Los estados financieros de las empresas

Los estados financieros de las empresas

Los estados financieros de las empresas

Los estados financieros de las empresas son el balance, la cuenta de

pérdidas y ganancias y la memoria. En este apartado trataremos de

explicar sus magnitudes más importantes.

a) El balance: muestra la foto en un momento dado de la estruc-

tura de la empresa, aquello que tiene para su actividad diaria (activo)

y la forma en que lo financia (pasivo). Por definición, ambos tienen

que valer lo mismo. Esto significa que la totalidad del activo es fi-

nanciado por el pasivo. Por ello, debemos tener una doble visión

del patrimonio empresarial: por una parte, el activo constituye la

materialización de los recursos financieros y, por la otra, el pasivo

representa el origen de dichos recursos.

En el activo destacan el activo fijo total (AF) y su subdivisión

en material (terrenos, edificios, fábricas, etc.), inmaterial (fondo de

comercio, valor de marca…) y financiero (participaciones empresa-

riales). El AF es aquel con el que cuenta la empresa para desarrollar

su actividad de forma permanente, a largo plazo, y se renueva len-

tamente, a base de amortizarlo y reponerlo de manera progresiva.


                En el pasivo destacan los fondos menos exigibles aportados por los

accionistas, que son los recursos propios, además de los aportados por mi-

noritarios o accionistas de filiales, las provisiones y los fonods ajenos apor-

tados por terceros para financiar a la empresa y, por tanto, más exigibles.

Entre los fondos ajenos, los hay aportados por proveedores, que

constituyen una deuda automática y sin coste financiero. Otros fon-

dos son aportados por bancos y bonistas que buscan un rendimiento

explícito en forma de intereses.

En un balance es importante destacar una magnitud, el capital

empleado, que es el conjunto de fondos requeridos por la empresa

para su funcionamiento. El retorno sobre el mismo, del que más ade-

lante se hablará, es la rentabilidad del negocio, con independencia

del método con el que se financie.

Cuando se constituye una empresa, no se ha de buscar financia-

ción a la totalidad del balance, sino que una parte de ella es espon-

tánea. Por ello, hay que destacar una magnitud que ha de ser recal-

culada a partir de los datos del balance, que es la deuda financiera.

Esta variable está formada por los pasivos de la empresa que tienen

un coste explícito. Se denomina de esta manera porque se reflejará

como un gasto financiero en la cuenta de pérdidas y ganancias.

El activo puede contener componentes que no son requeridos es-

trictamente por el negocio. Así, los activos líquidos, como la tesorería

y las inversiones financieras temporales, son los no requeridos para las

operaciones. Por ello, para estimar la deuda financiera se suelen deducir

estas partidas. De este modo, la deuda financiera neta es el resultado de

deducir a la deuda financiera los activos líquidos de la empresa.

El Plan General Contable ha introducido algunos cambios. Si

antes todos los compromisos de pago de la empresa se denomina-

ban pasivo, ahora se subdividen en dos grandes grupos: el pasivo y

el patrimonio. El patrimonio equivale a los recursos propios, y el

pasivo es, esencialmente, la deuda financiera y no financiera, tanto a

corto (con vencimiento a menos de un año) como a largo plazo (que

vence en un periodo superior a un año).

b) La cuenta de pérdidas y ganancias o cuenta de resultados deta-

lla la evolución dinámica de la explotación de la empresa a lo largo de

un periodo, normalmente un año o un trimestre. Informa de las cifras


de ingresos, gastos y el diferencial o resultado final, que puede ser

beneficio o pérdida según los ingresos superen a los costes o viceversa.

Es importante comparar dos ejercicios seguidos y su evolución.

De hecho, al tratarse de una evolución dinámica, las comparaciones

son aún más importantes que en el balance.

En primer lugar está el resultado bruto de explotación (RBE), tam-

bién denominado beneficio antes de intereses, amortizaciones e im-

puestos (BAIIA). Es el resultado de restar a los ingresos operativos los

gastos operativos, excluidas las amortizaciones. Esta magnitud ofrece

la contribución de las operaciones corrientes a la liquidez de la empre-

sa, ya que las amortizaciones son un gasto que no supone una salida

de efectivo. Este dato tiene la ventaja de que no está influido en gran

medida por las políticas contables (salvo el coste de las materias primas

empleadas, según los métodos FIFO, LIFO o coste medio ponderado).

En segundo lugar, el resultado de explotación, también denomi-

nado beneficio antes de intereses e impuestos (BAII), que muestra el

resultado de la empresa con independencia de dónde proceden los

recursos, y antes de tener en cuenta los impuestos. El problema está

en que la amortización, que es lo que diferencia esta magnitud de

la anterior, responde en gran medida a criterios contables, que en

algunos casos discrepan de la realidad.

El resultado financiero se obtiene como resultado de compensar

los ingresos financieros con los gastos financieros. Esta es la cifra que

debemos contrastar con la deuda financiera neta para conocer el coste

de la misma.

Desde el punto de vista fundamental, resulta bastante relevante

excluir de las proyecciones los resultados extraordinarios porque los

métodos de valoración se basan en la recurrencia de los beneficios

y los resultados extraordinarios, por definición, no son recurrentes.

Sergio

Comentarios cerrados.