Contabilidad. Modelo de análisis global

Contabilidad. Modelo de análisis global

Se trata de un modelo sencillo que opera con la cifra de ventas y el margen bruto global sin mayor detalle.

El Margen Bruto Global se obtiene restando al importe de las ventas los costes variables, es decir, aquellos que dependen del volumen de producción.

Este modelo permite su aplicación en cualquier tipo de situaciones, independientemente de la forma en que venga expresada la cuenta de resultados. La formulación de este modelo se deduce al plantear la diferencia entre resultado real y resultado previsto, e interponer una serie de términos mixtos al mismo tiempo sumando y/o restando.

Las variables que intervienen serán las siguientes:

R = resultado real.

R, = resultado previsto.

V = Importe correspondiente a las ventas reales.

V, = Importe correspondiente a las ventas previstas.

mb = tasa de margen bruto real, es decir, el resultado de dividir el margen bruto (Ventas – costes directamente imputables a los productos vendidos), entre el importe de las ventas reales. Si por ejemplo se ha vendido por valor de 5.000 €, y los costes directamente imputables a esa venta son de 3.500 €, el margen bruto será de: 1.500 €, y la tasa de margen bruto real será (1.500 / 5.000) × 100 = 30 %).

mb, = tasa de margen bruto previsto, se trata de la misma magnitud pero calculada con los datos previstos.

cv = tasa de costes variables real. Para calcularla habrá que dividir las variables que no se pueden imputar directamente a determinados productos, como son los gastos de comercialización y publicitarios, entre el importe de las ventas reales. Si por ejemplo se ha realizado una venta por valor de 5.000 €, y se han originado unos gastos publicitarios (350 €), que no se pueden imputar a un producto en concreto, sino que afecta a varios productos, en este caso, para determinar la tasa de costes variables habrá que realizar la siguiente operación (350/5.000) × 100= 7 %.

cv, = tasa de costes variables prevista. Se trata de la misma magnitud pero calculada con los datos previstos.

CF = Costes fijos o costes de estructura reales. CF, = Costes fijos previstos.

Con todos estos datos se utiliza la siguiente fórmula para calcular cuáles han sido las variables elementales que han influido en la desviación. En este caso se concreta en:

De la que se deduce que:

  1. (V – V’) · (mb’ – cv’): explica la influencia de la cifra de ventas en el origen de la desviación.
  2. + (mb – mb’) · V: explica la influencia del margen bruto global en el origen de la desviación.
  3. + (cv’ – cv) · V: explica la influencia de los costes variables no imputados en el origen de la desviación.
  4. + CF’ – CF: explica la influencia de los costes fijos no imputados en el origen de la desviación.

Seguidamente, se considerará el significado económico que puede deducirse para cada una de las anteriores subdesviaciones o desviaciones elementales que suministra el modelo.

Desviación en cifra de ventas

Esta primera desviación recoge la incidencia de la variación en la cifra de ventas (desviación en el resultado derivada de la variación de la variable ventas) y puede interpretarse que consta de dos efectos necesariamente conjuntos, ya que la consecuencia de ventas se traduce simultáneamente en:

Más (menos) margen bruto: (V-V’) · mb’.

Más (menos) costes variables: (V-V’) · cv’.

En este caso se supondrá que tanto las tasas de margen bruto como la tasa de costes variables sobre ventas son iguales, precisamente para aislar el efecto que han tenido sobre el resultado, exclusivamente, la desviación de la variable «cifra de ventas». No obstante, hay que señalar que la cifra de ventas puede haber variado en parte por haberlo hecho las cantidades vendidas, y en parte también por haber vendido unos precios más altos o más bajos de lo previsto. Así, se distinguen dos posibles causas elementales implícitas en esta subdesviación primera:

Las diferencias en la cantidad vendida. Las diferencias en el precio de venta.

Desviación del margen bruto total

La variable que se aísla sobre el resultado, en este caso, es el margen bruto global sobre ventas. En el caso más frecuente, en que la empresa vende varios artículos, el margen bruto será un promedio ponderado de los diferentes márgenes individuales.

Con esta expresión se recoge el efecto que sobre el resultado neto ha tenido la desviación de este margen global. Si se contara con información más detallada podría desglosarse esta desviación en componentes más elementales, ya que si el margen bruto previsto no ha sido el alcanzado puede ser:

En parte, por desviaciones en precios de venta.

Y, en parte, en precios de coste.

Desviación en los costes variables no imputados

Se trata en este caso de la desviación en la tasa de costes variables no imputados, no de la desviación de los costes variables en sí, la cual sería: cv’ · V’ – cv · V.

Pero esta última desviación es debida:

En parte al hecho de haberse vendido más (cv’ · (V – V’)), lo cual no es una desviación sobre el resultado previsto.

Y en parte a que el porcentaje previsto no se ha cumplido ((cv’ – cv) · V), lo que sí es una de las causas de la desviación del resultado.

Desviación en los costes fijos no imputados

Desviación elemental originada al no cumplir la previsión de los costes fijos no imputados.

Vea nuestro curso de Contabilidad

Marianna

Comentarios cerrados.
Abrir chat
Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by