Actividad y Capacidad funcional

Actividad y Capacidad funcional

ACTIVIDAD Y CAPACIDAD FUNCIONAL

Actividades físicas: el usuario debe levantarse a diario, si no es capaz de caminar, debe levantarse a una silla; y sólo en casos de suma necesidad permanecer en cama día y noche. Siempre que pueda debe colaborar en su cuidado personal: aseo, alimentación y vestuario. Para mantener el tono físico, el
usuario debe realizar flexiones y extensiones de las extremidades y del tronco, y evitar la tendencia a encorvarse. Mediante actividades como coger y lanzar una
pelota, estando sentado extender y levantar las piernas… apoyar las manos haciendo fuerza y levantar las nalgas.
Es importante realizar cambios posturales cada dos horas para evitar la formación de escaras. También debemos evitar el denominado pie equino (pie caído) usando un apoyo que lo mantenga en 90º. Si tras varios días en cama comienza a levantarse es necesario hacerlo de un modo paulatino. Debemos
fomentar el movimiento del usuario siempre que no exista contraindicación médica, siendo fundamental implicar al usuario y a la familia en los procesos de recuperación.
Actividad mental: el usuario debe usar la memoria,imaginación y el lenguaje; esto favorecerá el estado anímico y su capacidad mental. Para la memoria es útil repasar sucesos de su vida con fotos, noticias del día… La imaginación se puede ejercitar si se le pregunta qué espera del día, cómo solucionar algún
problema…las preguntas deben tener un acento optimista. También usar juegos como el dominó, cartas, juegos de memoria o de atención.
Cuidados de la piel: especial cuidado en usuarios encamados por estar expuestos a importantes problemas como escaras o infecciones.
Nutrición: Las personas con movilidad reducida pueden sentir poca sed y se deshidratan con facilidad. Si es posible, con el usuario sentado debe administrarse en pequeñas cantidades cada vez, la cantidad diaria debe fluctuar entre 1´5 y 2 litros, incluyendo el líquido de las comidas. Puede restringirse después de cenar para disminuir la orina durante la noche. Sise alimenta por la boca es importante la buena presentación y el sabor, la administración debe ir precedida y seguida de aseo oral y de las manos y siempre que sea posible, el usuario debe estar sentado.
Eliminación: El usuario con problemas de movilidad puede sufrir incontinencia de orina o deposiciones, con maceración e infecciones en la piel. También es habitual que aparezca estreñimiento y retención de orina con molestias e infecciones urinarias. Debemos intentar que defeque a diario comiendo fibra y si
es pautado por el médico, podrá tomar laxantes. En caso de incontinencia de orina se consultará con el médico para pautar las mejores posibilidades terapéuticas para cada caso, así como para retención de orina.

Manual Atencion Sociosanitaria

FOMENTO DE LA AUTONOMÍA DE LA PERSONA DEPENDIENTE Y SU ENTORNO PARA LA MEJORA DE SU MOVILIDAD Y ESTADO FÍSICO.

El cuidado y la ayuda pueden generar en ocasiones una mayor dependencia. Es necesario mejorar el ambiente físico y social para disminuir esta situación.
Un ambiente físico estimulante, con suficientes ayudas protésicas que conjuguen de manera adecuada la autonomía con la seguridad, contribuye a que las personas mayores tengan un funcionamiento óptimo en sus tareas cotidianas. En este sentido, la adaptación de la vivienda a las características de la persona mayor adquiere una gran relevancia.
El ambiente social puede favorecer o prevenir la dependencia. Las actitudes y la forma de comportarse de los familiares y el entorno social más próximo ante el deterioro de la salud de las personas de edad avanzada influyen en el grado de autonomía e independencia que muestran.
Las conductas de los familiares que pueden agudizar la dependencia son las siguientes:
Con el fin de ayudar a la persona mayor en sus problemas de autonomía, los familiares acometen en ocasiones distintas tareas por ellos. En principio, esta situación es positiva. Sin embargo, no lo es tanto cuando esta sustitución se produce en actividades en las que aún pueden valerse por sí mismos, aunque sea de manera parcial. Por ejemplo, así ocurre cuando la persona mayor puede vestirse, aunque con lentitud y dificultad, y el cuidador lo hace por él o ella para evitarle complicaciones. De este modo no se le da la oportunidad de demostrar su independencia en esta tarea y si este hecho ocurre con frecuencia, es posible que acabe perdiendo esa habilidad por desuso.
Cuando las personas mayores se consideran independientes para realizar alguna actividad y se valen de sus propios medios, los cuidadores a veces les amonestan o critican por haberse comportado así. Esto ocurre, por ejemplo, cuando el cuidador está realizando otra tarea y la persona mayor se levanta sin ayuda para cambiar de asiento. El cuidador vuelve, se da cuenta y le recrimina por no haberle llamado para que le ayude. En este caso ocurre lo mismo que en el anterior, en el que si bien los familiares «regañan» a los mayores con cariño y lo hacen por su bien, al mismo tiempo impiden que mantengan su grado de independencia.
Es habitual que cuando la persona mayor se desenvuelve con autonomía en tareas como vestirse, recoger su habitación, etc. y no demanda ayuda de los demás, suele pasar desapercibida y se ignora su comportamiento autónomo. No se reconoce su esfuerzo. Es frecuente que las conductas que no tienen consecuencias positivas, como ese reconocimiento o elogio de los demás, dejen de realizarse.
En resumen, cuando los cuidadores tienen la presunción de que sus familiares de edad avanzada no son capaces de realizar alguna actividad o de mejorar en algo, es posible que acaben prestando a su familiar más ayuda de la que en realidad necesitan. De esta forma, se priva a la persona mayor de practicar comportamientos o actividades para las que está capacitado. Esta limitación llevará a que esta capacidad se vaya perdiendo por falta de práctica. Este proceso provoca que las creencias iniciales de los cuidadores acerca de la incapacidad de los mayores para realizar alguna actividad acaben siendo realidades (la profecía que se autocumple).
Es necesario que la familia o la persona cuidadora tenga siempre en cuenta que cuidar significa ayudar sólo lo necesario.

Vea neustro Curso de Atención Socio-Sanitaria a Domicilio

 

Luis Bonilla

Comentarios cerrados.
Abrir chat
Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by