19. REHABILITACIÓN DE LOS DE LOS SENTIDOS DEL GUSTO Y EL OLFATO

Sin valoraciones

19. REHABILITACIÓN DE LOS DE LOS SENTIDOS DEL GUSTO Y EL OLFATO

La laringectomía total conlleva que, al efectuarse la respiración por el estoma [22], las vías respiratorias superiores queden inactivas pues el aire ya no entra y sale por la nariz y, también, que la salivación disminuya. Por lo tanto, en el caso del olfato se produce la anosmia pérdida o disminución del sentido del dicho sentido, y, en el del gusto, aumentada por la deficiencia olfativa, la ageusia o la hipogeusia, Pérdida o disminución de la captación de los olores y pérdida o disminución de la facultad de saborear.

19. REHABILITACIÓN DE LOS DE LOS SENTIDOS DEL GUSTO Y EL OLFATO

La facultad gustativa no suele perderse, aunque sí se ve disminuida y alterada por la falta del olfato, en especial si se recibe tratamiento de radioterapia y de quimioterapia; con todo, en general se va recuperando bien por el simple hecho de comer. Aún así puede suceder que unos sabores se sientan incrementados y otros disminuidos y este efecto se vaya normalizando
con el paso del tiempo. A mí todavía me queda una hipersensibilidad para los sabores salados y picantes, y cuando he probado de beber un sorbo de vino he notado mucho la quemazón del alcohol y poco el propio sabor del vino.

La salivación se recupera bebiendo agua, limitando la ingestión de productos lácteos, masticando y hablando, también pensando en comidas sabrosas y por el estímulo visual que pueden suscitar los alimentos; la captación de olores, reactivando el paso del aire por la nariz. (De hecho, muchos laringectomizados no llegan a la atrofia total del sistema olfatorio y perciben olores cuyas moléculas tengan una alta concentración ambiental.)

No obstante, si no se ejercita algún sistema de inducción del paso del aire por las vías respiratorias superiores que haga llegar las moléculas olorosas al epitelio olfatorio, la atrofia de éste puede ser definitiva.

Normalmente no se presta atención al problema de la anosmia y, lo que es peor, todo hace pensar que se desconoce que su tratamiento es sencillo y eficaz. Y que tendría que formar parte de la rehabilitación de los laringectomizados efectuada por logopedas.

19. REHABILITACIÓN DE LOS DE LOS SENTIDOS DEL GUSTO Y EL OLFATO

La técnica de inducción de flujo aéreo nasal, también llamada Bostezo educativo, consiste en la generación de presiones negativas y positivas en la cavidad oral mediante movimientos bucales de tal modo que esas presiones se transmitan, a través de la rinofaringe, a las fosas nasales consiguiendo, así, la entrada y la salida de aire de las mismas. Esta maniobra la cavidad oral actuaría como un fuelle y las fosas nasales como la boca de ese fuelle.

La realización de estos movimientos repetidamente generara una corriente de aire suficiente para estimular el epitelio olfativo.

También se puede conseguir el mismo resultado con el llamado bypass laríngeo 76 es un tubo que conecta el traqueostoma con la boca del paciente de tal modo que al inspirar el aire entraría por las fosas nasales, de estas pasaría a la boca y de la boca, a través del tubo, a los pulmones. En la espiración, el aire haría el recorrido inverso, de este modo, se genera un flujo aéreo nasal que permite a las partículas olorosas estimular el epitelio olfatorio.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER