Codificacion CMYK

Codificacion CMYK

Curso online de diseño gráfico

Codificación CMYK

 

La codificación CMYK (cyan, magenta, yellow, black) o CMAN (cian, magenta, amarillo,
negro) codifica el color usando como componentes los 3 colores básicos de pigmento y
sumándoles el negro para obtener variaciones de luminosidad combinado con el blanco
del papel. El color se define según la proporción de cian, magenta, amarillo o negro, que
se le aplique. Como modo de color, CMYK usa 4 canales de 8 bits, requiere por lo tanto
32 bits.
Se trata de un sistema creado para la reproducción del color en sistemas de impresión y
estampación. La aplicación tradicional y más conocida es la llamada cuatricromía que
usa una trama regular de puntos con un determinado ángulo de inclinación distinto para
cada uno de los cuatro colores. El resultado es que los puntos no se superponen, a no
ser que se aplique el 100% de cada color, formando una «roseta». La impresión por
cuatricromía permite pues imprimir imágenes a color usando sólo 4 tintas y obteniendo
una amplia gama de tonos. La cuatricromía se usa principalmente en la impresión offset
y, en determinados casos, en serigrafía.
La percepción de estos colores se produce gracias a una mezcla partitiva. Por lo tanto,
hay determinados colores (especialmente luminosos o muy puros) que no es posible
obtener por cuatricromía. Algunos programas de gráficos nos avisan cuando, usando el
modo CMYK, elegimos un color que no es posible reproducir por cuatricromía. Además
de la advertencia nos señalan el color más próximo que es posible imprimir.
Cuando se está creando un gráfico con la finalidad de imprimirlo es mejor trabajar en
modo CMYK ya que lo que vemos en pantalla se aproximará más al resultado final que si
trabajamos en modo RGB. De todas formas es importante tener en cuenta que, aun
trabajando en modo CMYK, lo que vemos en pantalla es una simulación en RGB que el
programa genera intentando aproximarse a lo que será el resultado en CMYK. Un
catálogo impreso de colores en cuatricromía puede ser muy útil para tomar decisiones
de color sin tener que basarnos sólo en la visualización en pantalla.
La densidad de trama, cantidad de puntos en una determinada área, es la que
determina la calidad de la imagen sobre el papel. Si la trama es muy fina los puntos p12
pueden no ser percibidos por el espectador.
El selector de color de Photoshop advierte con el símbolo de peligro que este color no es
reproducible por cuatricromía. El color junto al icono del cubo es el color más próximo
reproducible y clicando en él cambia uno por otro.
Las impresoras de chorro de tinta (de sobremesa o de gran formato) utilizan también el
sistema CMYK aunque el sistema de tramado es distinto. En vez de la cuatricromía
tradicional usan un sistema que distribuye de forma aleatoria los puntos creando una
trama estocástica.

Interacción del color

El cuadrado menor parece cambiar de color en función del color de fondo.
El sistema perceptivo humano no está basado en sensores inflexibles que miden con
exactitud la longitud de onda que refleja cada objeto, al contrario, la percepción de los
colores depende del contexto.
Por un lado, el color de un objeto puede percibirse distinto en función del color de
fondo que tenga. Por otro lado, el color de
un objeto se mantiene perceptivamente
estable cambiando la iluminación si
mantiene la misma relación con su
contexto. Por ello es posible considerar que
el rojo de una lata de Coca-cola sobre una
mesa es el mismo a la luz exterior del
mediodía que la misma lata iluminada por
una bombilla de 25 W sobre la misma mesa.
Este efecto es importante para el creador
gráfico porque un mismo elemento gráfico
sobre distintos fondos puede cambiar de
color. Para estos contextos es importante
tener en cuenta una ley que se deduce de la
experimentación:
El fondo sustrae a la muestra (la figura)
aquello que comparten.
En nuestra composición de ejemplo el fondo
violeta saca, a nivel perceptivo, azul y algo
de rojo al cuadrado magenta dejándolo
apagado. El negro sólo le saca oscuridad
haciéndolo luminoso. El verde claro le saca amarillo y luminosidad oscureciéndolo y
empujándolo hacia el rojo.
Josef Albers (1888-1976) es quien más hizo para llamar la atención sobre estos
fenómenos a través de la docencia en la Bauhaus y en Black Mountain Collage, en su
creación pictórica y en su libro La interacción del color (Albers, 1996).
Sus concepciones tuvieron gran influencia en los artistas de la corriente colour
field dentro de los expresionistas abstractos.
En los ejemplos adjuntos, basados en las propuestas de Josef Albers, distintos colores de
fondo interactúan con el color de los elementos gráficos que se han dispuesto sobre
ellos. Lo que ocurre es que nuestro cerebro modifica el color en función de su contraste
con el fondo.
Este tipo de efectos funciona especialmente bien con colores terciarios, de por sí ya
indefinidos, sobre los cuales pueden actuar distintos colores.

 

Vea nuestro máster en Diseño Gráfico

Luis Bonilla

    Comentarios cerrados.
    Hola, en qué podemos ayudarte?
    Powered by