ASPECTOS PSICOLÓGICOS

ASPECTOS PSICOLÓGICOS

El personal de enfermería, por medio del Proceso de Atención de Enfermería (PAE) se encarga de realizar los cuidados básicos que cubren las necesidades psicológicas y físicas del paciente.

Estos cuidados deben realizarse dentro de una actitud y condiciones específicas que facilitarán la interacción entre el personal sanitario y el paciente y sus familiares, además de favorecer la adaptación del enfermo al centro hospitalario e incrementar su autonomía y calidad de vida.

La hospitalización supone la entrada del paciente en un lugar desconocido donde se siente desorientado y rodeado de personas a las que, posiblemente, nunca antes había visto. Para facilitar este primer momento, es recomendable llevar a cabo determinadas estrategias dentro del ámbito psicológico que favorecerán la adaptación del enfermo a este nuevo lugar y a la nueva situación que supone el internamiento.

Estrategias del personal de enfermería.
Trasvase de información entre el personal sanitario y el paciente y su familia.

En primer lugar, deberá tener lugar un trasvase de información entre el personal y el paciente y su familia que habrá de ir en una doble dirección:

• De los profesionales sanitarios al paciente y familiares.
• Del paciente y familiares al personal sanitario.

De los profesionales sanitarios al paciente y familiares


El trasvase de información irá orientado a favorecer la adaptación del enfermo al hospital, dándole confianza y sensación de seguridad en los medios técnicos y humanos con que contará para su recuperación. Para ello, el personal de enfermería deberá facilitar y promover el conocimiento del paciente sobre el centro, las personas, los servicios, etc. Así, se recomienda que lleve a cabo las siguientes actuaciones:

  • Enseñarle su habitación y la ubicación de la misma.
  • Presentarle al personal sanitario que se encargará de su atención y cuidados y explicarle dónde encontrarlo en caso de necesidad.
  • Presentarle a sus compañeros de habitación, si los hubiere, y a los familiares de éstos.
  • Indicarle la ubicación y manejo de dispositivos y utensilios como timbre para llamar a los enfermeros; mobiliario de la habitación, especialmente, la cama; etc.
  • Indicarle dónde se encuentran las luces, el aseo, el teléfono (si lo hubiere)…
  • Informarle de los horarios de comidas, aseo, visitas y demás reglas habituales del hospital, así como de otras normas generales del centro.
  • Orientar al paciente y familiares dentro del centro, explicándoles dónde están los lugares más importantes o útiles para ellos (planta en el que se encuentra ubicada su habitación, unidades que vayan a utilizar, recepción, información,…).

 

Manual de Auxiliar de Geriatría

Del paciente y familiares al personal sanitario

El trasvase de información del paciente y sus familiares hacia el personal sanitario es de gran importancia y utilidad, ya que será uno de los instrumentos que permitirá a los profesionales de la salud identificar las necesidades del enfermo (alimentación, incontinencia, ansiedad, desorientación, medicación,…), las cuales serán la base del Plan de Cuidados de Enfermería que se le dispensará.

La identificación de necesidades del paciente se realiza por medio de una valoración integral que abarca también aspectos médicos, sociales y psicológicos. Las necesidades detectadas indicarán distintos grados de gravedad que influirán en la autonomía del paciente, así como en los servicios que haya que movilizar para cubrirlas. Según Reichel (1981), en el paciente geriátrico, las necesidades son las siguientes:

Asistencia médica requerida

Necesidad de asistencia del personal médico y sanitario. Se refiere, por ejemplo, a la frecuencia con que han de dispensárseles visitas médicas, el tipo de personal sanitario que las ha de llevar a cabo, etc. También, si necesita un tratamiento con un equipo técnico y personal especializado, etc.

 

Deterioro mental 

Necesidad de apoyo o asistencia, por parte de familiares o personal especializado, para cubrir las demandas del paciente que vienen generadas por un estado mental deteriorado: grado de confusión, tipo de cuidados y frecuencia con que los requiere, personal encargado, etc.

Autonomía en las actividades cotidianas básicas

Necesidad de asistencia para realizar las actividades de la vida diaria: caminar, continencia, asearse, vestirse, alimentarse,…
También, si necesita algún tipo de ayuda para la administración de la medicación. A grandes rasgos, hace referencia a la propia funcionalidad del paciente; por ejemplo, al grado de autonomía que conserva, a la frecuencia y complejidad de la asistencia requerida, al personal que ha de cubrirla, etc. Estará siempre en función de las necesidades médicas y psicológicas.

Necesidades sociales 

Necesidad de apoyo e integración social del paciente. Incluye identificar la red de apoyo y asistencia más cercana (familiares y amigos), el lugar de residencia habitual, los recursos necesarios para integrarse en una red social, de ocio, etc. El estado físico y mental del paciente también son determinantes en este tipo de necesidades.

No obstante, además de esta valoración integral, tiene gran importancia la información que paciente y familiares pueden facilitar sobre la situación y necesidades del mayor, lo que da un lugar prioritario a la comunicación que el personal sanitario establezca con ellos orientada a este fin.

Vea nuestro Curso de Auxiliar de Geriatría

Luis Bonilla

Deja un comentario

Abrir chat
Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by