CONCLUSIONES Y DISCUSIÓN

Sin valoraciones

CONCLUSIONES Y DISCUSIÓN

A MANERA DE RESULTADOS

1. EDUCACION VIRTUAL, APRENDIZAJE AUTÓNOMO Y CONSTRUCCIÓN DE CONOCIMIENTO: UNA PERCEPCIÓN PERSONAL DESDE LA EXPERIENCIA

La educación a distancia se encuentra como una de las modalidades de sistemas de educación que implica la no presencialidad necesaria para tomar los cursos académicos. Debido a que esta modalidad implica situaciones de estudio en las que el estudiante no tiene que asistir a clases en aulas ni espacios físicos, ni tiempos definidos, se hace necesario que en cada estudiante o participante de los cursos a distancia haya unos factores y cualidades personales para que pueda tener éxito en la educación a distancia. Una de las cualidades que deben tener los estudiantes es la motivación. La motivación se incluye como factor fundamental dentro del proceso, ya que ayudará a que el estudiante pueda cumplir con sus objetivos, sus metas, sus actividades parciales, etcétera, sin que sea necesaria la mediación de docentes o pares presentes en todo momento para poder rendir.

En mi caso personal, me encuentro altamente motivado por este proceso de educación a distancia, a pesar de que es la primera vez que tomo un curso —y una especialización— bajo esta modalidad. Sin embargo, la motivación —en alto grado— que me lleva a responder por todo lo que implique el proceso se debe a cuestiones personales, ya que así es como podemos hacer buen uso de la motivación. Si la motivación viniera de cuestiones externas a la persona, sería muy fácil perder el interés por todo lo que se hace. También refiero que mi grado de motivación es bastante alto debido, en parte, a la novedad del sistema; es un reto para mí estar interesado y ser constantemente responsable sin tener a alguien presente para monitorear lo que hacemos en clase. Siento que tal reto me entrena para futuros procesos de autoaprendiza- je, de manera que pueda desarrollar las habilidades personales de autonomía para continuar formándome académicamente, pues para mí la educación y formación de una persona se lleva a cabo durante toda la vida.

Asimismo, el factor de la motivación va muy de la mano con el hecho de que las personas tengamos un concepto en alto grado de nosotros mismos. Es decir, se vuelve relevante el autoconcepto, que es el aspecto que me dejará demostrar cuánta capacidad tengo para poder desempeñar actividades que me lleven a cumplir metas propuestas, pero —repito— sin que un factor externo (personas) monitoree lo que hacemos. Si tenemos una alta concepción de nosotros mismos, no nos será difícil enfrentar estos procesos de manera autónoma. El autoconcepto siempre irá de la mano con la autoestima, el nivel de aprecio que cada persona tiene de sí misma. Teniendo altos grados de autoestima, las actividades por las que pasemos en el proceso de educación a distancia nos darán momentos de satisfacción, aunque también de frustración.

No siempre tendremos altas puntuaciones o notas en nuestros trabajos, por lo tanto debemos estar preparados para aceptar con humildad nuestros éxitos en las notas y con responsabilidad y objetividad nuestras bajas calificaciones, pues no debemos dejar que una mala nota nos desmotive en el proceso. Lo que se debe hacer en tales momentos es reflexionar bien en lo que sucedió, con criterios objetivos de autoevaluación para encontrarle razones a nuestro fracaso académico. No debemos desmotivarnos, sino mejorar cada vez más.

Si todos los aspectos relacionados con las calificaciones se toman con humildad y sencillez, lograremos interesarnos cada vez más por enriquecer nuestros conocimientos. En mi caso personal, nunca me ha gustado conformarme con lo que brindan los docentes en cuanto al material de estudio. Siempre me ha gustado ahondar más en las temáticas que se proponen buscando más información en otros libros o materiales tecnológicos que me ayuden a profundizar en los temas. Para que el proceso de educación a distancia tenga éxito, también debemos estar muy motivados para encontrar espacios de búsqueda permanente de información. La educación a distancia se basa en el uso y manejo de herramientas tecnológicas que guían el proceso, empezando por el hecho de que las materias se dan en plataformas virtuales, lo cual nos entrena para utilizar los medios tecnológicos (internet, bases de datos, libros electrónicos, bibliotecas virtuales, discos compactos, materiales audiovisuales) y poder ampliar nuestros conocimientos mediante la buena búsqueda de información, la cual debe ser constante, por lo menos mientras duren los cursos académicos; aunque lo ideal sería tener ese hábito de autoinformarse siempre. En efecto, los espacios de aprendizaje no se dan única y exclusivamente en cursos académicos.

Otro aspecto importante de los espacios de formación a distancia —en especial a nivel de posgrados— es que brindan la posibilidad de relacionar y aplicar lo aprendido teóricamente en lo práctico. Muchos de los estudiantes de posgrados se encuentran inscritos en contextos laborales que les permitirán relacionar o poner en práctica lo que van aprendiendo en sus cursos académicos. En mi caso personal, trabajo como docente en el Programa de

Psicología del Politécnico Grancolombiano, y fue este aspecto en especial lo que me motivó a inscribirme en la Especialización en Pedagogía para el Desarrollo del Aprendizaje Autónomo, porque vi la importante necesidad de estar en continuo proceso de actualización. Tal actualización debía darse en los conocimientos específicos de los temas que trabajo, pero sobre todo en las nuevas formas pedagógicas, ya que los tiempos cambian y, junto con ellos, también las personas, los estudiantes y las formas de impartir educación. Y como tales cambios no se detienen, tengo una visión futurista de los procesos pedagógicos y he notado con mucha seriedad que la tendencia futura en el campo de la educación tiene que ver con procesos virtuales —de la mano con la tecnología— y desarrollo de la autonomía.

Se debe cambiar la tendencia pedagógica en la cual el profesor es un simple transmisor de información y los estudiantes se sientan únicamente a recibir información. Los estudiantes no son agentes pasivos en su proceso de aprendizaje; debemos formarlos como agentes cada vez más activos dentro de ese proceso, y una de las modalidades que enseña esto es la modalidad a distancia, ya que desarrolla fuertemente la autonomía, el aprendizaje autónomo, la inquietud que generan ciertos temas en los estudiantes, etcétera. Debido a lo mencionado anteriormente, he podido relacionar frecuentemente lo aprendido con mi propia experiencia profesional como docente. Aunque todavía falta mucho por aprender, me doy cuenta de la manera como la teoría puede ser vista en la práctica.

A pesar de estar inscrito por primera vez en una modalidad de educación a distancia, los cursos no parten de la idea de que los estudiantes no saben nada y es necesario comenzar de ceros. También se tiene en cuenta el hecho de que los estudiantes —y todas las personas— contamos con conocimientos previos, obtenidos de alguna forma y que interactúan en diferentes contextos. Esto da pie a realizar evaluaciones previas para hacer un buen proceso diagnóstico de los estudiantes, lo cual ayudará a encaminar de mejor manera los cursos académicos. Teniendo en cuenta los conocimientos previos de los estudiantes, sabremos desde dónde debemos partir para transmitir la información que será pertinente. En este corto proceso que he llevado a cabo en educación a distancia he tenido la posibilidad de rememorar conocimientos para plasmarlos en varias de las actividades que se platean en los diferentes cursos. Esto ayuda a intensificar tales conocimientos y a activar nuevos procesos de aprendizaje para adquirir más conocimientos.

Unido a los conocimientos previos, que van de la mano con los documentos que nos sugieren los cursos académicos, encontramos la necesidad de buscar nuevas fuentes de información, ya sea en espacios virtuales o en las bibliotecas de la ciudad. Considero necesario complementar la información que nos ofrecen los documentos de los cursos virtuales, pues aunque son buenos documentos, no son suficientes para la elaboración de varios de los trabajos que nos asignan los tutores. De igual manera, para todo proceso de aprendizaje se requiere de momentos de investigación que nos lleven a buscar en muchas fuentes de información; lo importante es tener habilidades para este proceso de investigación bibliográfica, debido a que existe gran cantidad de fuentes de información, pero no todas son fiables ni pertinentes a los temas que nos inquietan. Es necesario, por tal razón, tener habilidades para buscar información en buenas fuentes: bases de datos, bibliotecas, libros virtuales, entre otros. Asimismo, debemos saber seleccionar la información, para condensarla en los documentos que realizaremos.

La investigación nos llevará a ser cada vez más autónomos en nuestros propios procesos de aprendizaje. Quien tenga un alto nivel de autonomía y de disciplina tendrá mucho éxito en los procesos de educación a distancia. El nivel de autonomía tiene una relación directamente proporcional con el nivel de éxito que se pueda tener en cualquier proceso de autoaprendizaje. La decisión de querer aprender, o no, depende de las decisiones que cada uno tome. Si alguien desea aprender por su propia cuenta, deberá tener unas buenas habilidades de regulación de sus comportamientos, ser organizado en cuanto a sus estrategias de estudio y tener mucha disciplina para tener control propio y de las actividades que realice.

Para tener mayor capacidad de decisión debemos saber manejar la mayor y más precisa información de las alternativas de nuestra decisión, para que así mismo tengamos una mejor visión de las cosas a las que nos enfrentaremos. También debemos saber decidir lo más adecuado para llevar a cabo un buen proceso de aprendizaje; entender lo más adecuado es saber decidir lo más adecuado que responda a nuestras necesidades. Esto se relaciona con algo que menciono más arriba, ya que la capacidad de decisión de cada uno también depende de tener una visión global de nosotros mismos, para que, una vez nos conozcamos, seamos capaces de identificar nuestra forma autónoma de trabajar y podamos explotar tal forma en la buena ejecución de las tareas implicadas en los procesos de aprendizaje.

