Tema 11 La interoperabilidad

Sin valoraciones

Tema 11 La interoperabilidad

INTEROPERABILIDAD

Según el Esquema Nacional de Interoperabilidad, la Interoperabilidad es la capacidad de los sistemas de información y de los procedimientos a los que éstos dan soporte, de compartir datos y posibilitar el inter­cambio de información y conocimiento entre ellos.

Es decir, la interoperabilidad es la capacidad de comunicación entre distintos sistemas con distintos datos en distintos formatos de modo que la información pueda ser compartida, accesible desde distintos entornos y comprendida por cualquiera de ellos.

Por lo tanto no sólo se deberá tener en cuenta el nivel técnico (es decir que los distintos sistemas sean capaces de comunicarse y transmitir la información) sino también el nivel organizativo (es decir que se establezcan los procedimientos mediante los cuales será posible esta comunicación para el intercambio de mformación).nos indica la virtualización definitiva del espacio físico y de que, a futuro, este universo podrá brindar

Tema 11 La interoperabilidad

LA INTEROPERABILIDAD EN EL METAVERSO

El metaverso está formado por numerosos mundos virtuales con características diversas en términos de gobernanza, economía, propósito, naturaleza o rol del usuario y el mayor reto es conseguir la interope- rabilidad sin fisuras entre todos ellos. En efecto, desde el punto de vista arquitectónico, puede conside­rarse un marco o sustrato unificador que conecta la multitud de aplicaciones y servicios que se integran en él.

Como tal, la interoperabilidad es otra característica clave del metaverso y sus usuarios la experimenta­rán de muchísimas formas. Por ejemplo, podrán interactuar simultáneamente con varias aplicaciones, de forma similar a lo que solemos hacer en nuestros ordenadores de sobremesa o dispositivos móviles. Hoy en día, este nivel de interoperabilidad entre diferentes aplicaciones es normal y esperado para los dispositivos físicos de uso general. Sin embargo, no tiene precedentes en los entornos virtuales en línea.

Las grandes tecnológicas se unen para impulsar un Metaverso abierto e interoperable.

Grandes plataformas tecnológicas, como Meta, Alibaba, Microsoft, NVIDIA, Sony o el Consorcio World Wide Web se han unido para impulsar un Metaverso abierto e interoperable. Para ello, han crea­do el foro de estándares del Metaverso, cuya membresía es gratuita y está abierta a cualquier empresa o universidad. Entre los miembros fundadores también aparece la sueca IKEA, Huawei o Epic Games, pero no está Animoca Brands, desarrolladora del metaverso The Sandbox. Tampoco Decentraland.

Tema 11 La interoperabilidad

Grandes tecnológicas, metaverso abierto

Los miembros del foro explican que explorarán dónde la falta de interoperabilidad está frenando la implementación del Metaverso. En este sentido, el foro abordará cómo se puede coordinar y acelerar el trabajo de las organizaciones de desarrollo de estándares (SDO). El foro se centrará en proyectos pragmáticos, como la creación de prototipos de implementación, hackathons y herramientas de código abierto para acelerar la adopción de estándares.

Nace Metalaw, una comunidad de juristas para velar por los derechos en los metaversos

Las actividades que se desarrollen estarán vinculadas a las necesidades e intereses de sus miembros. Entre ellas, citan renderizado 3D, interfaz humana y paradigmas de interacción AR y VR, conteni­do creado por el usuario, avatares, gestión de identidad, privacidad y transacciones financieras. Los creadores del foro afirman que el Metaverso está motivando la integración y el despliegue de diversas tecnologías. Como la realidad virtual y aumentada, la creación de contenido fotorrealista, sistemas geoespaciales, gemelos digitales, economías online o juegos multiusuario.

Grupo Khronos

El foro esta organizado por el Grupo Khronos, un consorcio industrial enfocado en la creación de API. Patrick Cozzi, director ejecutivo de Cesium, plataforma geoespacial 3D y uno de los miembros fun­dadores, ha dicho que internet se basa en estándares abiertos e interoperabilidad para el beneficio de todos los participantes. A medida que avanzamos en la era de la computación centrada en 3D, el Meta- verso debe construirse de la misma manera que internet, afirma. «No puedo pensar en un mejor hogar que Khronos para albergar el Metaverse Standards Forum para facilitar la colaboración entre la comu­nidad para estándares abiertos para el Metaverso. Especialmente, para activos 3D, que se volverán tan omnipresentes como los tipos de imagen y video en la web».

ASEGURANDO UN METAVERSO ABIERTO EINTEROPERABLE

1 – El metaverso será un sistema interconectado que trascenderá fronteras, por lo que es necesario que existan estándares públicos y privados, normas y reglas para que opere en todas las jurisdicciones.

2 – No será un metaverso administrado por Meta, así como hoy en día no existe una “Internet de Micro­soft” o una “Internet de Google”.

3 – Para construir el metaverso de forma responsable, estamos trabajando con socios en la industria, or­ganizaciones de investigación y expertos para analizar los riesgos y desarrollar soluciones para ayudar a que las personas estén seguras y se sientan cómodas en este espacio.

El metaverso no es un solo producto, como lo son las aplicaciones de Meta (Facebook, Instagram, Messenger y WhatsApp). Tampoco es un sistema operativo, como Microsoft Windows o hardware como el iPhone de Apple. Al igual que con el Internet de hoy, el metaverso será un conjunto de tecnologías, plataformas y productos. No será construido, operado ni gobernado por una compañía o institución. Se requerirá a empresas de todos los tamaños, sociedad civil, sector público y millones de creadores individuales. No es una prenda de vestir, es una manta hecha de varios retazos de tela.

Las posibilidades económicas son emocionantes. La economía digital contribuyó con $2,1 billones de dólares al PIB de Estados Unidos en 2019. Incluso si el metaverso llegara a representar el equivalente de solo 10% de la economía digital en Estados Unidos antes de la pandemia, sería una industria de $200 mil millones de dólares que emplearía a cerca de 770.000 de personas. Un estudio hecho para Meta por la consultora independiente Analysis Group ha estimado que la economía global del metaverso podría valer más de $3 billones de dólares a nivel mundial dentro de 10 años.

Pero, para que las personas realmente quieran usar estas tecnologías es necesario que se sientan seguras. Para compañías como Meta hay mucho trabajo por hacer para desarrollar confianza en el metaverso y demostrar a las personas que estamos comprometidos con ayudar a construirlo de forma responsable. Esto empieza explicar nuestra visión sobre estas tecnologías y los retos que creemos que se deben considerar conforme haya progre­sos. Esto significa ser abiertos y transparentes sobre el trabajo que estamos haciendo y sobre las decisiones e implicancias que conlleva. También, significa esclarecer que nuestra intención no es desarrollar estas tecnologías por nuestra cuenta, sino ser una parte de un movimiento tecnológico mayor.

Asegurar que el metaverso sea abierto

No habrá un metaverso operado por Meta, así como hoy en día no existe una “Internet de Microsoft” o una “Internet de Google”. Al igual que con la Internet, el metaverso será un sistema interconectado que trascenderá fronteras, por lo que es necesario contar con un conjunto de estándares públicos y privados, así como normas y reglas que permitan que este opere en todas las jurisdicciones. Una forma de pensar en la estructura del metaverso es imaginando un edificio en donde cada piso sostiene al de arriba. Para cada piso, y den­tro de cada uno de ellos, se requiere de diferentes tipos de reglas y regulaciones.

Cimientos: Hardware, protocolos y estándares

Los cimientos del edificio incluyen hardware (teléfonos, visores de realidad virtual, lentes de realidad aumentada, etc), protocolos tecnológicos y estándares que aseguren que dife­rentes tecnologías puedan interactuar, o como se dice en la industria, que sean “interope­rables”.

Planta baja: Plataformas y redes

La planta baja del metaverso estará construida sobre estos protocolos y estándares de interoperabilidad. Esta es la capa intermedia en la cual las plataformas, organizaciones y otras redes crearán el universo de productos que conforman los mundos tridimensionales del metaverso.

Primer piso: Experiencias

El primer piso del metaverso es donde podremos acceder como usuarios y donde estará disponible la gran mayoría de experiencias. Por ejemplo, los usuarios actuales de Quest pueden acceder al metaverso a través de aplicaciones de realidad virtual como Horizon Worlds. Las aplicaciones y experiencias permitirán que los creadores diseñen una gran variedad de espacios únicos.

Tema 11 La interoperabilidad

El punto en común entre estos pisos es la interoperabilidad, la interconexión de estándares, sistemas y aplicaciones que permiten a las personas viajar fácilmente entre una parte del metaverso y otra. Esto no es absoluto, no todos los elementos de las experiencias del metaverso necesitan ser o serán compatibles entre ellas. Pero sin un grado importante de operabilidad integrado en cada piso el metaverso se volverá un espacio fragmentado y dividido en silos impenetrables entre ellos.

YA TENEMOS INTERNET, ¿REALMENTE NECESITAMOS EL METAVERSO?

Desde la llegada de Internet, hemos pasado de computadoras pesadas conectadas a líneas telefónicas de acceso telefónico, a computadoras portátiles y tabletas conec­tadas sin cables, a teléfonos que nos permiten llevar Internet con nosotros donde quiera que vayamos, así como también Internet, coches accesibles, relojes y todo tipo de dispositivos. Esta evolución ha sido impulsada en parte por aumentos en la velocidad y disponibilidad de la conectividad a Internet. Y cada paso en esta evo­lución ha hecho que la comunicación y la interacción sean más fáciles y naturales.

Muchos preguntan con razón: ¿qué es el metaverso y por qué debería importarme? E incluso si puedo estar convencido de que vale la pena emocionarse, ¿cómo pue­do confiar en que estas nuevas tecnologías se construirán y gobernarán de manera responsable?

Cuando Facebook comenzó hace 18 años, principalmente escribíamos texto en sitios web. Cuando obtuvimos teléfonos con cámaras, Internet se volvió más visual y móvil.

A medida que las conexiones se hicieron más rápidas, el video se convirtió en una forma más rica de compartir cosas. Pasamos del escritorio a la web y al móvil; desde texto hasta fotos y video.

En esta progresión, el metaverso es una evolución lógica. Es la próxima generación de Inter­net: una experiencia 3D más inmersiva. Su cualidad definitoria será una sensación de presen­cia, como si estuvieras allí con otra persona o en otro lugar.

No nos comunicamos solo a través de palabras escritas, por lo que los servicios de Internet basados en texto nunca serían suficientes. Las imágenes estáticas son una parte importan­te de cómo nos comunicamos, al igual que los sonidos y las imágenes en movimiento. Pero interactuamos en tres dimensiones. Usamos múltiples sentidos, lenguaje corporal, conciencia espacial. Manifestamos nuestra intención de confiar el uno en el otro mirándonos a los ojos, sonriendo o estrechándonos cálidamente la mano. Expresamos nuestros sentimientos hacia los seres queridos no solo diciendo lo que sentimos sino expresándolo físicamente. Mostramos alegría, tristeza o enojo a través de señales no verbales que se encarnan y experimentan en lugar de escribirlas.

Los avances en velocidad y disponibilidad de conectividad ahora han llegado a un punto que comienza a hacer virtualmente posibles muchas de estas interacciones tridimensionales. Por lo tanto, es lógico que el próximo paso en la evolución de Internet sea uno que refleje esto.

Hay tres factores clave que harán que las interacciones en el metaverso se parezcan más a las que tenemos en nuestra vida diaria: lo efímero, la encarnación y la inmersión.

Efímero:

En el mundo físico, la mayoría de nuestras comunicaciones diarias son efímeras: hablamos, la gente nos escucha y no existe un registro a largo plazo de lo que dijimos. Por el contrario, los correos electrónicos, los mensajes de texto y las publicaciones escritas en las redes sociales suelen ser persistentes, creando un registro que perdura en el tiempo y que se puede inspeccio­nar, revisar, modificar o eliminar. El metaverso constituirá un cambio hacia la comunicación en vivo basada en el habla que a menudo se sentirá tan transitoria como las conversaciones cara a cara. Al igual que en el mundo físico, este tipo de comunicación efímera existirá junto con mensajes y comunicaciones persistentes, pero es probable que sea mucho más común. Si quiero comunicarme contigo en el Internet de hoy, lo primero que haría es escribir un texto, una publicación o un mensaje, por ejemplo. Pero para comunicarme contigo en un espacio de metaverso compartido, hablaría.

Encarnación:

En el metaverso podremos comunicarnos no solo escribiendo en un teclado o mirando una pantalla, sino a través de nuestra fisicalidad. Los avatares reflejarán nuestros movi­mientos corporales reales. Esto nos permitirá comunicarnos de manera más expresiva, usar nuestras manos para crear y manipular objetos digitales e interactuar con nuestro entorno virtual 3D. Esta sincronicidad 3D en tiempo real es una diferencia crucial con la forma en que interactuamos en Internet hoy en día.

Inmersión:

En el metaverso, nos comunicaremos de manera que nos haga sentir como si estuvié­ramos en un espacio específico con otras personas: entornos compartidos donde la in­teracción social se siente natural, como una conversación con amigos en una cafetería, restaurante o en hogar. A menudo hablamos de sumergirnos en un buen libro o perdernos en una canción. Pero ninguna otra forma de comunicación hasta ahora ha sido capaz de lograr el tipo de fidelidad audiovisual necesaria para crear la sensación de estar en un espacio compartido que es posible en el metaverso.

La evidencia empírica de innumerables estudios de investigación en ciencias sociales corrobora esta noción de que las formas de comunicación no verbales/corporizadas son cruciales para el cultivo de la confianza social y para el desarrollo de un sentido compar­tido de comunidad con los demás. Por ejemplo, en su influyente libro Wired for Speech , Clifford Nash y Scott Brave argumentan que evolucionamos para comprender el mundo y comunicarnos principalmente a través del habla, en lugar de escribir, y por lo tanto, las interfaces funcionales basadas en el habla representan una mejora en la forma en que nos comunicamos en línea.

Estos atributos (efímero, encarnación e inmersión) significan que las personas experi­mentarán el metaverso de una manera mucho más cercana a las interacciones del mundo físico que a la experiencia de usar una aplicación móvil o un sitio web. De esta forma, el metaverso no es análogo a una aplicación móvil como Facebook o Instagram. Está más cerca de una capa virtual universal que todos pueden experimentar en la parte superior del mundo físico actual, una en la que puede tener una identidad consistente (o incluso un conjunto de identidades) que las personas pueden reconocer donde sea que lo vean.

Para que esto se convierta en una realidad, ninguna empresa puede o debe controlar el metaverso, pero las diferentes experiencias deberán ser compatibles si, por ejemplo, desea poder llevar una foto que tomó en un espacio a otro, o usar el mismo avatar para repre­sentar tu identidad virtual en diferentes lugares.

El metaverso ya está en la mente de las personas y en las proyecciones de las grandes corporaciones, es una promesa de revolución en las interacciones humanas mediada por la tecnología

LA INTEROPERABILIDAD COMO PIEZA FUNDAMENTAL PARA SUSTENTAR EL METAVERSO

Desde que el CEO Mark Zuckerberg anunció el cambio del nombre de Facebook a Meta y dio a conocer su visión del futuro de las relaciones sociales/virtuales, usua­rios, expertos y prensa de todo el mundo han estado tratando de entender cómo será esta nueva realidad. Durante Facebook Connect 2021, definió el metaverso de una manera “misteriosa”, pero prometió una experiencia más convincente para los 2,900 millones de usuarios actuales de la red social.

Según Vagner Sobrinho, el metaverso ya está en la mente de las personas y en las proyecciones de las grandes corporaciones. Con esto viene la promesa de una revolución en las interacciones humanas mediadas por la tecnología. Pero para garantizar una experiencia adecuada a los más diversos sectores de la sociedad, es necesario preparar el terreno.

“Además de la consolidación del 5G y la democratización del acceso a los equi­pos de navegación en el metaverso, la interoperabilidad es un tema fundamental. Es natural que en este escenario haya varios jugadores haciendo autostop en el mercado alcista. El problema radica en que cada una de estas empresas busca la experiencia individual más que la acción colectiva. El fenómeno de que varias em­presas lancen su propio metaverso puede crear “islas” en la nueva plataforma”, diceVagner.

En la práctica, esto indica que puede pasar lo mismo que pasó con Telegram, Wire o Signal, que siguen en busca de usuarios que no salen de WhatsApp, por ejemplo. Sin embargo, el metaverso tiene otra propuesta para abarcar muchos más aspectos de la vida en sociedad que las aplicaciones de mensajería instantánea.

La tecnología de inteligencia artificial pretende hacer que el diseño metaverso sea accesible para los creadores

Las experiencias de realidad extendida aún dependen de la captura de una gran cantidad de datos personales para trabajar, un hecho que puede dificultar aún más la interoperabilidad. Estos datos incluyen no sólo elementos de perfiles personales y evidencia de actividad y consumo, sino también información de geolocalización, entorno y seguimiento de movimiento necesaria para que funcionen las tecnologías inmersivas. Se utilizan sensores de actividad, cámaras, entre otros, para generar la sensación de inmersión de los usuarios en este sistema. Los datos, a su vez, pueden ser utilizados como identificadores biométricos, un tipo de información personal considerada sensible, que requiere mayor cuidado y protección legal.

En este contexto, las empresas que buscan ofrecer experiencias de negocios, ven­tas, educación y cultura en el metaverso necesitan ajustar los puntos, analizar todos los desafíos posibles y diseñar soluciones por delante.

Cómo las marcas utilizan la moda digital en la vida real

Para “viajar” sin problemas entre los espacios virtuales del metaverso, es necesario crear estrategias colabora- tivas sin dejar de lado el tema de la ciberseguridad.

Esto permitirá que los productos, servicios y otros elementos se utilicen en toda la plataforma, de forma fluida y segura, para explorar todas las posibilidades positi­vas de este universo nuevo y en expansión.

Tema 11 La interoperabilidad

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER