1.3 Usuarios de la información contable

Sin valoraciones

1.3 Usuarios de la información contable

El objetivo general de la contabilidad de proporcionar información útil para la toma de decisiones se materializa en satisfacer las necesidades de determinados usuarios, que son los que en última instancia determinan dichos objetivos a conse­guir y requisitos concretos que cabe exigir a la información a su disposición.

El concepto de usuario de la contabilidad abarca tanto a los usuarios actuales, que son los que en un determinado momento precisan y utilizan la información que se les proporciona, como a los usuarios potenciales, es decir, a todos aquellos que en un futuro podrían necesitarla aunque en esos momentos no sea de su interés.

Estos usuarios de la contabilidad pueden clasificarse en externos e internos.

Usuarios externos

Los usuarios externos son aquellos (personas, empresas u otros) a los que la in­formación contable les viene dada, no participan ni directa ni indirectamente en la elaboración de la misma y toman decisiones de carácter externo a la empresa tanto de inversión como de financiación. Normalmente no disponen de más información que la que la empresa está obligada a proporcionar por ley, o voluntariamente quiera darles.

1.3 Usuarios de la información contable

Ilustración 1.5. Tipos de usuarios externos de una empresa e intereses de los mismos

En la mayoría de los países la información a proporcionar a los usuarios externos viene recogida en normas legales, de naturaleza mercantil y de cumplimiento obli­gatorio, que indican el detalle de la misma y la periodicidad de su presentación.

1.3 Usuarios de la información contable

Usuarios internos

Los usuarios internos son todas aquellas personas que, situados en distintos nive­les jerárquicos de la empresa, participan en mayor o menor medida en la elabora­ción de la información contable y la utilizan en decisiones de carácter interno a la misma para la gestión de sus áreas de responsabilidad.

1.3 Usuarios de la información contable

Ilustración 1.6. Tipos de usuarios internos de una empresa e intereses de los mismos

Estos usuarios suelen disponer de toda la información que requieren, en el marco de su nivel jerárquico, sus responsabilidades y sus necesidades, con el detalle que deseen y con la periodicidad que estimen oportuna.

Diferencias entre la información contable según los usuarios

Los usuarios externos toman sus decisiones sobre la base de la información que pro­porcionan las empresas, debiendo confiar en ella. Por ello, la información que se proporciona a los usuarios externos está sujeta a una regulación externa a la empresa (del Estado, de organizaciones profesionales, etc.). En España esta infor­mación está regulada por la normativa mercantil, entre cuyas normas la de mayor detalle y aplicación práctica es el Plan General de Contabilidad (pgc).

La información contable externa se presenta en unos formatos y con una estructu­ra definida en las disposiciones legales, que se conocen en España como cuentas anuales. El nivel de detalle de esta información es escaso dado que presenta datos agregados y referidos a la totalidad de la empresa.

La regulación contable persigue alcanzar dos objetivos:

  • que los informes contables de las empresas sean fiables al basarse en principios y criterios de general aceptación y aplicados por todas ellas.
  • que la información proporcionada por una empresa a lo largo del tiempo sea comparable y también que sea comparable la información proporcionada por distintas empresas.

Por otro lado, los informes contables para usuarios internos no están, ni pueden es­tar, regulados legalmente, por lo que no están sujetos a principios y criterios con­tables externos. La dirección de la empresa podrá seleccionar múltiples criterios que dependerán de sus necesidades informativas, incluso podrá aplicar criterios distintos para informes que tengan distinto objetivo. Es decir, la regulación de la contabilidad interna también es interna (los propios elaboradores y destinatarios de la información fijan sus reglas), con el objetivo de que los informes sean útiles para la toma de decisiones en el ámbito de la gestión de la empresa.

Por tanto, la información a que tienen acceso los usuarios externos es, lógicamen­te, mucho menor que la que está al alcance de los usuarios internos. Los usuarios internos, en la medida que deben tomar decisiones en el ámbito de la gestión económico-financiera de la empresa, precisan de mayor cantidad y periodicidad de información.

Por otra parte, la información que se presenta a los usuarios externos se refiere a hechos pasados, mientras que los usuarios internos suelen elaborar tanto in­formación histórica como previsional al objeto de tomar sus decisiones oportu­namente.

1.3 Usuarios de la información contable

Ilustración 1.7. Características de la información contable a disposición de sus usuarios

1.3 Usuarios de la información contable

1.4 Objetivos y requisitos de la información contable

En los apartados anteriores se ha comentado la utilidad de la información contable para sus usuarios en el ámbito de las decisiones económicas. También se han des­tacado las diferencias entre la información a disposición de los usuarios externos e internos.

Dada la importancia que para los usuarios externos tiene disponer de la informa­ción necesaria y suficiente, en términos de contenido y calidad para la toma de decisiones, la normativa mercantil establece los objetivos y requisitos que dicha información contable debe cumplir.

La regulación de estos aspectos es necesaria puesto que, como se ha comentado, los usuarios externos solo disponen de información contable sobre las entidades que es­tas proporcionan, de forma voluntaria o bien de acuerdo a las disposiciones legales.

Objetivos de la información contable para los usuarios externos

Los informes financieros o estados contables que las empresas privadas presen­tan en España a los usuarios externos de forma obligatoria se denominan cuentas anuales. El objetivo de estas se señala en la normativa, Plan General de Contabili­dad de la siguiente forma:

Las cuentas anuales deben redactarse con claridad, de forma que la información suministrada sea comprensible y útil para los usuarios al tomar sus decisiones económicas, debiendo mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa, de conformidad con las disposiciones legales (pgc, Primera Parte, 1o Cuentas Anuales. Imagen fiel).

Las cuentas anuales están formadas por los siguientes estados contables:

  • Balance.
  • Cuenta de pérdidas y ganancias (Cuenta de PyG).
  • Estado de cambios en el patrimonio neto (ecpn).
  • Estado de flujos de efectivo (efe).
  • Memoria.

En este texto introductorio de contabilidad se estudiarán de forma básica los dos primeros informes: balance y cuenta de pérdidas y ganancias.

En entidades públicas o en entidades sin ánimo de lucro, junto con los objetivos anteriores, se enfatizan otros aspectos como son el control de la legalidad, la efica­cia y eficiencia en la prestación de servicios públicos, etc.

Requisitos de la información contable incluida en la cuentas anuales

Para poder cumplir el objetivo de utilidad para sus usuarios se requiere que la in­formación contable incluida en las cuentas anuales sea relevante y fiable.

– La información es relevante cuando es útil para la toma de decisiones econó­micas, es decir, cuando ayuda a evaluar sucesos pasados, presentes o futuros, o bien a confirmar o corregir evaluaciones realizadas anteriormente. En particu­lar, para cumplir con este requisito, las cuentas anuales deben mostrar adecua­damente los riesgos a los que se enfrenta la empresa.

La relevancia exige que la información sea oportuna (presentada cuando se pre­cisa), que tenga valor predictivo y capacidad de retroalimentación (feedback).

– La información es fiable cuando está libre de errores materiales y es neutral, es decir, está libre de sesgos, y los usuarios pueden confiar en que refleja la imagen fiel de lo que pretende representar.

Una cualidad derivada de la fiabilidad es la integridad, que se alcanza cuando la información financiera contiene, de forma completa, todos los datos que pueden influir en la toma de decisiones, sin ninguna omisión de información significativa.

La fiabilidad exige que la información sea verificable

Adicionalmente, la información financiera debe cumplir con las cualidades de comparabilidad y claridad.

  • La comparabilidad, que debe extenderse tanto a las cuentas anuales de una em­presa en el tiempo como a las de diferentes empresas en el mismo momento y para el mismo período de tiempo, debe permitir contrastar la situación y renta­bilidad de las empresas, e implica un tratamiento similar para las transacciones y demás sucesos económicos que se producen en circunstancias parecidas.
  • Por su parte, la claridad implica que, sobre la base de un razonable conocimiento de las actividades económicas, la contabilidad y las finanzas empresariales, los usuarios de las cuentas anuales, mediante un examen diligente de la información suministrada, puedan formarse juicios que les faciliten la toma de decisiones.

Finalmente, como en el resto de actividades económicas, debe tenerse en cuenta que el beneficio, en términos de información, que proporciona el sistema conta­ble sea superior al coste de elaboración de dicha información (restricción coste < beneficio).

1.3 Usuarios de la información contable

Ilustración 1.8. Relevancia versus fiabilidad

1.3 Usuarios de la información contable

Ilustración 1.9. Requisitos de la información contable

1.5 Los profesionales de la contabilidad

Tener conocimientos sólidos sobre contabilidad, y para algunas actividades un tí­tulo acreditativo de los mismos, permite el desempeño de multitud de actividades profesionales, entre las que puede destacarse las que se exponen en los párrafos siguientes.

1. Gestión contable en la empresa privada. Todas las empresas, con independen­cia de su forma jurídica, tamaño o actividad, están obligadas por la normativa mercantil a llevar contabilidad y elaborar informes contables.

  • En muchas pequeñas empresas la persona encargada de la gestión admi­nistrativa suele ser la encargada de mantener los registros contables de las operaciones que se realizan.
  • En grandes empresas suele haber todo un departamento de contabilidad, que aunque independiente, forma parte del departamento administrativo-finan­ciero. Dentro del departamento de contabilidad, hay personal dedicado al control y registro de compras y gastos, de ventas e ingresos, de tesorería, otros encargados de la auditoría interna, de realización de presupuestos, del control de costes, de análisis de la información, etc. El responsable último del área contable es el director financiero, que forma parte del equipo direc­tivo de la empresa.

2. Asesoría o consultoría contable y fiscal. Muchos graduados actúan indepen­dientemente o dentro de empresas especializadas, prestando asesoramiento o consultoría a empresas a cambio de honorarios. La actividad de estas asesorías es muy diversa, desde la simple recomendación al cliente ante un problema de decisión, a la gestión de todos los registros contables y elaboración y presenta­ción de toda la información que el cliente pueda precisar para su propio uso o para cumplir la legislación mercantil y fiscal en materia de información finan­ciera obligatoria.

3. Auditoría de cuentas. Una fuente de actividad importante son las empresas de auditoría o auditores independientes, cuya misión es verificar la información contable presentada por las empresas a los usuarios externos. Esta actividad requiere de una habilitación oficial que expide el Ministerio de Economía tras acreditar una formación teórica y práctica en contabilidad y auditoría de cuen­tas y la superación de unas pruebas de aptitud. Los auditores deben estar ins­critos en el Registro de Economistas Auditores (rea, véase más adelante las organizaciones profesionales).

4. Gestión contable en el sector público, tanto de empresas públicas como de ad­ministraciones (central y autonómica, diputaciones, ayuntamientos). Los co­nocimientos de contabilidad permiten desempeñar funciones similares a las que se realizan en el sector privado. Las empresas públicas se rigen por las mismas normas que las empresas privadas y por su parte, las distintas administraciones requieren de importantes departamentos de contabilidad para la gestión de sus presupuestos y la elaboración de información patrimonial.

5. Gestión contable de entidades no lucrativas (asociaciones, fundaciones, ong, ). Las necesidades y requerimientos informativos en materia contable de estas entidades no difieren significativamente de los de la empresa privada, incorporando algunos elementos de gestión presupuestaria.

6. Otras profesiones. Finalmente debe señalarse que se requieren conocimientos de contabilidad para otras muchas actividades profesionales. Los conceptos contables son usados en multitud de campos y se precisa su conocimiento por parte de:

  • En el sector financiero: analistas de inversiones, empresas de calificación, entidades financieras.
  • En el sector jurídico: abogados y jueces, dado que en los tribunales se juzgan multitud de actividades económicas.
  • En el sector de técnica o tecnología: ingenieros y arquitectos que junto con las cuestiones técnicas añaden aspectos económicos como factores a consi­derar para la elección entre alternativas.
  • Sector político: dado que la gestión de los recursos públicos precisa de estu­dios tanto sobre los ingresos como sobre los costes de las políticas públicas.
  • etc.

Organizaciones profesionales

Los profesionales de la contabilidad se agrupan en diversas organizaciones y aso­ciaciones entre las que, en España, destacan:

  • AECA (Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas). Es una institución profesional emisora de principios y normas de contabilidad generalmen­te aceptados y de pronunciamientos y estudios sobre buenas prácticas en gestión empresarial. Los socios de aeca representan el amplio conjunto profesional, em­presarial, académico, e investigador en el ámbito contable y de gestión empresarial en España y también en el extranjero; así como la práctica totalidad e instituciones, asociaciones, corporaciones profesionales, organizaciones de la Administración y un gran número de empresas industriales, comerciales y de servicios, especialmen­te financieros, de auditoría y consultoría. Referencias: www.aeca.es.

1.3 Usuarios de la información contable

  • REA (Registro de Economistas Auditores). Es una organización profesional, que representa a todos los auditores de España, está al servicio de la actividad de la auditoría y que vela por su prestigio dentro de la sociedad y ser garantía de cali­dad en el ejercicio de la misma. Todos los profesionales habilitados oficialmente para realizar auditorías están inscritos en el rea. Referencias: www.rea.es.

1.3 Usuarios de la información contable

  • Colegios Oficiales de Economistas. Son corporaciones de derecho público (hay uno por comunidad autónoma), representativas de la profesión de economista, cuyos fines esenciales son la ordenación del ejercicio de la profesión, la re­presentación exclusiva de la misma y la defensa de los intereses profesionales de sus colegiados. Referencias: Colegio Oficial de Economistas de Valencia: www.coev.com.

1.3 Usuarios de la información contable

 

  • ICJE (Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España). Es la principal cor­poración de auditores y representante de la auditoría española en las institucio­nes profesionales internacionales. Está al servicio de los auditores de cuentas para mantener la calidad profesional y el cumplimiento de las normas deontoló- gicas, al tiempo que defiende y tutela a los destinatarios de la auditoría a través de los controles técnicos de calidad de los informes que emiten sus miembros. Referencias: www.icjce.es.

1.3 Usuarios de la información contable

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER