La Formacion en Socorrismo Laboral

La Formacion en Socorrismo Laboral

Prevención de riesgos laborales

La Formación en Socorrismo Laboral

 

El socorrista laboral será voluntario: este deberá tener conocimientos básicos y generales, una formación específica en relación a los riesgos de la empresa. Deberá recibir periódicamente cursos de reciclaje.
Formación en socorrismo laboral: se divide en tres bloques:
1. Bloque: formación básica o mínima:
El socorrista debe estar capacitado para atender situaciones de emergencia médica, tales como: la pérdida de conocimiento, los paros cardio-respiratorios, hemorragias etc..
2. Bloque: formación complementaria:
La formación complementaria permite atender situaciones consideradas como urgencia médica, siendo éstas las que pueden esperar la llegada de los servicios médicos, quemaduras leves, luxaciones, esguinces etc..
3. Bloque formación específica:
• Atendiendo a los riegos existentes en la empresa es conveniente tener una formación muy específica. Es la situación en la que el socorrista puede dominar con soltura, el riesgo químico como, rescate en ambiente tóxico, quemaduras químicas, intoxicaciones etc…
La evaluación primaria de un accidentado.
Una vez activado el sistema de emergencia (p.a.s) y a la hora de socorrer, se debe establecer un método único que permita identificar las situaciones vitales o de emergencia médica.
Es importante saber que el órgano más delicado es el cerebro (encéfalo). Se debe vigilar y evitar su lesión.
Las neuronas se alimentan del oxígeno que transporta la sangre, oxígeno que se adquiere gracias a la respiración (pulmones) y se transporta por impulso que realiza el corazón.

 

Cuando este proceso se detiene, este sufre, se lesiona y muere. Las neuronas pueden soportar esta situación durante 4 minutos sin lesionarse, a partir de este tiempo, empiezan a morir de forma progresiva y, transcurridos 4 minutos, se produce la muerte total del cerebro.
• Este espacio de tiempo ( 4+4 = 8 minutos), es lo que se conoce como muerte clínica, la cual es reversible aplicando una seré de técnicas que permitan de nuevo la llegada de sangre oxigenada al cerebro.
Delante de un accidentado, sea el que sea, siempre se debe hacer lo mismo:
Buscar las situaciones que puedan implicar: “la muerte clínica”, o lo que es lo mismo: realizar la evacuación primaria o identificación de signos vitales (conciencia, respiración y pulso).

Conciencia

El problema está en si este no contesta. Entonces se le debe agitar levemente para observar sus reacciones (gemidos, apertura de ojos, movimientos de cabeza etc…), si no existe ningún tipo de reacción, significa que el estado de inconsciencia está declarado, por lo que inmediatamente y, en lo posible, sin tocarlo se debe de comprobar la respiración.

Recuerde

La conciencia es siempre el primer signo vital que se debe explorar.

Respiración

Pueden surgir dos posibilidades: que respire o que no respire.
• El socorrista, para comprobar la respiración, debe utilizar la vista, el oído y el tacto. Para ello debe acercar su propia mejilla a la boca-nariz del accidentado y mirando hacia el pecho podrá observar el movimiento torácico o abdominal, escuchar la salida del aire y notar en su mejilla el calor del aire exhalado.
a) Si respira:
El procedimiento a seguir, siempre que no sea traumático, es el de colocarlo en una posición de seguridad para prevenir las posibles consecuencias de un vómito.
Esta posición se la denomina el argot del socorrismo como p.l.s., que significa: posición lateral de seguridad. Si este respira pero tiene un traumatismo no se le debe mover.
B) Si no respira:
Si al acercar la mejilla o el dorso de la mano a la boca y se comprueba que no respira, en seguida se tiene que colocar, sea traumático o no, en posición de decúbito supino (estirado mirando hacia arriba) y después explorar su boca para comprobar que no existan cuerpos extraños (dientes desprendidos, chicles etc…abrir las vías aéreas mediante hiperextensión del cuello evitando que la lengua obstruya la vía de entrada del aire.
En ocasiones, con esta simple maniobra el paciente vuelve a respirar.

En caso contrario, el paro respiratorio es evidente, por lo que se debe suplir la función ausente mediante la respiración artificial, método boca-boca.

Pulso

• Es necesario comprobar el funcionamiento cardíaco mediante la toma del pulso carotideo (cuello), por ser éste el más próximo al corazón y el de más fácil localización.
• Caso de existir pulso, se sigue efectuando la respiración artificial, pero en el momento en que desaparezca este pulso se debe iniciar sin demora el masaje cardiaco externo, acompañado siempre de la respiración boca-boca.

Emergencias médicas: técnica de la reanimación cardio pulmonar (r.c.p.) y hemorragias
Técnica de la reanimación cardio pulmonar (r.c.p)
Se aplica cuando estamos ente un paciente inconsciente y que no respira. Se procederá del siguiente modo:
A) Extraer posibles cuerpos extraños de la boca (dientes, chicles…)
B) Efectuar la hiperextensión del cuello.
No respira:
C) Apretar la frente e hiperextender bien el cuello.
D) Colocar nuestros labios alrededor de la boca el paciente sellando totalmente su boca con la nuestra. Iniciar el boca-boca: 2 insuflaciones rápidas.
F) Una vez se ha insuflado el aire se debe comprobar el funcionamiento cardíaco a través del pulso carotideo.
Posibilidades:
1. Hay pulso pero no respira: seguir con la respiración artificial boca-boca y comprobar periódicamente la existencia del pulso (cada minuto o cada 12 insuflaciones)
2. No hay pulso: iniciar el masaje cardiaco externo.
Masaje cardiaco externo:
Paciente inconsciente, que no respira y que no tiene pulso:
A) Colocar al paciente sobre una superficie dura.

B) Localizar el tercio inferior del esternón y colocar el talón de nuestra mano sobre él. La otra mano se apoyará de la misma forma sobre la que contacta con el tórax.
C) Con nuestros dedos estirados y los brazos perpendiculares al punto de contacto con el esternón, ejerceremos compresión directa sobre el tórax, consiguiendo que se deprima unos 4 o 5 cm, y a un ritmo de compresión/relajación= 1/1.
D) El masaje cardiaco siempre irá acompañado de la respiración boca-boca.

Ritmo.

1.Socorrista:
• 2 insuflaciones (boca-boca)
• 15 compresiones (masaje cardiaco)
• Repetir este ritmo durante 1 minuto ( 4 veces 2/15, 2/15, 2/15 y 2/15)
2. Socorristas:
• 1 insuflación (boca-boca)
• 5 compresiones (masaje cardiaco)
• Todas estas maniobras son aplicables a personas adultas. Las utilizadas en lactantes y niños varían según la edad o constitución física del niño.

Hemorragias:

El sistema circulatorio está compuesto por:
• Corazón
• Vasos sanguíneos.
• Sangre.
• El corazón: actúa de bomba, impulsando la sangre a través de los vasos sanguíneos.
• Los vasos sanguíneos: son los conductos por donde circula la sangre. Existen tres tipos de vasos:
• Arterias: son los vasos que salen del corazón.
• Venas: son los vasos que van hacia el corazón.
• Capilares: son los vasos más pequeños y son los responsables del intercambio gaseoso.
• La sangre: está compuesta por una parte líquida, llamada plasma, y una parte sólida, formada por:
• Hematíes: responsables del transporte del oxígeno.
• Leucocitos: colaboran con la defensa del organismo contra las infecciones.

 

Plaquetas: favorecen el proceso de coagulación.
Concepto de hemorragia: denominamos hemorragia a cualquier salida de sangre de sus cauces habituales.

 

Vea nuestro máster en Prevención de Riesgos Laborales

Luis Bonilla

    Comentarios cerrados.
    Hola, en qué podemos ayudarte?
    Powered by