¿Cómo pueden ser los pactos, condiciones y contratos con el intermediario bursátil?

¿Cómo pueden ser los pactos, condiciones y contratos con el intermediario bursátil?

¿Cómo pueden ser los pactos, condiciones y contratos con el intermediario bursátil?

El inversor tiene varias alternativas cuando acude al intermediario

bursátil, en función de sus conocimientos del mercado, expectativas

futuras, tipología de inversor, etc.

a) En primer lugar está el inversor que tiene conocimientos del

mercado y desea operar directamente en bolsa según su propio cri-

terio y en función de su experiencia personal y sus objetivos. Este

tipo de inversor abre en una sociedad o agencia una cuenta de va-

lores, en donde, de acuerdo con el efectivo depositado, da órdenes

de compra y venta de valores. El intermediario se encarga de ejecu-

tarlas de acuerdo con sus instrucciones. El intermediario cargará las

comisiones de compraventa y de depósito de títulos y le tendrá al

corriente del estado de su cuenta de valores. Este inversor individual

puede valerse de los informes sobre el mercado y sobre sociedades

que emite el intermediario y tomar sus decisiones individualizadas

en función de los mismos. Actuar así requiere un conocimiento pro-

fundo del mercado y dedicar mucho tiempo para poder realizar las

operaciones aminorando los riesgos.

b) Existe otro tipo de inversor que no desea participar en la ges-

tión de sus valores y prefiere acudir al intermediario como exper-

to en el mercado, pero individualizando su inversión. En este caso,


                firma un contrato de gestión de cartera de valores, aportando los

valores que él ya poseía y el efectivo que desea colocar. El plazo

del contrato suele ser de un año, renovable tácitamente. La gestión

y administración de la cartera de valores la realiza el intermediario

según sus conocimientos del mercado y de acuerdo con los criterios

de prudencia o de riesgo que en cada caso establezca el cliente in-

versor (es decir, con su perfil). De hecho, según establece la MiFID,

el intermediario sólo debería recomendar al inversor productos de

acuerdo con el perfil del cliente, al que habrá sometido a un examen

para identificar su grado de aversión o apetito por el riesgo. El con-

trato de gestión lleva consigo el pago de una comisión que oscila,

según el intermediario y el importe de la cartera, entre el 1 y el 3 por

ciento del valor efectivo de la cartera al fin de año.

En el contrato de gestión se establece la obligación de la remi-

sión de informes periódicos sobre la situación de la cartera e infor-

mes anuales a efectos fiscales.

c) Entre los dos perfiles anteriores, existen multitud de tipos de

inversores: hay quien, teniendo una cartera gestionada, quiere tam-

bién dar órdenes según su propia opinión y experiencia; hay quien

«juega» en el mercado dando órdenes sin tener un criterio razonable

de riesgo o rentabilidad; o quien prefiere que su inversión no esté

individualizada y acude a la gestión que le proporcionan las institu-

ciones de inversión colectiva (fondos y sociedades de inversión mo-

biliaria). Esta última es una buena forma de acercarse a los mercados

financieros sin excesivo conocimiento y a un coste aceptable.

A la hora de formalizar por escrito la relación con la empresa

de servicios de inversión, el inversor debe saber que las entidades

están obligadas a utilizar unos contratos-tipo para las siguientes ac-

tividades:

– Gestión de carteras

– Depósito y administración de valores en determinados casos

que requieran mayor protección.

– Compraventa con pacto de recompra.

Las propias empresas de servicios de inversión son las encarga-

das de elaborar estos modelos de contratos, pero deben ser comuni-

cados a la CNMV antes de su utilización.


¿Cómo se dan las órdenes debolsa

cuál es su contenido?

Las órdenes de bolsa son las que se dan para la compra o venta de

acciones cotizadas en el mercado, cualquiera que sea el medio utili-

zado para su comunicación. De acuerdo con la Ley del Mercado de

Valores, sólo pueden ser receptores de órdenes para ejecutar en los

mercados oficiales de valores las empresas de servicios de inversión,

que podrán recibir y transmitir las órdenes por cuenta de terceros.

El intermediario no podrá negarse a ejecutar la orden, pero ten-

drá derecho a exigir al ordenante, además de la orden por escrito,

las acciones objeto de venta o los fondos destinados a la compra

de los valores. Además, deberá exigir que se le acredite la identidad

legal del dador de la orden, su capacidad para contratar y cuantas

garantías estime necesarias con arreglo a derecho.

Las órdenes deberán ser claras y con un contenido perfectamen-

te identificable, en donde se establezca:

1) Identidad y código de identificación fiscal del ordenante.

2) Tipo de operación ordenada: compra o venta.

3) Identificación de los valores comprados o vendidos.

4) Cantidad de valores que se van a comprar o vender.

5) Plazo de validez de la orden, que recogerá la fecha límite de

validez cuando la orden sea para más de un día.

6) Entidad a la que se dirige la orden.

7) Forma de ejecución de la orden. El inversor puede imponer a

su intermediario una serie de condiciones para que sea ejecutada su

orden. Estos condicionantes habitualmente están relacionados con

el precio y con el volumen necesario para que se ejecute la propues-

ta. Cada uno de ellos da lugar a un tipo de orden.

También hay que tener en cuenta que existen múltiples tipos

de órdenes: de compraventa de valores de renta fija, renta variable

y productos derivados en mercados secundarios; adquisición de

valores en una oferta pública; aceptación de una oferta pública de

adquisición (OPA); instrucciones en el marco de una ampliación

de capital; traspaso de valores entre entidades adheridas a Iber-

clear; cambios de titularidad por razones distintas a la compraven-

ta (donaciones, testamentaria); suscripción, reembolso y traspaso


de participaciones de fondos de inversión; suscripción de contra-

tos financieros atípicos.

Desde que el sistema de contratación en el mercado de corros

pasó a ser electrónico, en lugar de a viva voz, ya sólo hay un modo

de contratación: el SIBE, un sistema electrónico dirigido por órdenes

en el que se cruza el 99 por ciento de la contratación efectiva total de

acciones en España, que incluye distintos segmentos de contratación,

como el fixing, el MAB y, ahora también, el mercado de corros.

Sergio

Comentarios cerrados.