Los modulos

Sin valoraciones

LOS MÓDULOS

La cartelería debe cumplir unos aspectos para su utilización correcta y que su funcionalidad sea la eficaz, en este caso nos referiremos a la cartelería móvil: Corresponde al escaparate, teniendo este una gran variedad de cambios a lo largo del año. Este debe ser claro, en armonía con la temática del negocio, no estorbar la visión de los demás objetos, no mostrar algo que no sea verídico (ya que a veces no especifica, y pueden surgir mal entendidos y provocar indiferencia o desagrado por parte de los clientes).
CON PRECIOS.
SIN PRECIOS
Aquí lo que queremos diferenciar es simplemente la cartelería, siendo bastante clara la diferencia. En ambos casos está expuesto el producto en venta de manera clara visualmente, pero en el caso erróneo, no aparece por ningún lado el precio de lo expuesto, y ese detalle es muy tomado en cuenta, por la persona que va por la calle, a veces con prisa, y el no tener el precio, es una falta de estimulante para que el cliente entre en la tienda. El propósito, es hacer que los elementos del escaparate, induzcan al espectador a entrar en la tienda, ver más de cerca el producto y llegar a comprar algo. Por así decir el escaparate, es la cara del negocio donde todos los factores cuentan.
Otro tipo de cartelería puede ser, de tipo publicitaria de una marca con la que en el mismo negocio se comercializa, o el mismo cartel de la marca patrocinadora del negocio. No tiene por qué entorpecer al escaparate, en ocasiones estos sobrecargan la fachada e incluso rompen con la armonía del diseño del escaparate.

También dentro de la cartelería entran, la variedad de: luminosos, de tela, nailon, etc.
Depende de muchos factores la utilización de unos u otros, además de existir una atendencia dependiendo del negocio, ya que por ejemplo, para las floristerías o pastelerías suelen usar carteles
luminosos.
Aunque esta publicidad es en grandes dimensiones, se suelen hacer pequeñas copias de ésta y se colocan dentro de este a modo de decorado o fondo, normalmente se ven en perfumerías.
Entrando en la cartelería, hay dos tipos de carteles, manuales y con serigrafía normalizada, los carteles manuales sino se hacen con sus medidas e instrumentos de grafismo pueden quedar con una imagen bastante pobre, aunque su utilización a gran escala y lo más visible posible es frecuente verlos en rebajas, ya que el objetivo principal en estos periodos comerciales, es vender y la estética es poco cuidada.

Escaparatismo y Visual Merchandising

Ejemplos en los que el mensaje es directo: PROMOCIÓN…, y otras en las que simplemente está inscrito el precio o el tanto por ciento de rebaja con colores que llaman mucho la atención:
¡¡50%!! ¡Desde 10 EUROS!…
Debemos tener en cuenta que en estas fechas no suelen fijarse los comercios en cuidar la estética, pero aun así el aspecto incluso en estas temporadas prima para los clientes, aunque estos no lo manifiestan en el momento, después quedará la frase por parte de estos de: (-“¡¡Pues yo entré en una tienda que estaba todo muy bien señalado, y todo correspondía con las rebajas que ponía en el cartel!!”). En el momento de compra frenética no se presta atención a los detalles, pero pasado ese momento es precisamente lo que recuerda el cliente.
Este tipo de cartelería se da en las temporadas especiales de compras y en las de rebajas:

El escaparate es completamente integrado en la temática del momento. Y lo que prima es vender y los precios, pero sobre todo el coste de los productos. El producto se pasa a un segundo plano, y más que una ambientación es una idea de atracción de compra.
El cliente es atraído por una sugerencia de bajo coste, siendo el escaparate un mensaje claro, por ello no hay ningún tipo de preocupación por los detalles, hay casos donde en algunos negocios se introduce el producto de venta como en temporadas normales, y lo que ocurre es que hay una saturación de cartelería por lo tanto no sirve de nada seguir en esa línea. Y actualmente los escaparates han pasado a un nivel más simbólico y atrayente.

Displays
Un display es un elemento a medio camino entre una fantasía y un cartel. Los proveedores de una determinada marca suelen enviar estos displays a los comerciantes, como apoyo para la venta de sus productos.
El comerciante y aún más el escaparatista deben ser prudentes a la hora de añadir los displays dado que si no se distribuyen equilibradamente, se puede promover la venta de un determinado producto en perjuicio de la rentabilidad total del escaparate.

Hay que considerar los siguientes aspectos:
Dimensión del display, que no deberá ser excesivamente grande en proporción al resto.
Tonalidad de los colores, ya que más vivos son estos colores más atraerán la atención.

Brillos del material.
La estabilidad y del material, pues si el soporte no es firme dará mala imagen.

Protagonismo de la marca, que puede distorsionar la imagen corporativa del establecimiento.

Vea nuestro Máster de Imagen y Moda

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Valore este curso

Comments are closed.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumimos que estás de acuerdo. VER