2.2 El aprendizaje significativo

Sin valoraciones

2.2 El aprendizaje significativo

“El aprendizaje significativo es un proceso por el que se relaciona nueva información con algún aspecto ya existente en la estructura cognitiva de un individuo que sea relevante para el material que se intenta aprender» (Novack, 1982). El principal representante dentro de esta perspectiva cognitivista es Ausubel (1983), creador de la “teoría de la asimilación cognoscitiva», centrada en el aprendizaje verbal significativo por recepción. Esta teoría ha sido ampliamente difundida por los seguidores de Ausubel, sobre todo por Novak, y ha alcanzado un puesto relevante en el campo educativo intentando explicar cómo se integran los nuevos conocimientos con los conocimientos previos.

Considera que el aprendizaje es producto de la organización codificada de las informaciones nuevas recibidas.

La base biológica del aprendizaje significativo supone la existencia de cambios en el número o en las características de las neuronas que participan en el proceso. La nueva información es asimilada por una estructura específica ya existente en la estructura cognitiva de la persona. Ausubel define estas entidades como conceptos inclusores existentes en la estructura cognitiva. Dichos inclusores experimentan crecimiento y modificaciones adicionales en el proceso de aprendizaje. Cuando no existen conceptos relevantes en la estructura cognitiva de una persona, la información nueva tiene que adquirirse de memoria. En el aprendizaje memorístico, la información nueva no se asocia con los conceptos existentes, aunque, no obstante, el aprendizaje memorístico es necesario siempre que la persona adquiere una nueva información sobre un área de conocimiento que no tenga ninguna relación con lo que ya sabe.

En su teoría, Ausubel defiende que el aprendizaje debe avanzar por una vía deductiva más que inductiva, que el aprendizaje se logra mejor a través de la recepción que del descubrimiento. Valora los métodos de tipo expositivo, que lograrán mejores resultados cuanto más elaborados y significativos sean, porque ayudarán a los aprendices a comprender el significado de la información presentada y a conectarla con los conocimientos ya adquiridos. Aunque proponga un aprendizaje receptivo, éste requiere actividad por parte del alumno que debe relacionar los nuevos conceptos con los que ya poseía previamente en su estructura cognitiva (inclusores) a través de “organizadores previos«, es decir, debe buscar una conexión intencional y sustancial entre las informaciones nuevas y las anteriores. Los inclusores durante el aprendizaje se modifican y diferencian cada vez más (diferenciación progresiva) produciéndose nuevas relaciones entre conceptos (reconciliación integradora). La tarea del profesor debe encaminarse a conseguir que el discente desarrolle un aprendizaje significativo, encajando los nuevos conocimientos en su estructura cognitiva previa. Aquellos pueden facilitar el proceso pidiendo a los estudiantes que compartan con ellos lo que conocen sobre un tema y sugiriendo la utilización de lo que ya saben para hacer predicciones sobre el mismo.

Ausubel propone dos dimensiones para clasificar cuatro tipos de aprendizaje diferentes que posteriormente serán complementadas por Novak. La primera dimensión es la diferencia entre aprendizajes por recepción y por descubrimiento. La segunda es la oposición de los aprendizajes significativos con respecto a los mecánicos o repetitivos. Pone énfasis en los aprendizajes significativos, evitando en lo posible los aprendizajes repetitivos o memorísticos, considerando que la principal fuente de conocimientos proviene del aprendizaje por recepción.

2.2 El aprendizaje significativo

 

Así, “el proceso de enseñanza-aprendizaje puede dar lugar tanto a aprendizajes significativos como a aprendizajes repetitivos. Si el nuevo material de aprendizaje se relaciona de forma significativa y no arbitraria con lo que el alumno ya sabe puede llegar a asimilarse y a integrarse en una estructura cognitiva previa, produciéndose entonces un aprendizaje significativo capaz de cambiar esta estructura previa, al tiempo que resulta sólido y duradero» (Sarramona, 2000).

Las corrientes educativas actuales, desde esta perspectiva, ponen de relieve la presencia de instancias metacognitivas relativas al conocimiento de los procesos implicados en el aprendizaje (conocimiento del propio conocimiento por parte del sujeto, de las tareas a realizar y de las estrategias que conviene utilizar en cada momento). Puede resultar que no todos los estudiantes conozcan ni dominen las estrategias idóneas para el aprendizaje, y sean incapaces de organizar, elaborar e integrar la información con lo que ya saben. En estos casos habrá que proporcionar el tratamiento adecuado para facilitar su aprendizaje.

Sea como fuere, el abordaje individualizado del proceso de enseñanza-aprendizaje es un aspecto bien abordado en el contexto del Plan Bolonia que, en cierta medida, supone la integración de estas corrientes educativas en las que el “aprendizaje significativo” adquiere un mayor valor. La cuestión es cómo el profesorado debe estar preparado para asumir nuevos roles de enseñanza que, de forma eficaz, fomenten el aprendizaje, entendiendo que este proceso es bidireccional y que se retroalimenta, no sólo entre profesores y alumnos, sino también con el contexto educativo, recibiendo influencias de tipo social, económico y político en función del momento en el que se desarrolle.

Desde esta perspectiva, entendemos que la consecución de aprendizajes significativos en Fisioterapia es importante, pues permite una mayor facilidad de transferencia de los conocimientos puramente denominados “teóricos” a la “práctica”, aunque, en gran medida, esta división entre “teoría y práctica” queda ya algo obsoleta al establecer el concepto de “competencia”, pues, en sí mismo, el proceso de aprendizaje significativo debe llevar al discente a adquirir un conjunto de “competencias” que suponen la sumatoria transversal y global de conocimientos de carácter teórico, práctico y actitudinal.

2.3 El procesamiento de la información en Fisioterapia

Los modelos teóricos del procesamiento de la información estudian cómo aprenden los sujetos y, desde esta perspectiva, y desde la adquisición de la formación básica, entendemos que los debemos conocer para, sobre todo, entender cómo es el proceso más eficaz para adquirir información llamada “conocimiento” de carácter teórico y práctico. Para ello, es preciso comprender cómo se almacena la información en la memoria, cómo se produce la transformación de esta información almacenada y cómo la información almacenada es recuperada y utilizada para aprender más y resolver problemas.

De forma tradicional, los teóricos del procesamiento de la información manejan el aprendizaje sobre todo a través del estudio de la memoria. El modelo de memoria típico del procesamiento de la información se deriva de las ideas de varios autores de la escuela de Gagné (1985). Los distintos niveles por los que pasa la información en el proceso de aprendizaje, y en los que podemos actuar con diferentes estrategias pedagógicas son:

  • Recepción del estímulo y memoria sensorial. Los estímulos del entorno bombardean a nuestros receptores de forma constante. La memoria sensorial mantiene la información por un espacio de tiempo muy breve.
  • La memoria a corto plazo o memoria de trabajo. Tiene una capacidad bastante limitada en cuanto a los conceptos que puede almacenar. Pero además sucede que el tiempo de permanencia de la información es breve, de 15 a 30 segundos. En esta memoria la información está activada, pero la activación disminuye o desaparece con extraordinaria rapidez si no se mantiene la atención. Para mantener activa la información lo que hacemos es que utilizamos el repaso o ensayo mental de aplicación, que la mantiene en activo indefinidamente.
  • La memoria a largo plazo o lugar de almacenamiento permanente, recibe la información que se encuentra en la memoria a corto plazo mediante un proceso regular de codificación, permitiendo que luego esté nuevamente disponible. Esta transferencia se ve facilitada si la nueva información había sido previamente relacionada con algo que ya sabíamos (conocimientos previos). La transferencia de esta información no se realiza automáticamente, sino que requiere un notable esfuerzo. En teoría, la capacidad de la memoria a largo plazo es ilimitada, y si la información se ha almacenado con seguridad, puede permanecer definitivamente. La recuperación de la información que se precisa, va a depender de la riqueza de conexiones que ésta tenga en la memoria a largo plazo. Cuanto más ricas sean estas conexiones, más caminos tendremos para acceder hasta ella.
  • Procesos de control ejecutivo. Estos procesos guían el flujo de información a través del sistema de procesamiento de la información. Son las denominadas habilidades metacognitivas o de conocimiento, acerca de nuestros propios procesos de pensamiento. La metacognición implica el conocimiento declarativo (saber qué), procedimental (cómo) y condicional (cuándo) de las habilidades, estrategias y recursos necesarios para llevar a cabo una tarea.

En principio, se asume que todas las personas tienen los mismos mecanismos característicos del sistema, pero existen diferencias en la forma de utilizarlos, por lo que pueden manejarse diversas estrategias para superar las limitaciones que podamos encontrar en determinados individuos o colectivos de alumnos. Para su mejor comprensión, el modelo de procesamiento de la información que acabamos de exponer, lo presentamos a continuación, de manera sintetizada, en el siguiente gráfico.

2.2 El aprendizaje significativo

Estos modelos de procesamiento de la información con frecuencia involucran diferencias acerca de las distintas clases de información o de conocimiento que se pretenda adquirir. Así, una forma de clasificar el conocimiento distingue entre conocimiento general y específico:

  • Conocimiento general: información útil en diversos tipos de tareas, que se aplica a muchas situaciones.
  • Conocimiento específico: información que es útil en una situación particular o que se aplica sólo en un tema específico.

Otra manera de dividir el conocimiento en categorías distingue entre conocimiento declarativo, procedimental y condicional:

  • Conocimiento declarativo: saber algo que es pertinente, denominado por Gagné como información verbal.
  • Conocimiento procedimental: saber cómo hacer algo, conocimiento que se demuestra cuando realizamos una tarea; aptitudes intelectuales según Gagné.
  • Conocimiento condicional: saber dónde y por qué a fin de aplicar los conocimientos declarativo y procedimental; Gagné lo llama estrategias cognoscitivas.

Ambos sistemas de clasificación del conocimiento se combinan de tal manera que los conocimientos declarativo, procedimental y condicional pueden ser generales o específicos para un área. Nuestra labor como docentes en Fisioterapia debe propiciar la adquisición de conocimientos tanto declarativos, como procedimentales y condicionales, generales y específicos, que permitan al alumno solucionar de forma óptima los problemas que se le planteen en su futura vida profesional.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER