidades.  Esta última parte es especialmente densa y lisa en las superficies articulares. Se encuentran engrosamientos circunscritos en los lugares que están sometidos a una mayor presión o tracción. El hueso compacto está compuesto de sustancia intersticial calcificada, matriz ósea, depositada en capas llamadas lamelas.

A lo largo de la sustancia intersticial y uniformemente espaciada, se encuentran unas cavidades llamadas lagunas. Estas cavidades están ocupadas por una célula ósea u osteocito. A partir de la laguna parten en todas direcciones y en forma radial, unos tubos estrechos que penetran en la sustancia intersticial lamelar y que reciben el nombre de canalículos.  Estos canalículos se anastomosan con los de las lagunas adyacentes y se forma un sistema continuo de cavidades o pasajes que son esenciales para la nutrición de las células óseas.

A lo largo de la sustancia intersticial y uniformemente espaciada, se encuentran unas cavidades llamadas lagunas. Estas cavidades están ocupadas por una célula ósea u osteocito. A partir de la laguna parten en todas direcciones y en forma radial, unos tubos estrechos que penetran en la sustancia intersticial lamelar y que reciben el nombre de canalículos.  Estos canalículos se anastomosan con los de las lagunas adyacentes y se forma un sistema continuo de cavidades o pasajes que son esenciales para la nutrición de las células óseas.

La sustancia esponjosa forma la parte principal de los huesos cortos y de las extremidades de los largos; en estos últimos no está confinada a las extremidades, sino que se extiende a una distancia variable de la diáfisis.

Endostio: Es una membrana fibrosa delgada que recubre la cavidad medular y los canales haversianos (canales nutritivos del hueso).

Médula ósea: Ocupa el intersticio de los huesos esponjosos y la cavidad medular de los huesos largos. Hay dos variedades en el adulto (roja y amarilla). En los animales jóvenes solamente hay médula roja, pero después es reemplazada en la cavidad medular por la médula amarilla.

La médula roja contiene varios tipos de células características y es una sustancia formadora de sangre, mientras que la amarilla es casi en su totalidad tejido adiposo.

La médula amarilla está formada por los cambios regresivos de la médula roja, entre los que se incluyen la infiltración grasa y degeneración de las células características; por tanto, podemos encontrar varios estados transicionales. En los animales viejos o criados en condiciones precarias, la médula puede sufrir una degeneración gelatinosa, dando lugar a la formación de la médula gelatinosa. La médula roja persiste en el esternón durante toda la vida, por ello es un lugar conveniente para las punciones con fines exploratorios

 

Estructura de los huesos planos

Constan de dos láminas de tejido compacto; una externa y otra interna o tabla vítrea; entre las dos pueden existir cavidades llenas de aire, denominadas senos, y a los huesos que las contienen se les llama neumáticos. Los senos están revestidos por una membrana mucosa y comunican indirectamente con el aire atmosférico.

El tejido esponjoso que se encuentra entre las dos láminas de los huesos del cráneo se llama diplomé.

 

Estructura de los huesos cortos e irregulares

Están compuestos por tejido esponjoso, rodeado de tejido compacto. En este grupo se incluyen huesos de forma irregular, como las vértebras y los huesos de la base del cráneo. Son huesos impares y situados en la línea media. Sus funciones son muy derivadas y no están claramente especializadas.

Irrigación e inervación de los huesos

Vasos y nervios

Los huesos poseen gran cantidad de vasos sanguíneos y normalmente existen dos series de arterias, las persístales y las medulares.  Las primeras se ramifican en el periostio y generan una gran cantidad de ramas pequeñas que entran en los pequeños orificios (canales de Volkmann), sobre la superficie, y llegan a los canales haversianos (nutricios) de la sustancia compacta. Otras ramas penetran en las extremidades de los huesos largos e irrigan el tejido esponjoso y la médula contenida en él. En el caso de los huesos largos la arteria medular o nutriente (arteria nutricia) penetra en el llamado orificio nutricio, pasa por un canal a través de la sustancia compacta y se ramifica por la médula. Unas pequeñas ramas de los vasos persístales irrigan la sustancia compacta. Los vasos metafisiaria y epifisiarias que surgen de las arterias cerca de la articulación, arterias articulares, irrigan el hueso esponjoso y la médula en las partes extremas del hueso.

 

Las fibras nerviosas acompañan a los vasos sanguíneos del hueso. Algunas de las fibras son vasomotoras; sin embargo, algunas son sensoriales. El periostio es esencialmente sensible a la tracción o torsión. Ciertas terminaciones encapsuladas en el periostio son propioceptivas y probablemente están relacionadas con los sentidos de posición muscular.

 

Sistema articular

La artrología es el estudio de las articulaciones y los medios o mecanismos de unión de huesos entre sí, huesos con cartílago o cartílagos entre sí, las cuales también suelen llamarse coyunturas. Dichas articulaciones pueden ser inmóviles, un poco móviles o muy móviles y se conocen respectivamente como fibrosas o sinartrosis, cartilaginosas o anfiartrosis, sinoviales o diartrosis y musculares o sinsarcosis.

Las articulaciones pueden clasificarse de la siguiente forma:

  • Anatómicamente: Según su desarrollo, la naturaleza del medio de unión y la forma de las superficies articulares.
  • Fisiológicamente: Según el tipo de movimiento.
  • Anatomo-fisiológica: Combinando las características anteriores.

 

Clasificación de las articulaciones

Según su estructura y el material que las une, las articulaciones suelen clasificarse en fibrosas o sinartrosis, cartilaginosas o anfiartrosis, sinoviales o di artrósicas y musculares o sinsarcosis.

 

Articulaciones fibrosas o Sinartrosis

Estas articulaciones no tienen cavidad ni cápsulas, los huesos están unidos por tejido fibroso; que posteriormente se osifica. La unión normal de los ejes de los huesos sobre el metatarso del caballo es un ejemplo de sinartrosis

CLASES DE ARTICULACIONES FIBROSAS

  1. SUTURA: Es la unión entre los huesos del cráneo, los cuales están unidos por tejido fibroso a temprana edad pero que pueden osificarse después de la madurez.

 

Tipos de sutura

SUTURA SERRATA: Es cuando los bordes de los huesos presentan forma de diente o sierra que engranan entre sí; por ejemplo, la sutura ínter frontal y pronto nasal.

SUTURA ESCAMOSA: Es cuando los bordes se encuentran cortados en bisel, por lo cual uno de los huesos ha de cubrir parte del otro; por ejemplo: la articulación entre la parte escamosa de los temporales y parietales.

SUTURA PLANA O ARMONICA: Es cuando los bordes son planos o ligeramente redondeados; por ejemplo: la sutura interna al o la que existe entre las partes   horizontales de los huesos palatinos.

SUTURA FOLIADA O FOLIACA: Cuando las superficies que van a entrar en contacto adoptan forma de vástago o tronco. Las suturas foliadas se forman en los lugares donde se necesite gran estabilidad.

 

  1. SINDESMOSIS: En este caso, el medio de unión es tejido fibroso o elástico o una mezcla de ambos. Se divide en:

GONFOSIS: es la articulación de los dientes con sus alvéolos de la mandíbula y el maxilar, esta unión es aparente ya que normalmente no se osifica.

SINOSTOSIS: el medio de unión es tejido fibroso que posteriormente se osifica, tal como la articulación radio cubital y tibio peronea.

 

Articulaciones Cartilaginosas o Anfiartrosis

Estas articulaciones no tienen una cavidad articular, se presenta en huesos de osificación intramembranosa o endocondral, el medio de unión es tejido cartilaginoso, el cual está representado por fibrocartílago o cartílago hialino.

Clases:

Sincondrosis. Es una articulación con relativa movilidad, en la cual el medio de unión es el cartílago hialino. La unión de la diáfisis y la epífisis de un hueso inmaduro ejemplifican este tipo de articulación.La osificación normal del cartílago epifisiario produce una fusión ósea que inicialmente fue llamada sinostosis. Esta fusión ósea también se puede presentar de manera patológica en otro tipo de articulación.

Sínfisis: están unidas por discos aplanados de fibrocartílago, como se observa entre los huesos pélvicos adyacentes, presentan movimiento limitado; ejemplo: articulaciones interesternebrales, sínfisis pelviana, sínfisis mandibular.

Articulaciones Sinoviales o Diartrosicas

Son las llamadas articulaciones típicas o verdaderas; se caracterizan por poseer cavidades articulares, cápsulas sinoviales, una gran amplitud, libertad y variedad de movimientos. Estas están constituidas por:

Superficies articulares:

Son capas especializadas de tejido óseo compacto, con superficie lisa, que van a entrar en contacto de las cuales casi siempre una es una cavidad.

Cartílago articular: 

Es una capa de cartílago hialino que cubre una superficie articular a nivel de las epífisis. El periostio cubre el resto del hueso.

Cavidad articular

Es un espacio virtual entre huesos adyacentes, rodeado por la cápsula articular, limita dorsal y ventralmente por los respectivos cartílagos articulares.

Capsulas articulares

Consta de dos capas: la más profunda es la membrana sinovial, en forma de manguito, de textura delicada, con base en tejido conectivo especializado, el cual sobresale de los bordes de los cartílagos articulares de los huesos adyacentes, pero sin cubrirlos. Esta membrana secreta el líquido sinovial, de consistencia aceitosa, que sirve para lubricar la articulación. La superficie interna de la membrana sinovial suele aumentar debido a la existencia de los llamados pliegues sinoviales, que contienen almohadillas de grasa que protegen la cavidad articular.

También suelen proyectarse hacia el interior de la cavidad articular ciertas vellosidades en forma de dedos que reciben el nombre de vellosidades sinoviales.

La capa superficial es la membrana fibrosa (ligamento capsular), manguito fibroso resistente que recubre la membrana sinovial. Este ligamento capsular puede estar engrosado en ciertas zonas donde forma los ligamentos extracapsulares o periarticulares, que se insertan en los huesos contiguos y estabilizan así la articulación.

Los ligamentos

Se encuentran relacionados con el sistema muscular o esquelético, son bandas de tejido conectivo que van de hueso a hueso. Reciben su nombre de acuerdo con su localización en relación con la cápsula articular. Los pliegues de membranas serosas como los observados en las cavidades torácica, abdominal y pélvica, también se conocen como ligamentos y se describen con sus propios órganos dentro de las cavidades. Los tendones son bandas de tejido conectivo que unen al músculo con el hueso y se describen como uniones musculares.

Los ligamentos pueden clasificarse así:

  • Ligamentos intracapsulares o intraarticulares: como su nombre indica, se hallan dentro de las articulaciones, por dentro de la cápsula fibrosa, pero por fuera de la cápsula sinovial. Se pueden citar como ejemplos los ligamentos cruzados de la parte posterior de la rodilla y los que reúnen entre sí los huesos de carpo y tarso.
  • Ligamentos extracapsulares o periaarticulares: se ubican por fuera de la cápsula fibrosa: son los colaterales, dorsales, palmares y anulares.

Los ligamentos colaterales están situados en las caras medial y lateral de la articulación en el plano sagital.

Los ligamentos dorsales y plantares están delante y detrás;

Los ligamentos anulares, alrededor de la articulación de modo que sus fibras rodean, refuerzan y protegen la cápsula fibrosa de la articulación; se interponen entre las superficies de algunas articulaciones para hacerlas más congruentes.

  • Colaterales: localizados a nivel de miembros a uno y otro lado de la articulación denominándose colateral medial y colateral lateral respectivamente.
  • Interóseos: son aquellos que se han osificado y están uniendo generalmente a dos o más huesos.

 

  • Especiales o accesorios: son ligamentos súper numerarios en una misma articulación, diseñados para un hueso específico.

 

Discos o meniscos interarticulares

Son discos de cartílago hialino interpuestos entre dos superficies articulares normalmente del mismo tipo, permitiendo el acople de las mismas.

Movimientos de las articulaciones

Las articulaciones sinoviales pueden realizar los siguientes movimientos: deslizamiento, flexión, extensión, hiperextensión, rotación, aducción, abducción y circunducción.

Deslizamiento: ocurre entre superficies planas en las articulaciones artrodia.

 Flexión: se refiere al movimiento en el plano sagital, mediante el cual disminuye el ángulo entre los segmentos que forman la articulación. En el caballo se hace necesario flexionar el carpo (rodilla) para recortar el casco de la extremidad anterior.

Extensión: Es el movimiento antagónico de la flexión, también en el plano sagital y con aumento del ángulo entre los segmentos que forman la articulación.

Hiperextensión: se refiere al movimiento por el cual el ángulo entre los segmentos excede los 180 grados o una línea recta. En algunos casos la hiperextensión se llama también flexión dorsal. El menudillo del caballo está hiperextendido en su posición normal.

Rotación: consiste en el movimiento de torsión de un segmento alrededor de su propio eje. El voltear la cabeza de lado o de negación, es el mejor caso o ejemplo de rotación.

Aducción: se refiere al movimiento de una extremidad hacia el plano medial.

Abducción: por lo contrario, es el movimiento por el cual un miembro se aleja de un plano medial.

Circunducción: es el movimiento que resulta de una combinación de los anteriores (excepto la rotación), definido como el de una extremidad que describe un cono y el extremo de ella describe un círculo. El caballo que bracea da a sus miembros anteriores movimientos de Circunducción.

Pronación: es el movimiento que tiende a girar una extremidad, de modo que el dorso de esta queda abajo. La supinación es el movimiento que tiende a girar la extremidad, de tal modo que la superficie (palmar) va hacia arriba. La pronación o supinación apenas se aprecia en los animales domésticos.

ROTACION. CIRCUNDUCCION.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER