¿Qué es un chiringuito financiero?

¿Qué es un chiringuito financiero?

¿Qué es un chiringuito financiero?

El término «chiringuito» se utiliza para designar aquellas entidades

o personas que, sin estar habilitadas para ello, es decir, sin estar re-

gistradas ni en el Banco de España ni en la Comisión Nacional del

Mercado de Valores (CNMV), están operando o intermediando en

el mercado de valores español. Al no haber sido autorizados, nadie

sabe si disponen de suficiente capital ni si cumplen con los requisitos

que siguen las entidades legales.

En su guía informativa sobre los «chiringuitos financieros», la

CNMV advierte que estas sociedades son peligrosas porque, en la

mayoría de los casos, la aparente prestación de tales servicios es sólo

una tapadera para apropiarse del capital de sus víctimas, haciéndoles

creer que están realizando una inversión de alta rentabilidad. «No se

trata de entidades más o menos solventes o con mayores o menores

habilidades en la gestión financiera. Sencillamente, son estafadores»,

concluye el regulador.


                El cliente de estas sociedades no puede exigir la cobertura de los

fondos de garantía de inversiones o de depósitos, ya que éstos sólo

protegen al inversor en caso de insolvencia de las entidades debida-

mente autorizadas.

Sociedades con poco capital social y socios oscuros han logrado

captar multitud de clientes y capitales en poco tiempo, en teoría

con destino a mercados fiscalmente opacos o con el reclamo de su-

puestas altas rentabilidades en mercados internacionales. Sorprende

la cantidad de «chiringuitos financieros» que han operado y segura-

mente siguen operando en nuestro país y que han provocado frau-

des espectaculares. Esto ha obligado a una labor más intensa de la

CNMV, tanto en la inspección como en las sanciones aplicadas.

Una labor de difusión más adecuada y campañas de publicidad

realizadas por la CNMV, que deben proseguir en el futuro, la denun-

cia pública de los infractores y una mayor cultura financiera de los

inversores, harán que desaparezcan estos «chiringuitos financieros».

El inversor debe depositar sus ahorros en los intermediarios ins-

critos en los registros públicos de la CNMV para evitar sorpresas en

su inversión.

El organismo regulador, en su página web, también pone a dis-

posición de los inversores un registro en el que figuran los «chirin-

guitos financieros» que se conocen y las entidades registradas que

han sido sancionadas.

¿Qué condiciones debereunir

un intermediariobursátil?

El inversor, cuando acude a solicitar los servicios de un interme-

diario bursátil, desea conseguir las mejores condiciones de precio,

calidad de servicio, atención personal, rapidez en la ejecución de sus

instrucciones, información puntual de sus operaciones y garantía en

el depósito de sus fondos y valores.

Para seleccionar al intermediario bursátil más adecuado, convie-

ne tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1ª) El intermediario bursátil debe ser una sociedad o agencia de

valores o empresa de servicios de inversión inscrita en los registros

públicos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Pue-


                de operarse también a través de bancos, cajas de ahorros o rurales

(entidades de crédito), que actúan como remisores de órdenes de

sus clientes al miembro del mercado correspondiente o que desde

el año 2000 son también miembros del mercado y pueden operar

directamente en bolsa.

2ª) Las comisiones que se cobran al inversor por las operaciones

bursátiles varían muy poco de unas sociedades a otras, por lo que

constituyen un factor de decisión que, aunque no debe olvidarse,

no debe ser el único que hay que tener en cuenta, dado que puede

merecer la pena contratar una sociedad que tenga tarifas mayores

si a cambio presta una atención al cliente más personalizada o una

información del mercado bursátil o de las sociedades cotizadas más

profesional, que nos ayude en la toma de decisiones de inversión.

3ª) El tamaño de la sociedad no es un dato significativo: peque-

ñas sociedades o agencias de bolsa con gran tradición dan a menudo

un servicio más adecuado y directo que otras grandes ligadas a gru-

pos financieros importantes.

4ª) El seguimiento de las órdenes en bolsa tiene gran importancia,

sobre todo en el Mercado Continuo. La mayor o menor agilidad en

la ejecución de las órdenes puede determinar importantes diferen-

cias en cuanto al precio al que se compra o al que se vende. Por ello,

un intermediario que demuestre agilidad en la operativa debe ser

preferido sobre otro más lento en la ejecución de las órdenes.

5ª) La información, el análisis y el estudio del mercado bursátil,

y de los valores que lo integran son aspectos muy positivos en las

sociedades y agencias de bolsa y permiten ofrecer al cliente un me-

jor asesoramiento para sus inversiones. Un buen departamento de

análisis y estudios enriquece el servicio de un intermediario bursátil

y es un dato positivo para su clientela.

6ª) La clientela tiene que estar informada exactamente de las

operaciones que realiza y de todos los condicionantes de sus relacio-

nes con el intermediario. Una sociedad o agencia de valores y bolsa

que se precie ha de mantener una información al cliente puntual,

veraz, clara y precisa.

7ª) El cliente ha de pensar, cuando deposita sus ahorros en un

intermediario bursátil, que éste está sometido a los coeficientes de


solvencia, garantía y liquidez que establece la normativa del merca-

do de valores y que además existe una fianza colectiva del mercado

que trata de evitar riesgos de insolvencia de los miembros.

Tras la entrada en vigor de la MIFID en 2007, todas las empresas

de servicios de inversión están obligadas a aplicar el principio de

mejor ejecución. Con ello, las entidades están obligadas a ejecu-

tar las órdenes en las condiciones más ventajosas para el cliente en

términos de precio, costes, rapidez, la probabilidad de ejecución y

liquidación y el volumen. A tal fin, la entidad debe identificar los

centros de negociación más adecuados. Al inversor minorista le in-

teresa sobre todo el precio y los costes totales de ejecución. Si el

cliente cree que su orden no se ha ejecutado en los mejores términos,

puede pedir aclaraciones a su entidad.

Sergio

Comentarios cerrados.