En el transcurso de procesos educativos a distancia, así como se deben identificar y potencializar las habilidades académicas e intelectuales de cada quien, también se debe tener objetividad para poder identificar situaciones en las que nos encontramos en problemas o no sabemos las respuestas a posibles problemas o actividades que se nos presentan. Teniendo tal objetividad para la identificación de situaciones problemáticas, podemos contar con el derecho y la responsabilidad de preguntar cuando no sabemos alguna cosa. Todos en algún momento de nuestras vidas tenemos situaciones a las que debemos responder con un “no sé”. Si somos capaces de identificar los momentos en los que nos encontramos en situaciones que nos provocan ciertos problemas o conflictos, podemos actuar para darles solución de una manera constructiva, de lo contrario nos quedamos con la duda, esta generará más ignorancia y no saldremos de ella. Identificar situaciones problema nos dará la ampliación del panorama para el proceso de aprendizaje y tendremos cada vez más conocimientos.

A medida que vamos adquiriendo mayores y más amplios conocimientos debemos manejarlos con un comportamiento altruista, en el sentido de aplicarlos en diferentes situaciones, en diferentes contextos y con distintas personas. El ser humano evoluciona en la medida en que los conocimientos se van transfiriendo de una situación a otra, se van pasando de una generación a otra y, en síntesis, se logra expandir el conocimiento. Por tal razón es importante la manera como puedo y debo transferir los conocimientos en varias situaciones. Los conocimientos deben ser tanto teóricos como prácticos, y entre más aplicables sean para la vida cotidiana, mejor apropiación de estos tendremos.

Los conocimientos adquiridos en cualquier proceso de formación educativa deben ser ejecutables en contextos similares o diferentes —si tienen aplicabilidad—. En mi caso particular, los temas que vamos estudiando a lo largo de los cursos tienen mucho que ver con mi propia realidad profesional, por lo tanto, a medida que estudio varios temas, puedo aplicar tales conocimientos a mi realidad de docente universitario. Asimismo, también realizo el análisis del futuro que tendrán las metodologías de educación y me encuentro firmemente convencido de que todo apunta a que en el futuro se trabajará en modalidades de educación virtual y a distancia, porque brindan una mayor cobertura y la gente está más dispuesta a recibir la educación en sus hogares que a trasladarse a ciudades lejanas a la suya.

Para terminar, tengo que dejar en claro dos últimos factores que influyen en los buenos procesos de educación a distancia; estos factores son: la adecuada comprensión de textos y unos buenos niveles de comunicación interpersonal. En relación al primer aspecto, se tiene que tener claro que la educación a distancia se basa en contenidos e información plasmada en documentos escritos, por lo tanto se deben desarrollar o tener desarrolladas unas excelentes habilidades de comprensión de textos.

Para todos los temas que se trabajan en los cursos se da la información pertinente a ellos; esta información es lo básico que debe manejar el estudiante, pero para ello tiene que leer y comprender los documentos escritos. Por el momento, el nivel de comprensión de los textos enviados ha sido bueno, he tenido la oportunidad de estudiarlos y analizarlos y de comprender. También, atado a la comprensión de textos se encuentra el gusto por la lectura, que en mi caso personal es bastante, es uno de mis hobbies, y debido al hábito de la lectura he mejorado la comprensión de diferentes tipos de textos.

En cuanto al segundo factor, también se debe manejar buenos niveles de comunicación y de relaciones interpersonales. Algo que lamento —y creo que es lo único— de la educación a distancia es la impersonalidad que se maneja debido a que nos inscribimos en modalidades que son exclusivamente virtuales (jamás tendremos contacto personalizado con nuestros compañeros o tutores). Sin embargo, es un aspecto que se deja de lado al realizar la inscripción bajo esta modalidad de estudio. A pesar de ello —aclaro—, quienes interactuamos somos personas y debemos tener excelente niveles de comunicación y relaciones con los demás, por tanto debemos exigirnos aún más en nuestro proceso de comunicación, ya que, al tener que comunicarnos con otros sin vernos, debemos ser claros en lo que queremos transmitir e intentar comprender lo que otros en verdad desean transmitir.

Se debe manejar un lenguaje claro, teniendo en cuenta que los demás no nos van a escuchar, sino que nos van a leer y los mensajes que enviemos de manera escrita son de vital importancia para que los demás perciban el verdadero y único sentido de lo que deseamos expresar. En lo posible, a la hora de escribir, intento tener en cuenta que hay otras personas, por lo tanto tengo que escribir de manera que los demás también me entiendan; no debo escribir solo para mí, sino para otros. Por tal motivo valoro mucho los espacios virtuales de los foros y he notado que los demás también manejan buenos niveles de comunicación con otras personas, es decir, también se entiende lo que dicen.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER