Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

Sin valoraciones

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

¿CUANDO SERÁ REAL? BREVE INTRODUCCIÓN

Nadie puede dar una definición exacta y última del metaverso (aún). Como nadie puede contestar a la pre­gunta más buscada (para cuándo el metaverso), ni podía explicar qué era y cuándo llegaría internet en 1945 cuando Vannevar Bush presentó el Memex, un dispositivo que almacenaría y enlazaría mediante asocia­ciones todos los libros, registros y comunicaciones. Sería el precursor de la idea de hipertexto, que llegaría dos décadas más tarde. La palabra internet tardaría casi 10 años más en llegar.

¿Quiere esto decir que el metaverso no existe (aún)? Depende a quién preguntes. Jugadores en entornos como Fortnite o Roblox están viviendo experiencias de metaverso, empresas de arquitectura 3D facturan eventos en entornos multijugador y amantes de la música siguen comentando en redes su experiencia de estos días en un festival que acaba de celebrarse en Decentraland.

Metaverso como la evolución de la web abierta

Ball dice que “no habrá un antes del Metaverso y después del Metaverso. En cambio, emergerá lentamente en el tiempo a través de diferentes productos, servicios y capacidades integradas y fundidas entre sí”.

El metaverso es una red masiva e interoperable de mundos virtuales 3D, renderizados en tiempo real, que pueden ser experimentados de forma sincrónica y persistente por un número efectivamente ilimitado de usuarios, y con continuidad de datos, como identidad, historial, derechos, objetos, comunicaciones y pagos.

Matthew Ball, Framework for the Metaverse

A diferencia de un videojuego, el metaverso no será como atravesar una puerta y entrar en un mundo con una luz diferente, sino que ya hemos empezado a experimentarlo a través de diferentes entornos o tecnolo­gías, y un día todas estas estarán unidas.

La internet que conocemos hoy es producto de un proceso más bien caótico en el que la Web abierta se desarrolló en paralelo con servicios cerrados, generalmente orientados a clientes. De la misma manera, el valor de ser un protagonista clave de un sistema como el metaverso es evidente: si bien hoy internet no tiene dueño, casi todas las compañías líderes de internet se encuentran posicionadas en el ranking de las empresas mejor cotizadas del mundo. Aquí se entiende mejor el anuncio de Zuckerberg, que quiere seguir liderando lo que sea que toque después de esta internet que conocemos.

La electricidad o la internet móvil fueron tecnologías que cambiaron la cultura de forma fundamental, desde dónde vivíamos hasta cómo trabajamos, lo que compramos, cómo, y a quién. Estas transformacio­nes surgieron a través de muchas innovaciones secundarias que se fueron sucediendo, y que no nos harían imaginar la forma en la que podrían cambiar el mundo.

¿QUE PASOS HAY QUE DAR PARA LLEGAR AL METAVERSO?

Ingredientes clave del metaverso

El metaverso es y será posible gracias a las grandes innovaciones en hardware, interfaz persona-ordenador, infraestructura de red, herramientas de creación, y economías digitales, incluyendo, entre otras, la realidad virtual y aumentada, la inteligencia artificial, los datos, las pantallas holográficas, el IdC (internet de las cosas), el despliegue de fibra, el 5G autónomo, la edge computing, la cadena de bloques, los contratos inteligentes, tokenomics/NFT, el IFPS, la ciberseguridad y la “softwarización” de las redes3

El metaverso, como cualquier sociedad, necesita una economía funcional. En una sociedad virtual, la economía depende de la verificación de las propiedades digitales, como la casa, el coche, la granja, los libros, la ropa y los muebles del metaverso. Para prosperar, también necesita la capacidad de viajar y comerciar libremente entre reinos del metaverso que pueden tener leyes y reglas diferentes

Los tokens no fungibles (NFT), como los registros de propiedad digital almacenados en una cadena de blo­ques, serán una parte esencial de la economía del metaverso al permitir la verificación de las posesiones, la propiedad e incluso la identidad.

Dado que cada NFT está asegurado por una clave criptográfica que no puede ser borrada, copiada o destruida, permite la verificación robusta y descentralizada —de la propia identidad virtual y de las posesio­nes digitales— necesaria para que la sociedad del metaverso tenga éxito e interactúe con otras sociedades del metaverso.

Los NFT, por tanto, permiten las transacciones de propiedad que impulsan el metaverso.

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

Otro ingrediente clave del metaverso serán los datos, dado el aumento previsto de la actividad e interactividad virtuales. Los datos podrán flotar entre los diferentes reinos del metaverso en lugar de permanecer en silos de la empresa como en la Web 2.0. La propiedad de los datos de los usuarios se transferirá de las empresas (de vuelta) a los usuarios, que decidirán soberanamente lo que ocurrirá con sus datos (explotación, eliminación, portabilidad, acceso, etc.) de forma que se preserve la privacidad. La inteligencia artificial y el aprendizaje automático se utilizarán de forma masiva para operar y dirigir el me­taverso y, al mismo tiempo, optimizar la experiencia de usuario; incluso más de lo que ocurre hoy en día

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

Como nadie sabe cómo será el metaverso, para avanzar, ser pragmático puede ayudar: en lugar de esperar lo que será el futuro, es mejor ayudar a crearlo.

Creemos que la experiencia inmersiva en 3D es solo la punta del iceberg del metaverso. Una forma de entender la génesis del metaverso es considerarlo como la culminación de varias evoluciones importantes que han tenido, y siguen teniendo, lugar en las últimas décadas en, respectivamente, la interfaz de usuario, la programación, la conectividad y la economía de Internet.

CLAVES

Interfaz de usuario. En los últimos 20 o 30 años, el paradigma de la interfaz de usuario ha pasado gradualmente de la adaptación de las personas a la tecnología a la adaptación de la tecnología a las personas. Ha evolucionado desde el texto simple hasta el texto enriquecido, pasando por las interfaces gráficas mediante ventanas, los navegadores y las aplicaciones, y la voz mediante interfaces cognitivas. Las interfaces 3D no son más que la siguiente evolución del mismo concepto que explota nuevas tecnologías (RV, RA, RM) y capacidades (p. ej., HPC, nube y conectividad de alta velocidad). En el futuro, además de la vista y el oído, la interfaz de usuario podrá incluir elementos de los otros tres sentidos, como el tacto (en cierta medida ya disponible a través de las interfaces hápticas), el gusto y el olfato.

La programación (codificación) ha pasado de los lenguajes de procedimiento simples a las reglas complejas y los enfoques orientados a objetos, en los que se escriben instrucciones claras (algoritmos) para “decir” a las máquinas lo que deben hacer. Las capacidades de la programación visual (sin código/low code) también han aumentado considerablemente en los últimos años. Y hoy es la inteligencia artificial / el aprendizaje automático el que “escribe” esas instrucciones para la máquina, basadas en el procesamiento de enormes cantidades de datos, para llevar a cabo tareas complejas. Algunos grandes modelos de IA son incluso capaces de convertir las instrucciones de voz en código de programación formal, como Copilot o GPT-3.

La conectividad también ha experimentado importantes evoluciones, empezando por las conexiones de datos digitales que se conectaban a hosts, y pasando a la arquitectura cliente-servidor a través de las LAN. Después llegó Internet con su arquitectura de tres niveles de ISP. La era de los puntocom se vio favorecida por la creciente disponibilidad de DSL y fibra de banda ancha, y la Web 2.0 asistió a la evolución de la conectividad móvil de 2G a 3G y 4G. La Web3, que será la base del metaverso, vivirá otra evolución que incluirá Wifi6, 5GSA, FTTR, edge computing, slicing de la red, SDN y NaaS (la red como servicio).

El modelo económico de la primera web (web 1.0) se basaba en que los editores publicaban contenidos y los consumidores los consumían. El motor económico que lo movía todo era el contenido de pago o la publicidad. La Web 2.0 era (y es) la red de contenidos generados por los usuarios, siendo las redes sociales el fenómeno más popular. Pero también se han disparado otros servicios como el vídeo en línea y el comercio electrónico. La actividad se concentra en unos pocos actores (p. ej., las FANG5) que dominan el mercado de forma monopolística. Aunque los usuarios contribuyen significativamente al éxito de esas empresas, no participan plenamente de los beneficios. Además, los datos personales de los usuarios se explotan a gran escala para mejorar los servicios y los ingresos publicitarios. La Web3 promete cambiar este modelo dando a los usuarios más beneficios del ecosistema en el que participan. Además de ser consumidores de los servicios Web3, los usuarios pueden convertirse en propietarios y responsables. Nacen las nociones de tokenomics y organizaciones autónomas descentralizadas (DAO).

Juntas, estas cuatro evoluciones conducen naturalmente a lo que se denomina el metaverso: una nueva Internet con una experiencia mejorada y la posibilidad de difuminar las fronteras de poder y económicas entre empresas y usuarios.

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

RETOS SOCIALES Y ÉTICOS DEL METAVERSO

Los retos a los que se enfrenta el metaverso son de índole muy diversa: técnicos, jurídicos, empresariales, fiscales, de cadena de valor, de seguridad, de experiencia de usuario y económicos. Además, los riesgos pueden provenir de acciones malintencionadas deliberadas —normalmente prohibidas— o de consecuencias imprevistas de acciones supuestamente inocentes. Este libro blanco se centra sobre todo en los retos sociales y éticos del metaverso deriva­dos de las consecuencias

imprevistas de acciones inocuas, pero también introduce algunos desafíos derivados del uso malicioso deliberado del metaverso.

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

Aprender de los retos asociados a la inteligencia artificial

Hay pocas tecnologías TIC que hayan provocado más debates sobre los retos éticos y sociales que la inteligencia artificial. Dado que muchos de los riesgos asociados a la IA podrían incluso estar más presentes en el metaverso, es un buen lugar para empezar.

Distinguimos entre retos sociales y éticos directos e indirectos. “Directas” se refiere a

las consecuencias atribuibles e inmediatas de un determinado uso de la IA o del metaverso, como la discrimina­ción no deseada. “Indirectas” se refiere a las consecuencias que no son obvias ni están previstas al principio.

RETOS DIRECTOS

Hay dos tipos de retos directos de la IA, y por lo tanto también del metaverso: los que las empresas pueden manejar individualmente, y los que requieren la participación del gobierno.

DESAFÍOS A LOS QUE DEBEN HACER FRENTE LAS ORGANIZACIONES INDIVIDUALES

Entre los desafíos que deben afrontar las organizaciones individuales se encuentran los sesgos y la discriminación no deseada, la explicabilidad y los algoritmos de caja negra, la intervención humana y la adecuada autonomía del sistema, la privacidad, la seguridad y la protección, y la huella de carbono de los algoritmos de IA. Si una organización toma medidas en relación con esos desafíos, podría ser posible prevenirlos o mitigarlos. Pero si esos desafíos ni siquiera se tienen en cuenta, la probabilidad de que se produzca un impacto negativo será mayor. A continuación, explicaremos brevemente cada uno de esos desafíos y su relación con el metaverso

Sesgos y discriminación no deseada. Se han escrito cientos de artículos sobre este tema, en el que los sistemas de inteligencia artificial, basados en los sesgos, podrían dar lugar a una discriminación no deseada de grupos vulnerables. Las personas de color son tratados de forma diferente a las personas blancas en algunos sistemas judiciales estadounidenses, las mujeres reciben menos préstamos de los bancos y son menos contratadas por las empresas solo por su género, etc. El metaverso estará lleno de aplicaciones que utilizan la inteligencia artificial para la predicción y la clasificación, por lo que este desafío es también un reto para el metaverso.

Explicabilidad y algoritmos de caja negra. Los sistemas de IA pueden tomar decisiones sin intervención humana y se espera que el metaverso esté repleto de estas decisiones autónomas. Actualmente, los algoritmos de aprendizaje profundo proporcionan los mejores resultados, pero su funcionamiento interno es muy difícil de entender para las personas. Si las decisiones tienen un impacto significativo en la vida de las personas, entonces tenemos que entender cómo el algoritmo llega a una determinada conclusión o decisión; necesitamos algoritmos de caja blanca.

Intervención humana y autonomía adecuada del sistema. Cuando las decisiones tienen un impacto en la vida de las personas, es posible que no queramos dejar todo en manos de una máquina. Por ejemplo, no querríamos diagnosticar a un paciente con una enfermedad grave sin la participación de un profesional médico, especialmente si esto implica tratamientos intrusivos. De nuevo, muchos algoritmos de IA se ejecutarán en el metaverso, y es importante tomar decisiones explícitas sobre el grado de autonomía que asignamos a un algoritmo.

Privacidad. La privacidad es un reto para cualquier sistema digital accesible a través de Internet. La inteligencia artificial ha aumentado este reto porque los datos, que incluyen los datos personales, son el combustible de la IA. Algunos modelos de negocio explotan la inteligencia artificial para analizar enormes cantidades de datos personales, a veces de forma poco transparente o incluso ilegal. En el metaverso, se espera que este desafío se agrave debido a la creciente oportunidad de registrar cualquier tipo de interacción digital y virtual que implique los datos personales.

Seguridad y protección. Los algoritmos de la inteligencia artificial nunca son correctos al 100%. Por lo tanto, es importante evaluar de antemano los posibles daños a la seguridad y la protección cuando los algoritmos cometen errores, y actuar en consecuencia para evitarlos o mitigarlos. Los sistemas de IA de aprendizaje profundo son vulnerables a los llamados ataques adversarios, y algunos hackers lograron engañar al sistema Autopilot de Tesla para que confundiera una señal de stop con una de límite de velocidad. Además del reto de la IA, el metaverso introduce toda una serie de nuevos riesgos de seguridad y protección. Piense, por ejemplo, en las personas que mueven enérgicamente los brazos y las piernas mientras llevan puestas las gafas 3D.

Huella de carbono de los algoritmos. Recientemente se ha identificado un reto para la IA que está relacionado con el consumo de energía de los grandes modelos de lenguaje natural. Los modelos como el GPT-3 consumen millones de dólares en electricidad y, por tanto, tienen una importante huella de carbono. Esto ha dado lugar al término “IA verde”, en el que la consideración del consumo de electricidad es una parte integral del diseño del algoritmo. Los NFT se basan en la cadena de bloques, que utiliza algoritmos de consenso para añadir nuevos bloques a la cadena. Todos sabemos por Bitcoin que algunos de esos algoritmos incentivan el consumo de electricidad, en particular el algoritmo de consenso proof of work: cuanto más trabajo de “minería” se realice, mayor será la probabilidad de ser compensado. Otro tipo de algoritmo de consenso llamado proof of stake es mucho menos intensivo en energía y, por lo tanto, es preferible para los NFT a gran escala que sustentarán la Web3 y el metaverso. Además, acercar la computación a la aplicación final a través del edge computing también puede reducir la huella de carbono informática necesaria para las experiencias inmersivas en el metaverso. Esperamos ver más el término “metaverso verde” en el futuro.

DESAFÍOS A LOS QUE DEBEN HACER FRENTE LOS GOBIERNOS

Entre los desafíos que deben afrontar los gobiernos se encuentran las noticias falsas y los deep fakes, la relación entre las personas y las máquinas, los derechos de autor, la concentración de datos y riqueza, el aumento de la desigualdad, y la IA para la defensa y la guerra. Para prevenir o mitigar dichos desafíos, se requieren acciones gubernamentales. Las empresas no pueden afrontar satisfactoriamente esos retos a nivel individual.

Noticias falsas y deep fakes (videos falsos). La inteligencia artificial es relevante en dos aspectos para las noticias falsas y las deep fakes. En primer lugar, mediante el uso de grandes modelos de lenguaje natural y el aprendizaje profundo es posible, respectivamente, generar automáticamente noticias a partir de algunas palabras clave y vídeos falsos de personas que dicen cosas que no han dicho. Si hay una mala intención, se pueden producir grandes cantidades de noticias falsas y deep fakes con poco esfuerzo. En segundo lugar, los algoritmos de recomendación pueden difundir noticias falsas y deep fakes de forma viral, llegando así a millones de usuarios. En el metaverso, este riesgo se amplifica porque la experiencia inmersiva hace más difícil distinguir entre el contenido real y el falso.

La relación entre las personas y las máquinas. ¿Puede una máquina ser tu jefe? ¿Pueden las personas casarse con robots? ¿Hasta qué punto pueden los robots cuidar de las personas mayores? ¿Son necesarias unas normas que regulen la relación entre las personas y las máquinas? Todas esas preguntas, y otras similares, cobran aún más importancia en el metaverso debido a los avatares. ¿Pueden los avatares entablar una relación formal y legal? ¿Puede un avatar ser responsable de una acción en contra de otro avatar?

Derechos de autor. Si bien la noción de derechos de autor es un concepto jurídico, resuena de manera especial en la sociedad en general, como lo demuestran las quejas airadas de los artistas en un concurso de arte que se ganó con la importante ayuda de un sistema de IA10. ¿Quién tiene los derechos de autor de una obra de arte generada por un sistema de IA, como una canción, un cuadro generado por Dalle211 un texto de LaMDA12 o incluso un código de programación de Copilot13? El metaverso constará de millones de líneas de código y albergará millones de contenidos.

¿Generados por personas, por IA?

La concentración de datos y riqueza y la creciente desigualdad. Actualmente, la inteligencia artificial no está ayudando a reducir la brecha entre ricos y pobres, tanto entre distintos países como dentro de los mismos. Algunas grandes empresas están concentrando una parte importante de todos los datos digitales del mundo y los utilizan para entrenar y construir los mejores algoritmos de IA. A nivel macro, la productividad y la riqueza aumentan, pero los beneficios no se distribuyen equitativamente. Existe el riesgo de que esta tendencia aumente con el metaverso; además, los ciudadanos mejor situados podrán aprovechar antes el metaverso que los peor situados

IA para la defensa y la guerra. Los robots asesinos o los sistemas de armas autónomas letales son temas delicados en los debates sobre la IA para la defensa y la guerra. Los gobiernos y las organizaciones internacionales se enfrentan a este debate, ya que existe el riesgo de una carrera armamentística de IA. Pero, ¿cuál será el papel del metaverso en la guerra? Aunque (todavía) no se le llama guerra, en el ciberespacio ya están teniendo lugar muchas batallas entre países. ¿Cómo funcionará eso en el metaverso? ¿Podríamos o deberíamos imaginar una guerra librada en el metaverso?

¿Como complemento digital a una guerra tradicional? ¿Como una guerra totalmente independiente?

RETOS INDIRECTOS

Los desafíos indirectos se refieren a los problemas que empiezan a surgir después de algún tiempo, como efecto secundario, en su mayoría imprevistos en el momento del lanzamiento al mercado. Entre los más conocidos, todos ellos debidos a las redes sociales, se encuentran el aumento de la polarización en las sociedades, el incremento de la anorexia y la vigorexia en los adolescentes por la presión social, y la adicción a la tecnología de los juegos o las aplicaciones de las redes sociales.

Aumento de la polarización en las sociedades. Los algoritmos de recomendación pueden crear burbujas de filtrado en las que las personas solo ven lo que les interesa, reforzando su propio pensamiento y cerrándoles el paso a perspectivas alternativas. Como hemos visto en algunas elecciones y otros acontecimientos democráticos importantes, los algoritmos de IA pueden marcar la diferencia cuando las elecciones son muy reñidas. Dada la experiencia inmersiva del metaverso, es probable que este riesgo aumente.

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

 

Adicción a la tecnología, a los juegos o a las aplicaciones de las redes sociales.

Algunos algoritmos de recomendación son tan buenos que los usuarios no son capaces de desconectar de los contenidos que ofrecen. Ejemplos concretos son Instagram y TikTok, que presentan un vídeo tras otro perfectamente personaliza­do a los intereses de cada usuario. Algunas personas, espe­cialmente los jóvenes, pueden convertirse en adictos a esas aplicaciones de medios sociales. Pueden pasar muchas horas al día en ellas y cuando finalmente se desconectan, sienten ansiedad y necesitan volver a conectarse cuanto antes.

Los juegos plantean un reto similar, cuando la inteligencia artificial optimiza tanto la experiencia que la gente no puede dejar de jugar y, cuando lo hace, se siente infeliz. Aunque esto puede ocurrirle a cualquier persona, el riesgo es más grave para los adolescentes jóvenes. De nuevo, debido a la experiencia inmersiva del metaverso, es probable que este riesgo aumente.

El aumento de la anorexia y la vigorexia en los adolescen­tes por la presión social.

En relación con el riesgo anterior sobre la adicción a las redes sociales, esas aplicaciones también pueden ejercer una profunda presión social y crear una experiencia distorsionada de la realidad. La combinación de horas de exposición y la presión social de ser físicamente perfecto, está provocando ya un aumento de la anorexia y la vigorexia en adultos jóve­nes, que son vulnerables para que se produzcan esos riesgos. En el metaverso, es probable que este riesgo aumente porque la gente podría disociarse más fácilmente de su imagen física y empezar a preferir la imagen de su avatar.

ENFOQUES PARA AFRONTAR LOS DESAFÍOS Y MITIGAR LOS RIESGOS SOCIALES Y ÉTICOS

Como se está experimentando actualmente con la IA, hay diferentes formas de tratar los riesgos éticos y sociales pre­vistos en el metaverso: autorregulación, recomendaciones de instituciones internacionales o regulación. Tenga en cuenta que no son necesariamente excluyentes.

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

La autorregulación significa que las empresas conside­ran, detectan y mitigan los posibles riesgos sociales y éticos de su actividad en el metaverso de forma voluntaria.

En el mundo de la IA, la noción de un uso responsable de la misma desde el diseño está siendo adoptada cada vez por más organizaciones. Los riesgos éticos y sociales se tienen en cuenta durante todo el ciclo de vida del sistema y, cuando se detectan, se mitigan mediante acciones espe­cíficas. Si es imposible mitigar los riesgos previstos, las empresas podrían y deberían abstenerse de desplegar­lo hasta que se conozcan mejor los riesgos y se puedan evitar. Las acciones de autorregulación relacionadas con los riesgos sociales y éticos pueden gestionarse a través de iniciativas ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) o códigos de conducta. Basándonos en la experiencia con la IA y las ESG, creemos que las empresas empezarán a tra­bajar también en el uso responsable del metaverso desde el diseño.

La autorregulación es muy importante con una nueva tecnología como el metaverso, ya que hay poca experiencia real de su impacto en la sociedad.

La regulación significa que algunos usos de la tecnología están regulados por ley. El RGPD (Reglamento general de protección de datos23) europeo y la Regulación de IA (próximo reglamento europeo de IA24) son ejemplos de ello. Un enfoque de la regulación basado en el riesgo implica que cuanto mayor sea el riesgo, más normas se aplicarán. Dado el impacto potencial de largo alcance del metaverso, sería prudente empezar a pensar en los riesgos importantes que —como sociedades—queremos evitar. Existe el riesgo de que la regulación del metaverso llegue demasiado pronto, cuando todavía haya poca expe­riencia real con su impacto social y ético. Como se ha dicho, los debates interdisciplinarios y globales son esen­ciales en este momento.

Tema 6 Las realidades y retos del metaverso

Todo el mundo habla del metaverso, pero hoy en día sigue siendo más una promesa que una realidad. En este tema hemos demostrado que el metaverso no aparece de la nada, sino que es una consecuencia lógica de varias evoluciones importantes.

Hemos explorado los posibles retos sociales y éticos del metaverso a partir de una experiencia similar con la inteligencia artificial.

Pocos dudan de que el metaverso tendrá un im­pacto significativo en nuestras vidas, sociedad y economías.

Teniendo en cuenta esta expectativa, es impor­tante pensar con antelación (ahora) en los posi­bles retos sociales y éticos, y diseñar estrategias para mitigarlos. Solo así la humanidad podrá disfrutar plenamente de las oportunidades y, al mismo tiempo, reducir las posibles consecuen­cias negativas.

Podemos y debemos aprender de la experiencia con la inteligencia artificial, una tecnología trans­formadora con también un enorme impacto en la sociedad, cuyo uso debe gestionarse con cuida­do. Como hemos visto, actualmente hay muchas iniciativas en marcha para garantizar un buen uso de la inteligencia artificial, incluyendo la autorregulación, las recomendaciones internacio­nales y la regulación.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER